15/10/2009

MIRADA VACIA

Photobucket
MIRADA VACIA CAP 4*
POR chubieta.
*CONOCIENDO A LOS CULLEN*
*NOTA: Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer.
BELLA POV
Después de una larga discusión en el Jeep de Emmett, llegamos a la casa, mejor dicho, mansión de los Cullen, la cual se encontraba inmersa dentro de un gran bosque. La casa, aun cuando era lujosa, era acogedora, se podía respirar un ambiente familiar. El paisaje era precioso, el lago que había cerca de allí….
- ¿Qué opinas?- preguntó Alice.
- Es…. Bellísima- respondí.
- Espera ver adentro, es más bonita aún, y no lo digo porque yo viva aquí- dijo Emmett.
- Nos bajamos del auto, y entramos a la casa donde una mujer de cabello caramelo y grandes ojos verdes nos esperaba sonriendo. Debía ser la señora Cullen.
- ¡Mamá!- chilló Alice- mira quién vino con nosotros- Alice tiró de mi manga y me acercó a ella- esta es Bella, es compañera de mi Jazz en el centro. Es nadadora!- dijo más orgullosa que yo misma.
- Hola Bella, soy Esme- dijo con una sonrisa maternal.
- Hola, Sra. Cullen- dije tímidamente.
- Preferiría que me llamaras Esme- respondió mientras Emmett rodaba los ojos.
- Se siente más joven- susurró Emmett en mi oído.
Después de saludar a Esme, nos instalamos en el living a jugar X-box, mientras comíamos todas las provisiones de Alice. Estábamos todos gritando mientras Jasper y Rosalie jugaban, cuando Esme apareció con un plato de tortitas recién preparadas.
- ¡Mamá! ¡Eres la mejor!- dijo Emmett, levantando a Esme con un gran abrazo, mientras se comía tres tortitas de una sola vez.
- ¡Emmett! ¡Déjala en el piso!- reclamó Alice- yo también quiero tortitas, además tienes que comportarte frente a los invitados- Alice quitó el plato a Emmett y me ofreció unas tortitas- quieres, Bella?
- Ehm…- titubeé.
- ¡No te preocupes, Bella! ¡Mamá nos puede hacer más! – dijo Alice con una sonrisa comprensiva.
- Esme tiene una pastelería- dijo Rosalie sin apartar la mirada del juego.
- Oh, en ese caso, tomaré una- dije sonriendo.
- ¿Qué es todo este alboroto?- dijo un hombre mientras abrazaba a Esme por la espalda- Los gritos se escuchan desde afuera.
- ¡Papá!- dijo Alice- ¡tienes que conocer a Bella! Es nueva…
- Es mi compañera en el centro- dijo Jasper
- Y es nadadora- dijo Emmett con una gran sonrisa.
- Oh, Bella es un placer- dijo el padre de los Cullen, sonriendo.
- El placer es mío, Sr. Cullen- le sonreí de vuelta.
- Dime Carlisle...
- También se siente más joven- rió Emmett.
- Veo- dijo Carlisle mirando de reojo a Emmett- que has conocido a mi familia.
- No, papá, todavía no conoce al ogro- respondió Emmett.
- ¡Emmett! No te refieras así a tu hermano- le reprochó Esme.
- ¡¡Sí!! ¡¡Gané!!!- dijo Rosalie rompiendo la tensión.
- Ganaste solamente porque Alice se colgó de mi cuello- respondió Jasper.
- Ay, Jazz- le dio un tierno beso en los labios.
- Mamá, insisto, es un ogro, tú me enseñaste a no decir mentiras y todos saben- dijo Emmett señaló a todos- que él es un antisocial que…
- Sale de su cuarto sólo para comer e ir a clases…- continuó Alice.
- Y ni siquiera se sienta con nosotros para almorzar- siguió Jasper.
- Es más, ni siquiera nos habla- prosiguió Rosalie.
- ¡Su segundo hogar es la biblioteca, mamá!- Dijo Emmett- ¿Ves? ¿Todos lo dicen? ¿Por qué me retas? ¡Todos lo piensan, pero yo soy el valiente que se atreve a decir la verdad y me retas! ¡Estoy ofendido!- se lleva la mano al corazón dramáticamente- ¡Mi propia sangre!
- ¡Emmett, basta!- dijo serio Carlisle.- ¿Qué va a pensar Bella?- dijo y todos me miraron como si se hubiesen olvidado que estaba ahí.
- Yo ehm.. no, todo está bien, no pienso nada, en serio- dije apresuradamente.
- ¿Ves papá? ¡Ella no piensa nada!- dijo Emmett riendo estruendosamente, mientras todos se unían a él.

EDWARD POV
Estaba recostado en mi cama leyendo un libro en mi cuarto, cuando se empezaron a sentir unos gritos desde el piso de abajo, seguro eran Emmett, Alice y los Hale que estaban jugando a quién sabe qué en el salón. Intenté ignorarlos lo más que pude, pero las risas y gritos de Emmett acabaron con la poca paciencia que tenía. Me levanté de un salto y me dirigí escaleras abajo para callar todo ese ruido de una vez por todas.
- ….. ¡Todos lo piensan, pero yo soy el valiente que se atreve a decir la verdad y me retas! ¡Estoy ofendido! ¡Mi propia sangre! – decía Emmett.
- ¡Emmett, basta! ¿Qué va a pensar Bella?- decía mi padre. ¿Bella? ¿Quién diablos es Bella? ¿O habrá sido Ella?
- ¿Ves papá? ¡Ella no piensa nada!- reía Emmett y todos se reían con él. El ruido era demasiado para mi cabeza, ¿es que nunca se iban a callar? Giré bruscamente la puerta del salón y todos guardaron silencio.
- Edward… - dijo mi madre dulcemente- Ven, queremos presentarte a una nueva amiga de tus hermanos.- el salón estaba inmóvil, todos me miraban esperando que explotara de un minuto a otro. Me acerqué hasta donde estaba mi madre, quién me tomó de la mano y me guió hacia el centro del salón donde se encontraba una chica de pelo y ojos color marrón- Bella- se dirigió mi madre a la muchacha- este es mi hijo Edward- la chica sonrió atemorizada como si yo fuera el mismo demonio.
- Hola Edward- dijo ella y me extendió su mano. Yo miré su mano e incliné mi cabeza a modo de saludo y me retiré del salón. Al final, todo el escándalo por una simple chica. Me encerré en mi cuarto y seguí leyendo como antes.

BELLA POV
Todas las risas se extinguieron cuando alguien abrió la puerta del salón bruscamente. Era un chico alto, delgado y ojeroso, con sus cabellos desordenados de un color castaño oscuro, aunque tenían cierto tinte rojizo y unos ojos verdes. Debía ser el “ogro”, aun cuando se parecía en nada a sus hermanos, tenía los mismos ojos de Esme. Era él.
- Edward… - dijo Esme mirando al chico. Sí, era Edward, el ogro-. Ven, queremos presentarte a una nueva amiga de tus hermanos.- Todos miraban a Edward como si fuera una bomba a punto de estallar. Él se acercó a Esme, quién le cogió la mano y lo guió hacia mí- Bella- me dijo- este es mi hijo Edward- su rostro no tenía expresión alguna, sólo sonreí atemorizada.
- Hola Edward- dije y extendí mi mano. Él miró mi mano unos segundos, inclinó su cabeza a modo de saludo y se fue del salón. Todos me miraron avergonzados, mientras yo seguía en shock. No me había dado cuenta que seguía con la mano extendida, así que rápidamente la bajé.
- Pobre de mi Edward- gimió Esme- discúlpalo, es sólo que…
- ¡Nada de pobre!- saltó Emmett- lleva así años y nadie le dice algo, ¿qué pretende? ¿Que vivamos todos callados como si estuviéramos en un monasterio?
- Emmett… basta- Rosalie tomó el brazo de Emmett intentando calmarlo y se lo llevó al jardín.
- Iré a hablar con él- dijo Carlisle- si me disculpan… - se retiró del salón.
- Bella, no te preocupes, él es así- me dijo Alice abrazándome.
- Es su comportamiento normal- dijo Jasper- aunque soñamos con el día en que deje de ser cómo es- sonrió con desgano.
- Está bien, ya lo conocía….es sólo que…- empecé a decir, pero Alice me interrumpió.
- ¿Ya lo conocías?- preguntó incrédula.
- Ehm… no exactamente, está en mi clase de Biología- dije despacio- y su comportamiento fue muy… -intenté buscar las palabras- fue muy rudo. No me lo esperaba.
- Bella, Edward ha sufrido tanto… pero en el fondo es un buen chico- dijo Esme con amargura, mientras se retiraba del salón.
- Pero bien en el fondo- murmuró Alice.

EDWARD POV
Había avanzado unas cuantas páginas de mi libro cuando sentí tocar la puerta y vi entrar a mi padre.
- Edward….- dijo él solemnemente. Yo seguí leyendo sin prestar mucha atención a lo que me decía.- Edward…- repitió, mientras me quitaba el libro de las manos. Levanté la vista furioso.- Necesitamos hablar.- Lo miré esperando que siguiera hablando. – Edward…. no puedes seguir así, tu comportamiento en el salón fue realmente vergonzoso, eso no fue lo que te enseñamos tu madre y yo- lo miraba fijamente sin articular palabra alguna- no puedes seguir evadiendo a tu familia ni a tus amigos… - mi padre esperaba una respuesta, pero yo seguía sin hablar- por favor, dime Edward, ¿qué es lo que pasa contigo? Dime ¿qué…?- sentí otro golpe en la puerta, era mi madre. ¿Quién seguiría después? ¿Emmett?
- Edward- dijo mi madre dulcemente mientras me abrazaba- ¿qué te pasa, cariño? Tu padre y yo estamos muy preocupados por ti…. Ni siquiera tocas tu piano y dejaste la natación, que eran tus grandes pasiones, ¿qué quieres que hagamos? ¿hemos hecho algo mal?- la voz de mi madre se quebró en la última palabra.
- No mamá, no es eso… - no podía soportar ver a mi madre así- es sólo que… - miré a mi padre- es sólo que me siento…. –mis padres esperaban expectantes mi respuesta- me siento… vacío. Desde que…. Yo…. No puedo vivir, me siento extraño… siento que no pertenezco, veo a Alice y Emmett felices… y…. – agaché la cabeza avergonzado- siento envidia, porque sé que nunca podré estar como ellos….. yo… sólo quiero desaparecer para que todos dejen de preocuparse por mí y sean felices. Quizás Emmett tenga razón- sonreí tristemente- quizás sí soy un ogro.
- Oh Edward- dijo mi madre sollozando.
- Hijo, no puedes vivir de recuerdos…. – dijo tocando mi hombro- eres un buen muchacho, eres joven, tienes toda una vida por delante, y tus hermanos te adoran y les duele verte así…
- Yo… - miré los rostros angustiados de mis padres- trataré de… -suspiré hondamente- de comportarme mejor…. Pero… - negué con la cabeza- no puedo prometerles nada.
- Sólo inténtalo hijo- dijo Carlisle.
- Verás que vale la pena- dijo mi madre abrazándome más fuerte y dándome un beso en la frente.