28/07/2010

CITA DE BODA

CITA DE BODA CAP 6* Y 7*
POR CARMEN*

*NOTA: Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer

CAP 6
Edward


Cuando llegamos sentí que Isabella se removía en mis brazos, ya se había despertado.
Cuando se levanto y me miro vi que tenia las mejilla sonrosadas y los ojos chicos de sueño, se puso a arreglarse los cabellos, cada uno de los cuales se hallaba fuera del lugar, si que se movía cuando dormía, y murmuraba cosas, durante un buen rato, estuve intentando descifrar sus murmullos, pero todos ellos carecían de sentido para mi, pero me descubrí, mientras dormía, atento a cada uno de ellos para intentar decodificar algo de su extraña y sencilla personalidad.


Siguió arreglándose sus cabellos, estuve pendiente de cada movimiento, incluso me di cuenta cuando se metió una goma de mascar en la boca y siguió mirando la ventana, luego me volvió a mirar, pero esta vez con una sonrisita en la cara, estaba nerviosa era evidente. Me miro por un momento como si no creyera lo que veía y luego como siguió distraída me decidí a abrochar su cinturón ya que ella no parecía dispuesta a hacerlo y ahí estaba otra vez su sonrisita infantil y nerviosilla. Cuando finalmente aterrizamos vi que aferraba con un poco mas de fuerza de la necesaria su bolso de mano, me levante para darle paso y cuando la sentí a mi lado casi rozándome, recordé su aroma, aquel que me acompaño durante todo el viaje, esto no debería estar pasando pero aun así como un acto reflejo inhale su coronilla al pasar ella por mi, el olor seguía allí, tal vez mas vivo por la calidez de su sueño, pero aun presente, aun lo suficientemente fuerte para trastornarme. Ella se dio levemente la vuelta como si lo hubiera notado y tuve que instarla a que caminara por que íbamos a ser los últimos en bajar.

Cuando estábamos en la sala donde llegaban las maletas, mire a Bella intentando encontrarle sentido y la respuesta llego a mi casi tan intempestivamente como la lluvia, se remango el sweater que tenia por la cintura y comenzó a quitárselo, su camisa sin manga me dejo admirar el envés de sus brazos, deliciosamente torneados, su piel era blanca, demasiado blanca, pero no por eso menos bella y menos pecosa, los huesos de su garganta me parecieron de lo mas atractivos, y me di cuenta de que hacia mucho tiempo no me sentía atraído a ninguna mujer. Claro que me dije a mi mismo que era imposible que ella me atrajera, ya que hacia menos de dos días que la conocía, tal vez era que desde hacia mucho tiempo no me dedicaba a mirar realmente a una mujer, y menos a una tan sencilla y falta de gracia como la señorita Swan

M afirmación de falta de gracia se vio suprimida en ese momento, cuando se ato el sweater a la cintura y camino hacia la placa de donde salían las maletas a recoger las nuestras, su caminar aunque torpe conservaba gracia…me obligue a apartar la mirada de sus caderas y a concentrarme en las maletas que veía venir, me acerque a ella y tome el mango que ella iba a tomar, aparto su mano en un rápido movimiento como si mi contacto de produjera asco, intente no parecer ceñudo y sonreí un poco, el sonrojo en sus mejillas hizo que cambiara mi opinión de que no le gustaba mi contacto a uno en el que no le gustaba por que se ponía nerviosa, sin saber por que esto me produjo placer.
- - déjeme ayudarla- dije haciendo uso de mi todo de caballero con el que todas las damas se ponían nerviosas, me pregunte por que me gustaba que esta dama en particular se pusiera nerviosa en mi presencia, la respuesta, por que era virgen y eso me gustaba, logre mi efecto ya que su mirada se poso en la sonrisa de mis labios, reacciono sonriendo también y eso me produjo placer
cuando todo estuvo listo conseguimos salir, camine cerca de Isabella, pero por un momento, y por primera vez en el viaje supe que ahora si que se hallaba de lleno pensando en lo que iba a pasar, según ella cada vez estábamos mas cerca de la casa de su madre y de lo que nos iba a tocar enfrentar ahí, la mire intentando insuflarle valor, en cuanto subimos al auto tome su mano ahora tibia con la mía y trate de transmitirle confianza me incline sobre ella y aspire una vez mas su olor, luego le dije
- no te preocupes, todo estará bien
Ella removió su mano y tomo la mía entre las suyas asintiendo, como si hubiera aceptado algo, espera que lo que hubiera aceptado era el valor que trataba de proporcionarle


Cuando llegamos a el antejardín de la casa sentí que Isabella temblaba a mi lado, estaba definitivamente muera de el susto, tanto era así que hacia mas de dos minutos que el taxi se había detenido y ella seguía allí, cerré casi la totalidad de m mano en su delgado brazo y la empuje fuera ya que parecía no ser capaz de hacerlo por si sola. Luego también la empuje para seguir a Alice y a Jasper y al hombre del taxi que nos ayudaba con el equipaje. Alice me relevo en ese momento para darle ánimos a Bella, pero dejo que la siguiera sujetando de la mano, para empezar con todo, la cara de Isabella parecía una masa de pan, pálida, casi hasta el punto e la anemia.
Alice oprimió el timbre y nos salio a recibir una mujer de edad con un vestido de niña, algo que no iba para nada con la edad que aparentaba, no supe por que pero en seguida me callo mal, a pesar de no conocerla, había en su mirada una segunda intención de buscar detalles que me sentí como alguien a quien meten en una maquina de rayos x para buscar la enfermedad, vaya mujer desagradable, saludo a Alice y vio que tenia de la mano a Jasper pero se notaba que encontraba algo reprobable en esa relación yo no sabia por que ni me interesaba averiguarlo, la única percepción que tenia era de el cariño que había entre esos dos tórtolas,
La mujer saludo a Isabella y luego se volvió a mi cuando hicieron las presentaciones, a desgana compuse mi mejor sonrisa y tenia mi mano para besar la suya


- mucho gusto señora, me llamo Edward Cullen, soy el novio de su hija, y me encantaría cortejarla- esperaba que tuviera claro a quien quería cortejar la conquiste, lo supe por lo desencajado de su visión y por su tartamudeo

- hola Edward...soy René...D...Swan- me tendió la mano y se la bese, el olor a crema de manos me entro por la nariz pero no tenia nada que ver con el puro y natural olor de su hija - es un gusto tenerte por acá, y como novio de mi hija...ya sabes supongo por que situación se encuentra ella y ya esta envejeciendo y no se ha casado...- empezó a explayarse tal como hacia Bella con sus anécdotas, pero me molesto el modo en que hablo, especialmente cuando menciono a Bella, ya entendía la falta de confianza en Bella no mas de dos segundos de conocer a su madre, seguramente la madre apreciaba mas a la hermana mayor y eso había minado la confianza de Bella, eso sumado a lo que su hermanastra y ex novio le habrían hecho

- madre…- escuche la rabia contenida en Bella y pensé que yo me encontraba igual, debía sentirse muy avergonzada de los comentarios salidos de tono de su madre
Bella iba a decir ago más, Pero su madre la interrumpió como si no tuviera importancia lo que decía diciendo
- de todas formas es un honor tenerte aquí Edward, sigue por favor, Alice y Jasper continuaron y yo seguí al lado de Bella, intentando no separarme para que su madre no la dilapidara, cuando entremos Bella pregunto por su padre
y papa?-
- salio- respondio secamente su madre, vaya, de haber sabido que mi madre iba a ser asi conmigo….agradeci que estuviera en el cielo y que dios no le hubiera permitido convertirse en la madre mala que tenia frente a mi, la candida señora siguie haciendo de las suyas cuando nos volteo a mirar - - espero que sepas conservarlo, tu hermana siempre decía...
Abruptamente callo, tal vez había sido conciente de lo incomodo que era para Bella hablar de su cruel hermana
Nos sentamos y ella pidió te para todos, vi que la señora miraba a todos lados como si intentara mermar un poco lo que iba a hacer a continuación, sentí que la sueva y pequeña mano de Bella me apretaba la mía y supe que tenía mi razón.
- y dime Edward, donde fue que se conocieron?- vaya, aquí empezaba el interrogatorio, recordé lo que m había dicho Bella acerca de nuestra primera cita y le respondí
en un casino...- emplee mi tono para asuntos veraces- ella estaba en la mesa de póquer realizando el mejor juego que he visto en años debo añadir- levante mi taza para alabar la supuesta habilidad de Bella- no pude quitarle los ojos de encima, supe que debía conocerla, asi que me acerque y le pedí el teléfono, estaba reacia, pero la convencí, salimos un par de veces y...ahora es mi novia – bebí otro sorbo de mi te, sonreí a Bella y ella me la devolvió, me agrado ver que eso le agradaba
-es una suerte que mi hija te encontrara, normalmente es la que menos atrae hombres...-lo dijo en un tono de desprecio como si le molestara y me pregunte si Bella no seria adoptada, ninguna madre por mas quisquillosa que fuera debía hacer ese tipo de comentarios, vi que Bella la miraba como si estuviera viendo una película de terror
­- no me sorprendería que todos los hombres en el casino estuvieran enamorados de su forma de jugar, pero debo contradecirla suegra-ojala asi se sintiera mas vieja de lo que ya era- me enamore de sus ojos apenas los vi, y de su cuerpo también...- mire a Bella apreciativamente procurando que la señora se diera cuenta para que no quedaran en duda mis palabras
- creí que querías llegar virgen al matrimonio, Mike...tu hermana dijo...- maldita mente retorcida pero me agradaba que penara que ya nos habíamos acostado, lo que no me agradaba era que hubiera tenido que mencionar a esos dos, eso molestaba a Bella y curiosamente me molestaba a mi también, finalmente Bella reacciono como a mi me gusto que lo hiciera
- la ultima persona de la que quiero hablar es mi hermana madre, asi que...solo vine aquí por que me lo pediste- eso lo dijo tajantemente quería zanjar la cuestión
-- Bella, tu novio esta presente...-dijo esto como si se tratara de una vieja solterona, me sorprendió que no lo fuera
Sentí que Bella me cogia de la mano y me miraba a los ojos, hice lo mismo para seguir el juego pero vi en ellos un fuego que no había visto antes
- Edward me ama lo suficiente para entender la situación, pero no esperes que este contenta- tuvo el valor de decirlo y eso me gusto, si antes su madre tenia dudas ahora no las podía ni contemplar de lejos, Buen punto para Bella, ella se puso de pie soltando mi mano y dijo que se iba a ir a acostar por que estaba cansada pero sabia que lo que quería era huir de la situación
- Edward dormirá contigo- dijo la señora esa como advirtiendo Bella trato de refutarla con un argumento que me hizo gracia
- tu dijiste que los novios no debían dormir en la misma habitación …-había tal nota de nerviosismo en su voz que me hizo hacer una mueca
- los jóvenes de ahora no deben dormir separados, vamos, les indicare la suya también Alice y Jasper…- eso lo dijo como si tuviera la esperanza que en la primera oportunidad embarazara a Bella para que se casara conmigo, maldita mujer
Ya la odiaba, por que Bella lo hacia, pero estaba seguro de que cualquier persona en mi lugar lo habría hecho, compadecí aun mas a Bella, lo curioso es que nunca había sentido compasión de nadie.


Bella

Mi madre nos indico precisamente la habitación que yo tenia cuando estaba aquí, al parecer mi papi había dispuesto que nada debía ser movido de el sitio, pero cuando entre me di cuenta que ni siquiera esa pequeña voluntad había sido cumplida por la vasta de mi hermanastra, mis cortinas rosadas no estaban. En cambio estaban las verdes catarro de Jessica, afortunadamente no se había robado también el papel tapiz de las paredes, suspire y seguí empujando mi maleta sintiendo a Edward cerca de mi. Cuando me di la vuelta para encarar a mi madre me tropecé y me caí al piso de trasero, sentí que mi cara se ponía roja y maldije en voz baja, me levante rápidamente y vi que Edward miraba el cartel de la película de romeo y Julieta que tenia en uno de los lados del floreado papel tapiz. Sonrió de lado y sentí vergüenza de mi época romántica, esa que ahora yacía muerta en algún fondo de mi alma con todas mis esperanzas de progreso en el ámbito romántico.
- espero que disfruten la estancia, me retiro Bella, tu padre llegara en cualquier momento, esta noche hay cena familiar con los padres de Mike, espero que no faltes Bella
- no mama- dije en voz baja, luego la vi salir y cerrar la puerta con una sonrisa de suficiencia, suspire resignada y mire a Edward
Dejo su maleta en la cama y empezó a desempacar para acomodar su ropa en algún lado de el ropero, después de deleitar mis ojos mirando su orden metí mano de mi pelo y me deshice el peinado. Entre el baño a quitarme el sudor de la cara con un pañito húmedo, luego decidí lavarme toda la cara y mis dientes. Cuando estuve lista me mire al espejo y pensé que ahora estaba yo a las puertas del infierno, dispuesta a calcinarme sola, sin nadie que me salvara. Debía hacer un intento, no iba a dejar que todo se fuera a la basura por un sutil momento de indecisión, no me convenía. me volví a la habitación y vi que Edward había terminado y estaba sentado en una silla quitándose los calcetines, se iba a dar una ducha al parecer, me entro curiosidad por saber mas de el, pero si pensaba evitarme como en el avión la tendría lejos.
Busque en mi vieja biblioteca uno de los directorios de Londres, y ahí estaba, escuche que se estaba quitando la ropa. Pero no mire, no debía mirar, no quería hacerlo…vamos!! Eso acaso era cierto?, seguí buscando en el directorio y fue cuando decidí mirar. Estaba entrando en el baño y se estaba bajando…los calzoncillos…OH cielos! pude pensar…, su piel era bronceada y tenia el traserus mas firme y agarrable que había visto en mi vida, en realidad era el primero que veía, salvo por las revistas, pero no me decepcione, sabia que Edward era perfecto en muchos aspectos pero mucho mas en ese, en su cuerpo. Admire su espalda de suaves y viriles contornos….
Reaccione y seguí mirando el directorio, buscando el sitio donde el trabajaba, de donde era dueño, escuche la ducha correr y supe que ya era posible mirar hacia el baño sin posibilidad de preocuparse
Cuando encontré el titulo le iba a hacer una pregunta cuando escuche que desde el baño me decía
- podrías pasarme el jabón?-
Mire nerviosa…yo…entrar…al baño…donde el estaba…desnudo?, el calor que sentí en ese momento me hizo temblar el pulso, pero otra vez me obligue a reaccionar, el era un desconocido gigoló que se estaba haciendo pasar por mi novio.
Agarre la pasara de jabón que había sobre la cama y llevando el delgado directorio conmigo entre y se la pase a través de la cortina
Me senté en la taza dispuesta a empezar con mi interrogatorio, cuando escuche que empezó a cantar, para ser sincera no lo hacia mal, el vapor comenzó a inundar el baño
- oye Edward?...por que ambrosía?, tu escogiste el nombre?- fue mi primera pregunta
El ceso de cantar pero no me respondio luego en un murmullo dijo
- manjar de dioses…para las damas somos los mas deliciosos aperitivos…- dijo como quien recita un comercial
Y tenia razón…especialmente cuando yo estaba tratando de adivinar las formas de su cuerpo a través del cortinaje seguí leyendo lo que ofrecía, sin percatarme de una cosa…
- - servicio de acompañamiento para la dama solitaria y ansiosa de compañía, discreción absoluta…- reí y me di la vuelta, pero hubiera preferido no hacerlo, o si?, vi lo que nunca debía haber visto de Edward…vi su…aquello.
Cerré los ojos y ahogue un grito, me di la vuelta, OH por todos los cielos, que era lo que había visto…acaso…? Dios mío, un hombre asi…como fue que lo dejaste caer de arriba señor, su dotación era…
- por dios vistete- le dije pasándole una toalla, me puse de pie y camine hacia el cuarto intentando no verle nuevamente para no sonrojarme mas. a estas alturas del partido mi cara debía parecer un incendio, si antes no quería ser evidente respecto a mis reacciones ahora ya no podía hacerlo, Edward Cullen me gustaba, como un hombre gusta a una mujer. Que había de malo en eso?
Lo que había de malo era que el era un gigoló y yo era una virgen…pero después de lo que vi, mi virgen y ansioso de compañía cuerpo anhelaba su contacto, escuche su risa burlona tras de mi
- asi no puedes reaccionar cuando me veas cariño, recuerda lo que hablamos – dijo con voz sensual
Me senté en la cama al lado contrario donde estaba el intentando controlar mi habla y le dije
- no esperaras que este tranquila cuando acabo de ver tu…tus partes….- ah estupida debí sonar como una niña criada en un monasterio, aunque casi era asi
- se supone que nos acostamos juntos- sentí su voz mas cerca y fue cuando me di cuenta de que estaba frente a mi, mirándome con su imponente presencia, tenia una toalla fuertemente atada a la cintura, pero no por eso de jaba de ser evidente la magnitud de eso, además yo no debía estarle mirando….OH dios su pecho era hermoso…
- si…puede que sea cierto…pero eso es privado…yo no debería – huí de su mirada deliberadamente
Se inclino peligrosamente sobre mi y me obligue a retroceder por su cercanía, pero también a mirar su mentón y luego a sus ojos llenos de un extraño fuego
- nadie te va a creer si haces eso, cariño- otra vez ese apelativo, sonaba bien…y me hacia vibrar “cariño”
Esa palabra sonó tan dulce en sus labios que me obligo a reaccionar, pero sabía que estaba mal, y aunque lo sabia no quería detenerme, me dio una especie de valor que nunca había tenido, algo que ni siquiera sabia que viviera dentro de mi cuerpo
- enséñame…- le dije en un murmullo ronco sin poder apartar la mirada de sus ojos, aquello se me estaba saliendo de las manos y yo como una idiota solo quería dejarlo correr, mi feminidad escondida salio a flote, escogió justo ese momento, cuando lo tenia semidesnudo frente a mi y con aquella mirada en sus potentes ojos
Sin darme tregua me halo bruscamente de el brazo y me apretó contra su pecho desnudo puse mis manos ahí sintiendo el calor que emanaba de el, era como un león, listo para el acecho…
Opuse mis manos en su pecho y luego sin poder evitarlo las pase por su cuello
- lo estas haciendo francamente bien…- dijo contra mi boca entreabierta- aunque este tipo de cercanía es muy bien aprobada, la gente lo creerá enseguida
Eso me dolió pero no me detuve
- asi?- le pregunte, me puse de puntillas y le bese en la boca, yo nunca había tomado la iniciativa en un beso, y resultaba ser una experiencia de lo mas agradable, al menos con Edward. El reacciono y me tomo de la cintura, me levanto de el suelo y me apretó contra su cuerpo, sentí mi pecho presionar a través de la tela el suyo, el beso se intensifico, y empezó como en el aeropuerto a buscar mi lengua. No lo detuve esta vez, sentí los miembros de gelatina, supe que si el me soltaba me caería algo igual de vergonzoso, deje que me apretara y deje que me metiera la lengua en la boca, su sabor era inigualable, y superaba con creces lo poco que había hecho con Mike, el siguió moviendo su boca insistentemente contra la mía y me obligue a responderle igual, al poco rato nos movíamos a un compás que no sabia cual de los dos había puesto, pero era tan agradable y placentero…
lo deseaba, por el demonio que si, las partes dormidas de mi cuerpo reaccionaron a su cercanía, sorprendentemente con una brazo me retuvo contra el, mi cintura estaba apretada en torno a su fornido torso, sentí su otra mano rozar mi garganta y enredarse en mis cabellos, con salvaje furia separo mi boca de la suya en un sonido agradable y me hizo hacer la cabeza hacia atrás tirando suavemente de mis cabellos, sentí sus labios en mi cuello y su mano aun en mi cintura, casi me sentía ahogada por la falta de aire pero eso no impidió que un gemido gutural saliera de mis labios….
Entonces alguien toco la puerta, sentí que mis pies tocaron el suelo suavemente, y mi mundo de fantasía se caí al piso, si esto no podía convencer a la gente de la relación que supuestamente compartíamos nada lo haría, mire hacia los ojos de Edward que parecían tener un velo, luego me arregle el vestido y fui a abrir la puerta sin importarme lo que Edward estuviera haciendo y lo que pudiera estar mirando
Cuando sali vi que era el ama de mi madre
- su padre llego señorita Swan…su madre me pidió que le avisara
- gracias Rita
Vi que la mujer me miraba de reojo y supe que mi estado no debía ser el mejor, cuando volví a entrar sentí que la puerta del baño se cerraba otra vez y que la ducha se abría, sentí también como alguien se metía rápidamente sin siquiera esperar que el agua se calentara y me pregunte por que?
No sabia con que acara miraría a Edward arreglarme un poco para bajar a ver a mi padre

CAP 7
Edward

la madre de Bella nos indico el camino que debiamos tomar, aun percibi a Bella nerviosa y contrariada por la desicion de su madre. No podia decir que me daba igual por que , desgraciadamente, y presentia que seria asi, con Bella ya nada me iba a dar igual, al menos no desde que tenia su olor grabado en mi mente.

Tome las maletas y las segui. Era una casa espaciosa debia admitir que incluso parecia hogareña, pero sabia que no era lo que Bella habia dicho no era hogareña en absoluto.

Cuando entramos a la habitacion el rosa de sus paredes revelo que ese era la habitacion de Bella. Era una habitacion espaciosa y ordenada, aunque las cortinas verdes no encajabn del todo con el tapizado, escuche un tropezon y cuando me di la vuelta y vi que Bella se habia caido y se estaba poniedo de pie refunfuñando. Mire hacia otra aprte de la habitacion riendo un poco por su torpeza, vi que cerca de una de las esquinas de la pared habia un poster de la pelicula de Romeo y Julieta, detras de mi escuche a su madre
- espero que disfruten la estancia, me retiro Bella, tu padre llegara en cualquier momento, esta noche hay cena familiar con los padres de Mike , espero que no faltes Bella
- no mama- contesto ella desanimada
por la mirada que le hizo a su madre supe que su Bella hubiera podido escoger habria preferido cocinarse viva antes de aceptar. Si que era cruel, senti mis dientes tropezar unos con otros en un movimiento de enfado.


La madre de Bella cerro la puerta con una expresion burlona en la cara, negue con la cabeza y puse la maleta sobre la pulcramente tendida cama y me dedique a desempacar mi ropa para acomodarlo en el espacioso ropero. Cuando termine y vi que Bella salia del baño, decidi darme una ducha. Empece a quitarme los calcetines y cuando me puse de pie me quite la camisa sin mirarla para no avergonzarla y tal vez tomandome libertades que no me correspondian. Me quite el resto de la ropa en mi camino al baño, Bella seguramente no estaba mirando nada “eso creia yo”.
Abri la llave de la ducha cuando estuve desnudo y el agua tardo casi dos minutos en tornarse medianamente tibia, entre y cuando callo en mi cuerpo me proporciono alivio, me asee lentamente y cuando me canse de frotarme solo con el agua busque la pasta de jabon, pero no vi una por ningun lado. Al parecer la madre de Bella creia en el milagro de bañarse sin jabo, yo por lo menos no lo creia asi que no me quedo mas opcion que pedirselo a la puritana Bella

- podrias pasarme el jabon?-

escuche un extraño ruido proveniente de ella, a pesar de estar tan lejos y a travez de la cortina. Sonrei involuntariamente y recibi la pasta de sus torpes manos y me segui bañando y fue cuando escuche mas de cerca la voz de Bella, estaba en el baño conmigo
- oye Edward...- empezo dubiativa- por que Ambrosia?, tu escogiste el nombre?
Estaba hablando de mi “institucion”. El nombre lo habiamos escogido entre todos y el slogan tambien
- manjar de dioses, para las damas somos los mas deliciosos aperitivoz-
cerre la ducha y me dije estupido cuando me di cuenta de algo, no habia llevado toalla para secarme....
ni modo, pense con malicia, tendria que salir a buscarla. Para ser sincero con mi conciencia me mataba a curiosidad de saber como reaccionaria Bella ante la vista de un cuerpo desnudo, asi que cuando corri la cortina vi que estaba sentada sobre el excusado cerrado con un directorio en sus manos, estaba leyendo en voz alta nuestros servicios ofrecidos


- servicio de acompañamiento para la dama solitaria y ansiosa de compañia- di dos pasos mas hacia ella .”ja” pense, mi momento habia llegado- discrecion absoluta – levanto la cara y por unos segundos clavo la mirada en mi parte frontal, tal como lo predije su cara se volvio un incendio, se tapo la boca, cerro los ojos y se dio la vuelta, a pesar de nuestra distancia senti el temblor de su cuerpo
- por dios vistete- dijo contra la mano que le tapaba la boca, no pude evitar reirme, no queria que sonara a burla a pesar de que mi intencion era esa, burlarme
- asi no puedes reaccionar cuando me veas, cariño- la palabra broto de mis labios sin siquiera proponermelo- recuerda lo que hablamos
ella se puso de pie y se fue hacia la cama, yo cogi la toalla que habia sobre una silla y me la puse al rededor de la cintura con ella. Me acerque, el temblor aun no se habia ido de su cuerpo
- no esperaras que este tranquila cuando acabo de ver tus...partes....- una carcajada mental grito en mi mente, nadie empleaba ese nombre para los orgamos genitales, al menos que se tratara de la hermana de un convento o de una niña, pero lo hacia la mujer que tenia en frente
me acerque mas a ella dominado en ese momento por algo que iba mas alla de toda razon, algo que desconocia totalmente. Su atractiva inocencia
- se supone que nos acostamos juntos- varias imagenes cruzaron por mi cabeza en ese momento, en cuanto dije esto su mirada horrorizada se levanto recorriendo lentamente mi torso
si...- aparto la mirada- puede que sea cierto...pero es privado....yo no deberia...
me incline mas hasta que senti su familiar olor a frutos rojos, ella retrocedio instintivamente y me vi obligado a decirle
- nadie te va a creer si haces eso cariño
ella repentinamente borro la distancia que antes habia impuesto y me miro a los ojos
- enseñame...
en ese momento senti algo que nunca habia sentido, no importe yo... una mujer me estaba pidiendo por segunda vez que le enseñara sobre sexo...algo palpito dentro de mi, sin pensarlo, sin meditarlo la cogi del brazo, mi mano se cerro casi en su totalidad, la empuje sobre mi, ella para defenderse apoyo ambas manos sobre mi pecho, despues sus manos viajaron a mis hombros, eso me deleito
acerque mi cabeza a su cara y le dije contra la palida boca
- lo estas haciendo francamente bien- tanto como si actuaba como si no lo estaba haciendo bien- este tipo de cercania es aprobada- era absolutamente aprobada desde mi perspectiva- la gente lo creera enseguida
una sombre, perceptible incluso para mi, cruzo por su cara, pero fue tan repentido y fugaz como un susurro de viento
- asi?- pregunto, la senti moverse contra mi y pegar su pequeña y suave boca contra la mia. En ese momento necesite sentirla contra mi, junto a mi, a mi misma altura, tuve que levantarla de el sueño con mis brazos pero era tan liviana y tan fragil que eso no supuso ningun esfuerzo por mi parte, esfuerzo era el que estaba necesitando para contenerme, nunca antes me habia pasado algo semejante. El sabor de sus labios era inigualable y me excitaba, mucho, como toda ella lo hacia. Tuve la necesidad de intensificar el beso, busque la suavidad de su interior con mi boca en la esperanza de que me apartara para terminar con mi pasion, pero esta vez no lo hizo.
Al no apartarse le dio a mi fuego toda la leña que necesitaba para volver aquel beso mas apasionado. Ella respondia, me estaba respondiento, era la pasion de una virgen que no era como la de una experta, era un fuego que ansiaba explorar, queria quemarme, era el fuego de la insensatez, tambien el de el deseo reprimido, separe mis ojos para mirarla, y vi su piel pecosa, recorde su cuello, ese cuello que desde antes habia tenido deseos de besar y era lo que iba a hacer en ese momento. Enterre mis dedos en sus olorosa y sedosa melena y empuje su cabeza hacia atrás para tener libre acceso a su cuello, mi boca hizo lo que quiso en su cuello, tan suave y perfecto como el resto de su piel, apetitosa, como toda ella. Escuche su gemido de pasion y esto me encendio aun mas, pero todo se vino abajo cuando escuche los golpes en la puerta.
La aparte de mi como si su solo contacto me quemase , ella me miro por unos segundos y luego se alejo a abrir la puerta intentando arreglar la ropa y cabellos que yo habia desordenado. No me detuve a ver quien era, no quieroa saberlo ni queria que me vieran en este estado, menos ella , aunque era algo que sabi. Entre al baño dispuesto a darme una larga y tal vez aliviadora ducha


Bella

baje las escaleras intentando arreglar mi aspecto, no tenia un espejo a la mano, intente arreglar mis cabellos pero eran caso perdido , igual conocia a mi padre, a diferencia de mi madre el no hacia preguntas estupidas.
Cuando llegue al final de la escalera lo vi de pie con los brazos abiertos, prestos para recibirme, me olvide por un momento de todo y me lance a ellos y al calor paternal que emanaban, definitivamente era un bienestar para mi alma. Estuvimos asi varios minutos hasta que el me solto y me acaricio el cabellos
- siento mucho todo esto Bella, se que no debe ser comodo para ti, trate de evitarlo pero ya conoces a tu madre
- no te preocupes papi, todo esta bien, estoy con Edward ahora – senti que la voz me temblo cuando pronuncie su nombre, espere que mi papi no lo hubiera notado
- tienes novio? Y por que no lo sabia?
- nos conocimos hace poco, papa, lo siento
- ahora no importa- sonrio- estoy seguro de que te protegera de esa arpia
se estaba reiriendo a Jessica, por supuesto, no conocia a otra arpia por los alrededores, y sabia que mi padre jamas usaria ese apelativo con mi madre por mucho que lo pensara, aprete su mano y le dije
- esta arriba duchandose, fue un viaje largo
- tu madre me obligo a comprarme cosas para la cena de esta noche, queria estar aca para recibirte pero ya la conoces...
- eso ya lo dijiste papa-
- tengo curiosidad por conocer a tu Edward
el no era mio, pero ya me gustaria que lo fuera
“callate, conciencia”
esntuve contandole las ultimas novedades de mi vida, asi estabamos cuando escuche aque alguin bajaba las escaleras , me di la vuelta y vi a Edward que venia, se habia puesto un sweater azul y una camisa blanca debajo , adjuntado a eso traia unos baqueros que le quedaban de ataque....trague saliva y mi papi y yo nos pusimos de pie, sonrei a mi padre y me volvi hacia Edward
- ,e preguntaba donde estabas amor- dijo el mirandome directamente a los ojos, oculte mi mirada y la fije en algun punto a su izquierda sobre el horrible cuadro me mi madre habia pintado
- papi, el es Edward Cullen, mi novio
mi padre permanecia serio, su concepto de mi novio no era suficiente para el y lo sabia, sabia que me protegia...por esta vez quise prescindir de su proteccion materna al menos para que no supiera el verdadero proceder de Edward
Edward se adelanto con su magnifico y confiado paso y extendio la mano hacia mi papa
- es un gusto conocerlo al fin señor Swan, Bella habla mucho de usted – eso no era del todo cierto pero su tono, como siempre, era perfecto
mi padre le miro la cara por largos segundos y el corazon se me encogio, lo miraba como si ya lo hubiera visto y espere con panuico, pero luego mi papa extendio la mano y estrechho fuertemente la de Edward
- un gusto conocerte a ti tambien Edward- sacudieron las manos y mi padre le dijo- Bella no me habia dicho que tenia un nuevo novio
- nos conocimos hasta hace poco, tal vez por eso no sabia nada de mi
- sientante por favor- ofrecio mi padre amablemente
nos sentamos todos en la sala pero yo ya no tenia todos mis sentidos concentrados en mi padre y sabia cual era la razon, por padre le ofrecio vino, whiskey o cualquier cosa de beber. Estabamos hablando cuando irrumpieron en la estancia Alice y Jasper. Mire a Alice quien tenia los ojos brillantes y las mejillas y los labios colorados, por un momento quise ser ella, tener esa mirada eamorada y que Mike hubiese tenido la expresion que tenia Jasper en esos momentos, con el rostro tambien ruborizado y los cabellos desordenados, saque de mi cabeza esos pensamientos y me concentre en la charla
- Alice!!! mi pequeño y querido duende
- TIO CHARLIE!!!- grito Alice y a ella tambien la recibio en sus brazos como su se tratara de una mas de sus hijas, le dio dos vueltas en el aire
- hacias falta en esta casa para alegrar el dia , pequeña
sonrei, solo mi padre llamaba duende a Alice
- mira tio Charlie- acerco a mi padre a donde estaba Jasper- el es Jasper Hale, nuestro primo segundo....mi novio
mi padre dirigio la misma mirada inquisitiva a Jasper, la misma que le dio a Edward y supe que asi habria mrado a cualquier hombre que se nos acercara a nosotras, casi volidaba que del mismo modo habia mirado a Mike cuando los presente un año antes de que se comprometiera con mi hermana
Alice le relato un corto cuento de loq ue habia sido su vida hasta el momento ignorando prudentemente su estadia en la Unidad Mental, el la escuahaba compalcido, todos lo haciamos. Cuando casi terminaron ella se volvio a mi y me dijo
- Bella, sobre tu cama puse un vesitdo que compre para mi en la tienda de Londres pero no me quedo, mas creo que a ti te quedara perfecto
- vaya Alice, no tenias...
- ah claro que si, ahora llevare a Jasper a conocer el barrio y volveremos para la cena
- ah mujeres!!! - dijo mi padre- ven Edward, te enseñare mis colecciones
suplique para que Edward no dijera nada que nos delatara. Alice salio con Jasper, mi padre se llevo a Edward, y como yo no queria hablar con mi madre, asi que me dirigi hacia mi habitacion.
Cuando entre alli vi el vestido que Alice habia dejado el vestido en la cama extendido, era un hermoso vestido azul, inevitablemente mi memoria volvio hacia el pasado, a los dias en que compartia fiestas de estas con Mike, recordaba la manera en que me arreglaba para el esperando que me encontrara atractiva, y como yo, aunque pretendia no hacer caso de ello, veia como su mirada se perdia en los cuerpos de las demas, menos en el mio. Cerre los ojos y me desvesti sin prisa, por mi me hubiera quedado metida en la ducha caliente y hubiera echado raices alli.
Me bañe lentamente, pero al tibio chorro de agua se sumaron mis lagrimas de desesperacion, cuan tonta habia sido al creer que Mike habia sentido algo por mi...me dolia bastante pero...el agua subitamente se enfrio un poco y est me obligo a reaccionar un poc. Sali del baño y me seque, sin animos me puse el vestido y a apesar de que me sentia bin y sentia que se me veia bien no lo estaba disfrutando como deberia, me pregunte si mi alma aun alvergaba algun sentimiento hacia Mike Newton.
Mire mis tacones y senti que las lagrimas volvian, menuda idiota me sentia, me quede parada como una estatua en el medio de la habitacion cuando escuhe pasos de tacones tras de mi. Era Alice.
- vaya- dijo con admiracion apenas me vio, yo apenas reaccione- sabia que te iba a quedar bien
ella ya se habia puesto su vestido, aquel que quiataba el aliento, estaba segura de que ella tambien tenia una venganza personal
- estas hermosa Alice-
- lo se, pero tu lo vas a estar mejor, y no olvides que va a ser el dia que veas a esos dos y les demuestres lo que eres, que no te afectan...que eres fuerte Bella, ahora no es momento de flaquear, no ahora Bella, Jasper y yo estamos contigo, y Edward tambien, lo se.
El....era la clave de todo esto , de pronto lo habia convertido en el top de mi lista de prioridades, algo muy importante en mi vida en ese momento
asenti lentamente y ella me abrazo luego me tomo la mano y me obligo a ir con ella
- ven aquí, es hora de terminar con tu ajuar, princesa
sonrei forzadamente, Alice era incorregible
estuve mas o menos una hora a manos de Alice, no supe lo que hizo conmigo pero ella parecia encantada, ya tendria oportunidad de vengarme, ya la tendria

MIRADA VACIA

MIRADA VACIA CAP 10,11 y 12

*POR chubieta.
*NOTA:Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer


BELLA POV
Leo había aparcado en un parque cerca del centro, apagó el motor del auto y suspiró profundamente antes de mirarme.
- Bella… yo no sé cómo decir esto- me dijo mientras miraba el volante- yo sé que nos conocemos hace poco y uhm… bueno… yo… quería…- Esto no era bueno. Admito que Leo era guapo, pero no éramos tan cercanos para que yo le gustara ¿o sí?- quería preguntarte algo- dijo serio y me miró. Yo mantuve su mirada sin hablar- es algo incómodo, pero yo quería saber si tú….
- Leo- suspiré algo irritada- dime de una vez. Él tomó aire y me dijo mirando hacia el frente- quería pedirte tu ayuda.
- ¿Mi ayuda?- pregunté sorprendida. Claramente no me esperaba esto, bueno, para ser honesta esperaba algo como “Me gustas, Bella”, pero jamás habría pensando que necesitara mi “ayuda”.
- Sí… ehm… bueno… verás – soltó las palabras de sopetón- tú eres amiga de Ángela y yo sé que ella no tiene una buena imagen de mí, por lo que ocurrió el año pasado…. Bueno tú no estabas, pero no es algo de lo que me sienta orgulloso. Y Ángela me gusta, pero sé que no se fijará en mí por lo que pasó…. Y tú eres su amiga y me preguntaba si tú podrías ayudarme… ya sabes, a cambiar mi imagen y ver si…- tomó aire- ella se fija en mí.
- Oh- dije levantando las cejas- de verdad no me esperaba esto.- Leo rió nervioso- pero te ayudaré, creo que Ángela y tú harían una buena pareja.- le sonreí.
- ¡Gracias, Bella! Eres la mejor- dijo emocionado.
- No exageres- reí- te ayudaré, pero necesito conocerte más para saber cuáles son tus virtudes y poder contárselas a Ángela. ¿No te parece?- sonreí ampliamente.
- Me parece fantástico- me sonrió, nos bajamos del auto y nos dirigimos a una heladería, donde hablamos hasta tarde. Leo era un gran chico, y sus sentimientos por Ángela eran tan sinceros, que no pude evitar sentirme algo celosa de no tener a alguien que sintiera tantas cosas lindas por mí.
- Bella, ¿tienes algo que hacer mañana? – Tenía que ir donde Alice, le había prometido ir de compras, pero… cualquier panorama era mejor.
- Estoy abierta a sugerencias- sonreí.
- Podemos venir mañana acá mismo y seguir conversando de… la vida- me sonrió.
- De acuerdo, paso por ti a las diez- dijo mientras nos acercábamos a mi casa.
- Claro, te estaré esperando… galán- me burlé y me bajé del auto.
A la mañana siguiente, llamé a Alice para avisarle que no iría de compras con ella.
- ¡Hola Bella! Estaba por salir a buscarte… - empezó a decir apenas contestó.
- Uhm… Alice no podré ir de compras contigo hoy- dije con fingida tristeza.
- ¡¿Por qué?!- gritó molesta.
- Saldré con Leo hoy, - y antes que me interrumpiera, añadí- pero en la tarde estaré en tu casa para contarte todo con lujo de detalles- dije con resignación.
- Oh, está bien, ¿vienes a almorzar?
- No, no te preocupes. – Sentí una bocina- Llegó Leo. ¡Hablamos después!- colgué.
La mañana con Leo pasó rápidamente, sin darnos cuenta ya era de almorzar, así que nos dirigimos a un restaurant de comida rápida para afinar los detalles de nuestro plan.
- Entonces… -dije retomando la conversación que teníamos antes- esta semana yo le comentaré a Ángela el buen chico que eres, destacando cada una de tus virtudes- sonreí- y el viernes le diré que vayamos a tomar helado para distraernos de la agotadora semana que tuvimos y tú llegaras a nuestro camarín y me dirás que Jasper me busca urgente, yo fingiré preocupación- hice una cara de preocupación y Leo se rió- y saldré corriendo…
- Y yo me quedaré y le diré “No creo que Bella vuelva”, ella dirá “No hay problema”, yo preguntaré “¿tenían planes?”, ella dirá: “eh… sí, pero no importa”…. –continuó Leo.
- Y tú galantemente le dirás, “me siento algo culpable” después sonreirás nervioso y agregarás “arruiné tus planes” y… - proseguí yo.
- Le diré: “¿qué te parece si nos vamos y tomamos un helado para pasar el trago amargo?”- terminó Leo sonriendo ampliamente.
- Perfecto- sonreí- ¡Salud! – levanté mi Coca Cola- ¡Por nosotros!- y chocamos nuestros vasos.

EDWARD POV
- Edward, cariño, despierta- mi madre decía mientras me sacudía un poco- almorzaremos en media hora- dijo mientras yo me refregaba los ojos.
- ¿Almorzar?- pregunté medio dormido.
- Sí- sonrió- has dormido toda la mañana- se levantó de mi cama - te esperamos abajo- y se fue.
Me desperecé rápidamente y en media hora estaba listo para almorzar. Dormir tanto me había puesto de buen humor, pero teniendo de hermano a Emmett era imposible que siguiera así.
- ¡Edward!- gritó Alice apenas me vio.
- ¿Qué tal bello durmiente?- preguntó Emmett. Suspiré exasperado.
- Edward, hijo, qué bueno que bajaste estábamos a punto de almorzar- dijo papá. Lo miré con asombro, se suponía que estaba de turno en el hospital- cambié turnos con el Dr. Galecki, así que entro en la tarde.
- Rose, Jasper, ¿qué tal?- los saludé.
- Bien- me respondieron sonriéndome.
Luego de un rato, estábamos todos sentados a la mesa, cuando sentí que algo faltaba, me giré hacia mi derecha y vi a Alice.
- ¿Y Bella?- pregunté extrañado.
- Salió con Leo- respondió Alice. Al ver mi cara de extrañeza, agregó- Barnett, ¿capitán del equipo de natación?- Asentí y antes que pudiera responder, Emmett gritó a viva voz.
- ¿Sabían que las chicas dicen que Barnett es un Edward 2.0.?- Todos se rieron, menos yo.
- ¿Edward 2.0.?- preguntó mi padre.
- Sí, según las chicas se parecen físicamente- respondió Rosalie- bueno, al menos antes cuando Edward era… estaba…- dijo nerviosa.
- Cuando Edward pertenecía al lado oscuro de la fuerza- dijo Emmett conspiracionalmente.
- Algo así- continuó Rosalie- bueno, el tema en que ambos tienen la misma contextura y en esa época… oscura… ambos tenían el cabello de un color similar, y los ojos oscuros, decían que Leo era la versión mejorada de Edward…
- Porque Leo era, algo así, como la versión amable- prosiguió Jasper- mientras que Edward era una versión más….
- Antisocial- aportó Alice- pero ahora… - dijo examinándome- Edward tiene su cabello del mismo color bronce que antes.
- El mismo de tu madre- dijo mi padre y miró a mi madre tiernamente.
- Así es- dijo Emmett gravemente- Al lado del bien, joven Edward, volviste, y a Barnett ya no te pareciste-imitó la voz de Yoda. Nuevamente todos se rieron.
- Emmett, ¿podrías dejar de hablar de Star Wars?- reprochó Alice.
- Me gusta esa saga- se encogió de hombros- ¿Sabes Alice? Tú y Yoda podrían ser grandes amigos… entre enanos se entienden- rió.
- ¡Emmett!- chilló Alice.
- ¡Basta ya!- grité molesto- todas las veces es lo mismo. ¡No hay un solo día en que se pueda comer tranquilo! ¡Par de inmaduros!- me paré furioso de la mesa y mientras me alejaba hacia mi cuarto no pude evitar oír a Emmett decir: “¿Alguien se ha fijado que cuando Bella está acá, podemos calmar a la Bestia?” y a mi madre reprenderlo con: “Emmett, no te refieras así a tu hermano…” y quizás imaginé decir a mi padre después “aunque puede tener razón”.

BELLA POV
Como era de esperar, el domingo muy temprano Alice y Rosalie aparecieron en mi casa para exigirme que le contara con lujo de detalles mi cita con Leo.
- Tienes que contarnos cómo fue- empezó Alice.
- ¿Besa bien?- siguió Rosalie.
- ¿Dónde fueron?
- ¿Cuándo saldrán de nuevo?
- ¡Chicas! ¡Alto! No fue una cita y dudo que salgamos de nuevo- al ver sus caras de perplejidad, les expliqué lo que me había dicho Leo sobre Ángela.
- Entonces… ustedes no…- dijo Rosalie, pero antes de decir algo más Alice chilló de alegría
- ¿Qué?- dijo al mirar nuestras caras de sorpresa- Bella… soy tu amiga, me encantaría que tuvieras novio y eso, pero también soy hermana de Edward, y él…- frunció el ceño- parece menos amargado, ¿le has notado el cabello? ahora lo tiene de su color natural… y anda menos ojeroso.
- Lo que trata de decir es que… casualmente- dijo con tono escéptico- Edward ha mostrado cierta mejoría desde que te conoció.
- Por supuesto es una teoría- agregó rápidamente Alice antes de que pudiera decir algo- pero todos queremos que vuelva a ser el Edward que era antes.
- Sí, además desde que te conoció también volvió a natación y capaz los entrenamientos hacen que se acueste cansado y duerma mejor. Quién sabe- dijo Rosalie encogiéndose de hombros. Y sin decir más, nos dirigimos a la casa de los Cullen.

EDWARD POV

A pesar que mi padre me había avisado que bajara a almorzar, no tenía ganas de ir. Sabía que estaría Bella y Emmett se encargaría de recordar la cita de Bella con Leo cada vez que pudiera. Sentí la voz de Alice al entrar a la casa y supe que no tenía más remedio que reunirme con el resto.
- Hola Edward- me dijo Alice contenta- ¿cómo amaneciste?- sonrió aún más.
- Igual que siempre- fruncí el ceño- ¿por qué?
- Por nada- y se fue rumbo a la cocina.
- Hola Rose, Hola Bella- las saludé. Rosalie estaba tan contenta como Alice, pero Bella parecía confundida.
- ¡Rose!- gritó Emmett y se lanzó a ella para darle un apasionado beso- hola Bella- dijo cuando se despegó de Rosalie y la miró con un brillo malévolo en los ojos- Nos estábamos acordando de ti
- ¿En serio?- preguntó Bella.
- Sí, estábamos decidiendo qué película veríamos en la tarde. Yo quería ver una de terror- imitó a un zombie- pero le decía a Jasper que quizás tú preferirías ver “El rey LEOn”- rió estruendosamente. Rodé los ojos
- Vamos a almorzar, Emmett.
- O quizás…- dijo mirándome de reojo- “La Bella y la Bestia”!
- Emmett, es suficiente, vamos a almorzar- lo agarré del brazo- O tal vez… “La vida es Bella”- rió por lo bajo, simplemente gruñí y lo llevé al comedor.
Los demás estaban todos sentados, empezamos a comer, sorprendentemente en silencio, yo no daba más de la curiosidad por saber qué había pasado ayer en la cita de Bella con Barnett, él siempre me había caído mal y además que era el capitán, caminaba con ese aire de grandeza que me exasperaba. Pero si a Bella le gustaba…. Extrañaría las conversaciones acerca de libros, pero bueno… era una chica con cierto encanto… seguro tenía pretendientes o personas más interesantes con quien pasar el rato fuera del hermano lunático de su mejor amiga. Era obvio que le daba lástima, hasta mi familia sentía lástima por mí, era patético.
- ¿Edward?- escuché que alguien me llamaba y movía una mano frente a mis ojos.
- ¿Qué?- dije volviendo a la realidad.
- Estabas como ido… - dijo mi madre preocupada.
- Estábamos hablando del juego de Emmett a vuelta de las vacaciones de Navidad y te preguntamos si ibas a ir.
- Sí, oh gran Edward, ¿te dignarás a ir al juego de tu simplón hermano?- dijo Emmett haciendo una reverencia
- Eh…. Claro- dije distraídamente.
- ¿En serio?- dijo Rosalie levantando una ceja.
- Dije que iría, ¿o quieres que tenemos que hacer un pacto con sangre para que me creas?- respondí exasperado.
- ¡Edward!- me advirtió mi padre.
- Vamos, Edward, no vas a un partido de Emmett en años… - dijo Jasper.
- Es obvio que tengamos nuestras dudas- lo apoyó Jasper.
- Ganaré sólo por ti, hermano!- Emmett se burló. Antes que pudiera gritarle Alice habló.
- Bella, ¿tú irás?- preguntó.
- Claro- se encogió de hombros- ¿por qué no?- dijo indiferente. Obvio que lo dijo para no herir los sentimientos de Alice, ¿por qué iría? Tendría mejores cosas que hacer con Barnett. Enfurruñado terminé mi almuerzo y fui hasta mi habitación sin ni siquiera molestarme en cenar, ya había tenido suficiente por hoy.

BELLA POV
Como era de esperar, Leo había conseguido su cita con Ángela, así que el viernes como siempre, me fui con Jasper a cenar donde los Cullen.
Alice chilló emocionada cuando vio a Jasper, y se lanzó a sus brazos para darle un caluroso beso.
- ¡Bella!- saludó Emmett- ¡Qué sorpresa! No te esperábamos.
- ¿En serio?- pregunté extrañada.
- Pensamos que salías con Barnett- dijo Emmett.
- Ehm… – titubeé, pero antes que pudiera decir algo más, Alice respondió:
- Ay, hermano, vas tan atrasado…
- ¿Atrasado?- dijo Edward, que venía bajando las escaleras con un libro en sus manos- ¿Por qué ya cenaron?- levantó una ceja.- Ah, hola Bella- ¿me sonrió?
- No me refería a ti- Alice rodó los ojos- hablaba de Emmett.
- ¡Dime enana! ¿Qué me perdí?- gritó Emmett.
- Bella…- dijo sonriendo malévolamente- no está saliendo con Leo- Edward se tropezó con un escalón. Alice siguió como si nada- Sólo era una estrategia…
- ¿Estrategia?- rió Jasper.
- Sí… sólo estaba consiguiéndole una cita con Ángela- dijo Alice sonriendo.
- ¿Y desde cuándo necesitas planear una estrategia para tener una cita?- preguntó Emmett confundido.
- Son cosas de chicas, Emmett, no entiendes- dijo Rosalie.,
- Quizás ese es tu problema- le dijo a Emmett que se acababa de sentar en un sillón- tienes una mala estrategia, por eso no consigues citas.
- No creo que sea eso- murmuró Jasper.
- ¿A qué te refieres?- siguió Emmett escéptico.
- Hay varias chicas interesadas en Edward- Jasper se encogió de hombros. Emmett estalló en risas. Edward gruñó molesto.- Es sólo que él no se da cuenta
- O no quiere darse cuenta- dijo Alice.
- O quizás se da cuenta y hace nada- continuó Rosalie.
- Emmett- dijo Edward sin levantar la vista de su libro- ¿no tienes algo mejor que hacer que hablar de mí?- miró suspicazmente a Rosalie- ¿o es que es una excusa para ignorar que… quizás tu relación con Rose no está bien?- dijo enarcando una ceja maliciosamente, pero antes que Emmett pudiera lanzarse sobre Edward, Alice preguntó:
- ¿Qué harás para las vacaciones, Bella?
- Uhm… iré a Arizona a ver mi madre, la extraño mucho- sonreí nostálgica.
- ¿Cuándo vuelves?- preguntó Edward, al ver mi cara de asombro, agregó- El juego de Emmett es el segundo sábado de las vacaciones y, dado que no habla de otra cosa- lo miró de reojo- te sugiero que vayas si no quieres que te lo recrimine el resto del año- dijo encogiéndose de hombros.
- Vamos, Edward- dijo Emmett, olvidándose por completo de sus ganas de asesinarlo minutos atrás- no me creerás capaz de eso ¿o sí?- preguntó con falsa inocencia.
- Yo que tú, Bella, no me arriesgaría- sugirió Jasper, mientras todos estallaban en risas.

EDWARD POV

El sábado me levanté temprano y bajé a desayunar, sólo estaban mis padres y Bella, que se había quedado a dormir. Por el comportamiento de todos, parecía algo habitual, en realidad no podía saber con certeza si se había quedado antes, pocas veces desayunaba.
- Buenos días- saludé.
- Buenos días, hijo- respondió mi padre.
- Buenos días para ti también, cariño- dijo mi madre besándome el cabello. Normalmente esto no me incomodaba, pero estando Bella presente, era algo totalmente diferente.
- Hola, Edward- me saludó con una tímida sonrisa.
- Hola, ¿cómo amaneciste?- era una pregunta estúpida, claramente había dormido bien, se le notaba en su cara, pero no se me ocurrió qué más decir.
- Muy bien, gracias ¿y tú?- preguntó.
- Bien- respondí cortante. Mi madre sintió la tensión en el aire y cambió rápidamente de tema.
- ¿Y Bella, hasta cuando te quedarás con tu mamá?
- Hasta el viernes, creo, quiero estar de vuelta para el juego de Emmett el sábado- rió.
- Te vas hoy en la tarde, ¿cierto?- preguntó mi padre- si quieres puedo llevarte a tu casa, tengo que ir al hospital dentro de un rato- dijo mirando su reloj- porque si esperas a que Emmett despierte…
- Puedo irme en mi bici, Carlisle, gracias- sonrió Bella.
- No es molestia alguna, Bella- dijo mi madre- me sentiré más tranquila si Carlisle te deja en casa. En ese minuto, una persona amable invadió mi cuerpo y dijo:
- Puedo llevarla yo, papá, así no te desvías, de todas formas voy saliendo, pasaré el día afuera- dije encogiéndome de hombros. Las caras de asombro de mis padres eran algo impagable, no pude evitar sonreír.
Un rato después, estaba con Bella en mi auto.
- Lindo día- comenté. Era cierto había sol, algo muy raro en Forks.
- Sí… muy bonito- coincidió ella.
- Uhm… ¿a qué hora sale tu vuelo?
- En la tarde, ¿por qué?
- Hay un lugar por acá cerca que… vale la pena conocer, si tienes tiempo… -dije mirando el reloj- puedo mostrártelo no nos quitará mucho tiempo y te aseguro que valdrá la pena- le sonreí. La cara de Bella era de extremo asombro, al parecer hoy era el día de “Edward, el asombroso”.
- Claro… - dijo con voz temblorosa- ¿por qué no?- sonriendo fijé mi vista en el camino y nos dirigimos a mi lugar favorito.

BELLA POV

Después de dejar el auto a la orilla de la carretera y caminar unos 15 minutos, llegamos a un pequeño prado de forma circular donde la luz del sol penetraba totalmente en él, era un lugar hermoso, contrastaba enormemente con la imagen que tenía de Forks. El prado era tan iluminado, todo lo contrario del bosque que rodeaba el resto del pueblo.
- Es hermoso… -murmuré.
- Sí… te dije que valdría la pena venir- dijo Edward sentándose en el pasto- vengo acá cuando quiero estar solo- agregó mientras miraba el horizonte. No supe qué decir, así que mantuve mi boca cerrada. – El día que descubrí este lugar, recuerdo que salí de casa porque no quería estar allí, y me interné en el bosque, estuve un buen rato vagando cuando de pronto vi una luz. Al principio, pensé que era un reflejo de algo- me miró fugazmente-pero como no tenía algo mejor que hacer, decidí averiguar qué era- sonrió torcidamente-y la luz se empezó a hacer más y más grande… hasta que llegué acá.
- Si yo vagara por el bosque de seguro me perdería- dije avergonzada.
- Sí… - dijo mientras cruzaba sus piernas y adoptaba la posición india- ahora que lo dices… tuve suerte de no perderme… quizás sea porque queda cerca de casa… en auto parece que fuera más lejos, el camino es algo más engorroso, pero de casa es mucho más recto. Aunque siempre prefiero tomar el camino largo, si saliera de casa, alguno de mis adorables hermanos me seguiría- rió- y dejaría de ser mi lugar secreto.
- Pero si es tu lugar secreto… ¿por qué me lo mostraste?- pregunté con curiosidad. Me miró con una expresión extraña antes de responder.
- No lo sé…- murmuró frunciendo el ceño- supongo que es porque me inspiras confianza- me miró con detención por unos segundos y luego desvió la vista hacia el bosque. Pasamos un buen rato en silencio observando el paisaje, hasta que Edward se levantó, miró su reloj y me dijo:
- Deberíamos irnos, no querrás perder tu avión- me sonrió. Le sonreí de vuelta y emprendimos el camino a mi casa.

15/01/2010

MIRADA VACIA


MIRADA VACIA CAP7,8,9*
POR chubieta.

*SEPTIEMBRE*


*NOTA: Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer


BELLA POV
Mi primer mes en Forks transcurrió con bastante rapidez, en el Instituto ya conocía a más personas, contaba con la compañía de Mike, Jessica (que parecía ser la novia de Mike, aunque nunca los había visto besándose y siendo honesta no pensaba investigar más allá), y de Ángela, una chica algo tímida, pero de buen corazón, que además era mi compañera en natación. En cuanto a los Cullen, no podía creer mi suerte por tenerlos de amigos y por querer hacerme una fiesta de mi cumpleaños, pero logré reducirla a una cena en su casa, debido a que llevaba apenas un mes en Forks y mi vida social era casi inexistente. Todos me saludaron con un cálido abrazo, excepto Emmett, quien me envolvió en un abrazo tan apretado que casi me asfixia, y Edward que se limitó a decirme “Feliz cumpleaños Bella” con una mueca que parecía algo similar a una sonrisa.
Los entrenamientos en el Centro Deportivo iban bien, debo reconocer que me gustaba pasar las tardes ahí, me servía de distracción y para pasar un tiempo con otras personas, como Ángela y el resto de mi grupo, y con algunos chicos del equipo masculino que había conocido gracias a Jasper.
Me encontraba riendo junto a todos ellos en la cafetería del centro, cuando se unió a nosotros Leonard Barnett, el capitán del equipo masculino de natación.
- ¿Qué pasa, Barnett? ¿Por qué tan serio?- preguntó Jim, otro chico del equipo.
- Acabo de hablar con Cooper- dijo sentándose derrotado- tenemos una baja en el equipo y no podremos presentarnos a la competencia estatal.
- ¿Baja? ¿Quién no participará?- preguntó Jasper sorprendido.
- Parsons tiene una lesión en la espalda que lo mantendrá fuera por toda la temporada- dijo apesumbrado- y si no conseguimos a alguien que ocupe su lugar….
- No vamos al torneo- concluyó Jim.
- Deben conseguir a alguien- dijo Ángela.
- Pero sé realista, Ángela- empezó diciendo Sarah, la capitana de nuestro equipo- ¿dónde pueden conseguir a alguien bueno en tan poco tiempo?- dijo mirando a todos.
- A menos que… se tratara de alguien que ya haya estado en el equipo antes… - sonrió Jim mirando a Leo quien continuó diciendo- y que por una razón, que no fuera una lesión física se haya retirado… - agregó sonriendo más que Jim. Jasper se removía en su asiento nervioso, mientras a Leonard, al igual que el resto de la mesa, tenía una expresión esperanzadora. Algo me estaba perdiendo. Algo que todos sabían y yo, por ser la chica nueva no entendía.
- ¿Alguien me puede explicar qué está pasando? No estoy entendiendo- dije frustrada.
- Hale- dijo Barnett ignorando mi pregunta, al igual que todos. – Tienes que hablar con Cullen y convencerlo que se una al equipo- dijo serio y añadió en un tono más autoritario- tienes una semana. Es nuestra última esperanza, iré a hablar con el entrenador- se paró rápidamente y se fue.
- ¿Cullen? ¿Qué Cullen? ¿Qué tiene que ver?- pregunté atropelladamente.
- Edward Cullen- dijo en voz baja- era parte del equipo de natación y era muy bueno, gracias a él ganaron muchos torneos, pero un día decidió retirarse y nadie supo por qué – dijo mirando de reojo a Jasper, quien se levantó del asiento mientras parecía tener una lucha interna, y susurró en mi oído- Jasper y Edward se conocieron acá y se hicieron muy amigos, creo que hasta el día de hoy lo son, y sospecho que él sí sabe por qué se retiró Edward. Por eso Leo cree que es la persona indicada para convencerlo de que vuelva.
- Conociendo a Edward, dudo que tenga éxito- me dije a mí misma.

EDWARD POV
Septiembre pasó como cualquier mes, salvo porque me veía forzado a salir de casa para ir a clases al Instituto, debido a la promesa que le hice a mis padres de que intentaría cambiar, ahora me sentaba junto a mis hermanos, aunque seguía sin participar mucho de sus conversaciones. Hasta cierto punto, me hastiaban, ya tenía suficiente con sus risotadas en casa para tener que soportarlas en el instituto. Aunque lo que colmó mi paciencia, fue cuando se les ocurrió celebrar el cumpleaños de Bella en casa y me vi obligado a saludarla, recordé lo que me había dicho mamá: “…al ser nueva, no tiene por qué conocer tu lado triste, podrías empezar de cero con ella…” e intenté decir “Feliz cumpleaños Bella” con una sonrisa que terminó pareciendo una mueca de disgusto.
Me encontraba enfurruñado en mi cuarto mientras buscaba entre mis libros algo para leer cuando alguien golpeó mi puerta.
- Adelante- dije mientras me sentaba en mi cama. La puerta se abrió y Jasper entró a mi habitación, se movió incómodo un momento. – Siéntate- le indiqué la silla que estaba junto a mi escritorio. Era extraño que estuviera tan nervioso, la última vez que estaba así fue cuando me dijo que le gustaba Alice…. ¿le gustará otra chica?
- Edward…- dijo moviendo sus manos y mirándome fijamente- necesito conversar contigo de algo importante- al ver que no respondía, prosiguió- Hay una baja en el equipo y necesitamos una persona más para poder entrar al campeonato estatal este año y…
- No- gruñí, adivinando sus intenciones.
- Vamos Edward- dijo Jasper suspirando largamente para calmarse- eres un buen nadador, aunque hayas estado tanto tiempo sin practicar, tú y yo sabemos que no te costará alcanzar tu rendimiento. Vamos- sonrió- piénsalo, te hará bien salir de tu guarida. Te servirá para distraerte
- Lo pensaré- murmuré. Jasper se levantó de la silla y se fue, cerrando la puerta detrás de él.
Me recosté en mi cama nuevamente. Quizás Jasper tenía razón y necesitaba distraerme. Además me serviría para que mis padres dejaran de mirarme con lástima cada vez que estábamos en casa.



CAP 8*
*ANUNCIO*

BELLA POV
Como cada sábado me encontraba en casa de los Cullen, al principio pensé que Charlie reclamaría el hecho que apenas me veía, pero al parecer la televisión siempre transmitía un juego más interesante que yo.
- ¿Bella?- dijo Alice mientras hojeaba una revista, sentada en la alfombra de su cuarto- ¿No se te reseca la piel con tanto tiempo que pasas nadando? – me miró preocupada.
- ¿Huh?- fui incapaz de decir algo más coherente.
- Sí, Bella, cuando pasas tanto rato en una piscina que contiene altas dosis de cloro…- empezó a recitar Alice cuando la puerta se abrió y apareció Carlisle para avisarnos que bajáramos a almorzar.
- ¡Enseguida!- dije con más entusiasmo del necesario y me puse de pie. Alice sólo frunció el ceño y me siguió escaleras abajo.
Cuando llegamos al comedor, estaban todos ya sentados, excepto Jasper y Edward. Apenas me vio, Emmett me preguntó: ¿Qué le hiciste a la enana, Bella? ¿Dijiste que su ropa era fea?- rió fuertemente. Alice lo fulminó con la mirada y se sentó en su puesto, al mismo tiempo que yo lo hacía.
- ¿Dónde está Jazz?- preguntó Alice preocupada.
- No lo sé- le respondió Rosalie- dijo que tenía algo que hacer, pero que después venía para acá.
- ¡Mamá! – chilló Alice- ¡Tenemos que esperar a Jazz!- corrió a buscar su teléfono móvil para llamarlo.
- A todo esto… - dijo Emmett mirando la mesa- el ogro todavía no sale de su caverna para comer- tomó un gran trozo de comida y empezó a comer.
- ¡Emmett!- lo regañó Esme- espera al menos que Alice vuelva antes de que empieces a comer. ¿Dónde están tus modales?
- Los perdí en una apuesta- respondió sin vergüenza alguna. No pude evitar reír.
- Emmett, tu madre tiene razón. Espera a Alice- ordenó Carlisle para posteriormente añadir en un tono más ligero- y Edward- recalcó su nombre- no está, salió temprano.
- ¿Salió?- dijeron Rosalie y Emmett al mismo tiempo.
- Sí- respondió Esme con una leve sonrisa cuando Alice volvió y dijo: -Jazz llega en cinco minutos, viene con Edward.
- ¿Con Edward?- preguntaron Rosalie y Emmett nuevamente incrédulos.
- Sí…- Alice rodó los ojos- eso dije- se sentó a la mesa.
- Bueno, bueno, disculpe usted señorita- dijo Emmett falsamente avergonzado.
- Ahora puedes comer, Emmett- dijo Esme.
- ¡Al fin!- tomó los cubiertos emocionados, cuando se sintió que abrían la puerta. Alice salió disparada del comedor para buscar a Jasper.
- Tendrás que esperar nuevamente Emmett- dije entre risas- Alice mantendrá ocupado a Jasper un rato.
- ¡Es suficiente!- se levantó indignado y se dirigió a la puerta, mientras todos lo mirábamos riendo.
- Cuando se trata de comida, Emmett es otro- dijo Rosalie riendo.
De pronto se oyeron unos gritos de Emmett y en un parpadeo estaban Jasper, Alice, Edward y él sentados a la mesa. Definitivamente Rosalie tenía razón, cuando se trataba de comida, Emmett se transformaba.


EDWARD POV

- ¡Jazz!- chilló Alice apenas cruzamos el umbral de la puerta de entrada y se lanzó a Jasper como si no lo hubiera visto en años- ¡Estábamos a punto de almorzar!- le decía entre besos- ¿por qué te tardaste tanto?- y de pronto notó mi presencia ahí y saludó con un escueto- Hola Edward.
- Hola Alice- dije malhumorado, aunque ella no lo notó, estaba demasiado absorta besando a Jasper. Odiaba estos momentos de demostraciones públicas de afecto, sobretodo cuando venían de Rosalie y Emmett, eran tan… pasionales.
- … y podríamos ir allá más tarde- continuaba hablando Alice, mientras se colgaba del cuello de Jasper. Rodé los ojos. Y me dirigía al comedor cuando oí un grito proveniente de ahí
- ¡Es suficiente!- gritó Emmett y vino hacia nosotros para decirnos indignado- ¿Podrían dejar de besuquearse y venir a almorzar de una vez? ¡Es tarde!- dijo furioso. Aunque Emmett fuera un bromista empedernido, no transaba cuando se trataba de comida.
- Eres un insensible- murmuró Alice indignada, pero se separó de Jasper y tomados de la mano siguieron hacia el comedor. Emmett se cruzó de brazos y me miró indicándome que yo también debía ir. Suspiré y lo seguí.
Después de saludar a todos, por fin, para alegría de Emmett, estábamos todos sentados a la mesa. Como cada comida familiar todos hablaban y yo los ignoraba .Pero podría sentir la mirada de Jasper sobre mí y sabía que tarde o temprano todos se enterarían, así que era mejor que se enteraran de una vez. Me aclaré la garganta lo suficientemente fuerte para que todos se callaran y cuando todas las miradas se fijaron en mí, hablé:
- He decidido reincorporarme al equipo de natación del centro deportivo- dije impasible. Hubo unos segundos de silencio, hasta que mi madre acarició mi mano y me sonrió.
- ¡Aleluya!- gritó Emmett con las manos elevadas hacia el cielo- ¡El ogro decidió salir de su caverna!-rodé los ojos. No se esperaba menos de él.
- Hijo, me alegra que decidieras volver al deporte- sonrió mi padre.
- ¡Oh, Edward! Soy tan feliz por ti- Alice me abrazó, mientras yo me removía incómodo intentando soltarme. Jasper me miraba divertido.
- Sí, Alice, todos notamos que estás feliz por él- dijo Rosalie riendo con Jasper. Sentí que alguien se reía a mis espaldas, apenas me deshice del abrazo de Alice me giré bruscamente y vi a Bella que al encontrar mi mirada, se le congeló la sonrisa y me miró con cierto temor.
- Ehm… -dijo nerviosa- supongo que seremos compañeros ahora- sonrió tímidamente.
- Supones bien- le respondí casi gruñendo. Y me concentré en mi plato. De ahí todo volvió a la normalidad y yo me encerré en mi propia burbuja donde Tanya y yo éramos felices.



CAP 9*
*SORPRESAS*

BELLA POV
Había terminado el entrenamiento del viernes, cuando antes de dirigirme a los camarines, una voz me llamó “¡Bella!” me giré y vi a Leo, el capitán del equipo de natación masculino sonriéndome.
. Leo- le sonreí- dime, ¿qué necesitas?
. Uhm…. Necesito uhm… -titubeó- hacerte una pregunta. –Tomó aire- ¿Te gustaría salir conmigo hoy?- me dijo esperanzado
. Ehm..- lo miré sin saber qué decir por unos segundos, hasta que logré encontrar las palabras- claro. –sonreí. Me sentía algo culpable por Edward, por no asistir a nuestra “tertulia de fin de semana”, pero era un panorama mucho más atractivo salir con Leo, era guapo y sabía que muchas chicas se morían por él, así que no iba a desaprovechar la oportunidad de salir con él. Además, me gustaba un poco.
- ¡Genial!- dijo él con una gran sonrisa- te espero en la cafetería en ¿20 minutos?
- Perfecto- dije y se alejó corriendo. Me duché rápidamente y fui a la cafetería a buscar a Jasper, hasta que lo encontré comprando un refresco.
- ¡Jazz!- lo llamé, se giró y me hizo señas con la mano para que me acercara. – Jazz,- dije mientras él pagaba- hoy no me iré contigo, tengo uhm—me moví incómoda- saldré con Leo.- alzó los ojos sorprendido.
- ¿Barnett? ¡Vaya!-dijo divertido- te esperará un interrogatorio después con Alice – rió- que te diviertas.- se despidió y se fue.
- ¿Estás lista?- dijo una voz a mis espaldas.
- Sí, capitán-bromeé.
- Así me gusta- rió Leo- por este camino, señorita- y nos dirigimos a los estacionamientos. Subimos al auto de Leo e iniciamos lo que sería mi primera cita en Forks.

EDWARD POV
Llevaba cerca de un mes entrenando y terminaba tan agotado, que mi insomnio y pesadillas con Tanya eran cada vez menos frecuentes. Mi nueva rutina era escuela en la mañana, entrenamientos en la tarde y los fines de semana me dedicaba a compartir con mis hermanos en casa, entendiendo como compartir el hecho de estar leyendo en la misma habitación en la que ellos se divertían conversando.
Era una de esas tardes en casa, mientras Emmett y Jasper jugaban PlayStation, cuando terminaba de leer un libro, en que me di cuenta que en el sillón de enfrente se encontraban Rosalie, Alice y Bella, las dos primeras comentaban emocionadas un artículo de una revista, mientras Bella sonreía cortésmente y tenía una expresión aburrida. Dado que últimamente me encontraba de mejor ánimo, me atreví a hablarle desde mi lugar. Después de todo, éramos compañeros en biología y en natación, no sería raro que le hablara. Al menos eso pensaba.
- ¿Aburrida de tanta revista, Bella?- dije sonriendo. Alice y Rosalie me miraron con la boca abierta, Emmett y Jasper seguían concentrados en su juego, ignorándonos por completo.
- No- mintió débilmente. Alice suspiró largamente y dijo:
- ¿Sabes Bella? Sinceramente no entiendo cómo no te interesan… - empezó.
- Déjala, Alice, quizás prefiere leer otras cosas- terminó Rosalie. Bella sonrió tímidamente.
- Me gustan más los libros- me dijo con una sonrisa en los labios y mirando el libro en mis manos, frunció el ceño- ¿qué estabas leyendo?- se paró del sillón para sentarme a mi lado. Mi cuerpo se tensó inmediatamente, jamás pensé que se acercaría a mí. Para ser honesto, la gente no se acercaba a mí, al contrario… me repelía.- Oh, me gusta ese libro- dijo al ver el título- es uno de mis favoritos. Y empezamos a hablar de los libros que habíamos leído y en eso pasamos toda la tarde.
Se estaba haciendo habitual que cuando Bella iba a casa, se sentara a mi lado y empezáramos a hablar de libros, mientras los demás se divertían, ya sea besándose o jugando PlayStation. Era un viernes por la tarde, podía sentir las risotadas que provenían de abajo, lo que era señal que todos estaban en casa, y yo estaba en mi cuarto buscando algún libro que pudiera recomendar a Bella cuando mi madre se asomó a la puerta.
- Edward, cariño, ¿qué estás haciendo? Pareciera que estuvieras desvalijando tu cuarto- rió.
- ¡Ah, mamá!-me sobresalté- Estoy buscando un libro para recomendarle a Bella, pero… - seguí hurgando entre mis libros.
- Uhm…- titubeó mi madre- Bella no está aquí.- Me congelé. ¿No está? ¿Por qué no estaría? Cada fin de semana venía y comentábamos libros. No podía no venir.
- ¿No está? – levanté las cejas- ¿Por qué?- pregunté con fingido desinterés, mientras reacomodaba mis libros.
- No lo sé- se encogió de hombros- habrá tenido que hacer- dijo mientras me miraba atentamente.
- Oh, está bien… - bajé la vista- debe tener más amigos con quien salir- dije lo más casual que pude. – Bajaré luego. Mi madre acarició mi cabello y se fue.
Agarré el primer libro que encontré y bajé a juntarme con el resto de mi familia. Bastó que me sentara en el lugar de siempre para que empezaran a hablar de Bella.
- Oh, Edward- dijo Alice sentada en el regazo de Jasper- Bella no vendrá hoy- y siguió con sus arrumacos.
- Tendrás que conformarte con nosotros- rió Rosalie sin despegar los ojos del televisor.
- Y por un buen tiempo- rió estridentemente Emmett- ¡Te voy a ganar Rose!- dijo volviendo a su juego.
- ¡Ni lo sueñes!- replicó Rosalie.
- ¿Un buen tiempo?- miré a Jasper. Pero Emmett fue el que respondió:
- Sí, tenía una “cita”- dijo destacando cada letra. Fruncí el ceño.
- ¿Cita?- susurré en voz baja.
- Bueno, Edward…. Bella es una chica bonita, no habrás pensado que nadie se iba a dar cuenta- dijo Alice mientras acariciaba el pelo de Jasper.
- Exacto, - la apoyó él- a Barnett le gustaba hace un tiempo, hasta que se decidió y la invitó a salir…
- Y ella aceptó- siguió Alice radiante.- Se pasaría de tonta si se hubiera negado, Leo es tan… - suspiró. Rosalie continuó con la vista fija en el televisor: “Es guapo y es capitán del equipo de natación. Tiene a muchas chicas detrás de él.”
- ¡Yo soy capitán de rugby no tengo a chicas detrás de mí!- refunfuñó Emmett.
- Es que la natación es un deporte más sexy- dijo Jasper riendo.- Y conociendo a Rose dudo que alguna chica se te acerque- todos se rieron menos yo.
- Ojalá Bella y Leo sean novios, se ven tan lindos juntos- dijo Alice soñadoramente. Yo abrí mi libro molesto- Aunque hay alguien que extrañará su compañía- dijo mirándome de reojo, mientras yo la ignoraba.
- Basta ya, Alice- dijo Jasper dirigiéndome una mirada rápida- no te adelantes. Es sólo una cita. Cambiando de tema, ¿cuáles son los planes para mañana?- la miró sonriendo y Alice se enfrascó en una nueva conversación con Jasper, quien mientras ella no veía me guiñó un ojo. Yo simplemente suspiré aliviado.

DISCULPEN LA TARDANSA PERO MI DEPRECION SE DEVIA A MI EMBARAZO Y PUES HEE ESTADO UN POCO MEJOR MUCHAS GRACIAS POR TODOS SUS COMENTARIOS LAS QUIERO MUCHO BYE NOS LEEMOS PRONTO..