28/07/2010

MIRADA VACIA

MIRADA VACIA CAP 10,11 y 12

*POR chubieta.
*NOTA:Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer


BELLA POV
Leo había aparcado en un parque cerca del centro, apagó el motor del auto y suspiró profundamente antes de mirarme.
- Bella… yo no sé cómo decir esto- me dijo mientras miraba el volante- yo sé que nos conocemos hace poco y uhm… bueno… yo… quería…- Esto no era bueno. Admito que Leo era guapo, pero no éramos tan cercanos para que yo le gustara ¿o sí?- quería preguntarte algo- dijo serio y me miró. Yo mantuve su mirada sin hablar- es algo incómodo, pero yo quería saber si tú….
- Leo- suspiré algo irritada- dime de una vez. Él tomó aire y me dijo mirando hacia el frente- quería pedirte tu ayuda.
- ¿Mi ayuda?- pregunté sorprendida. Claramente no me esperaba esto, bueno, para ser honesta esperaba algo como “Me gustas, Bella”, pero jamás habría pensando que necesitara mi “ayuda”.
- Sí… ehm… bueno… verás – soltó las palabras de sopetón- tú eres amiga de Ángela y yo sé que ella no tiene una buena imagen de mí, por lo que ocurrió el año pasado…. Bueno tú no estabas, pero no es algo de lo que me sienta orgulloso. Y Ángela me gusta, pero sé que no se fijará en mí por lo que pasó…. Y tú eres su amiga y me preguntaba si tú podrías ayudarme… ya sabes, a cambiar mi imagen y ver si…- tomó aire- ella se fija en mí.
- Oh- dije levantando las cejas- de verdad no me esperaba esto.- Leo rió nervioso- pero te ayudaré, creo que Ángela y tú harían una buena pareja.- le sonreí.
- ¡Gracias, Bella! Eres la mejor- dijo emocionado.
- No exageres- reí- te ayudaré, pero necesito conocerte más para saber cuáles son tus virtudes y poder contárselas a Ángela. ¿No te parece?- sonreí ampliamente.
- Me parece fantástico- me sonrió, nos bajamos del auto y nos dirigimos a una heladería, donde hablamos hasta tarde. Leo era un gran chico, y sus sentimientos por Ángela eran tan sinceros, que no pude evitar sentirme algo celosa de no tener a alguien que sintiera tantas cosas lindas por mí.
- Bella, ¿tienes algo que hacer mañana? – Tenía que ir donde Alice, le había prometido ir de compras, pero… cualquier panorama era mejor.
- Estoy abierta a sugerencias- sonreí.
- Podemos venir mañana acá mismo y seguir conversando de… la vida- me sonrió.
- De acuerdo, paso por ti a las diez- dijo mientras nos acercábamos a mi casa.
- Claro, te estaré esperando… galán- me burlé y me bajé del auto.
A la mañana siguiente, llamé a Alice para avisarle que no iría de compras con ella.
- ¡Hola Bella! Estaba por salir a buscarte… - empezó a decir apenas contestó.
- Uhm… Alice no podré ir de compras contigo hoy- dije con fingida tristeza.
- ¡¿Por qué?!- gritó molesta.
- Saldré con Leo hoy, - y antes que me interrumpiera, añadí- pero en la tarde estaré en tu casa para contarte todo con lujo de detalles- dije con resignación.
- Oh, está bien, ¿vienes a almorzar?
- No, no te preocupes. – Sentí una bocina- Llegó Leo. ¡Hablamos después!- colgué.
La mañana con Leo pasó rápidamente, sin darnos cuenta ya era de almorzar, así que nos dirigimos a un restaurant de comida rápida para afinar los detalles de nuestro plan.
- Entonces… -dije retomando la conversación que teníamos antes- esta semana yo le comentaré a Ángela el buen chico que eres, destacando cada una de tus virtudes- sonreí- y el viernes le diré que vayamos a tomar helado para distraernos de la agotadora semana que tuvimos y tú llegaras a nuestro camarín y me dirás que Jasper me busca urgente, yo fingiré preocupación- hice una cara de preocupación y Leo se rió- y saldré corriendo…
- Y yo me quedaré y le diré “No creo que Bella vuelva”, ella dirá “No hay problema”, yo preguntaré “¿tenían planes?”, ella dirá: “eh… sí, pero no importa”…. –continuó Leo.
- Y tú galantemente le dirás, “me siento algo culpable” después sonreirás nervioso y agregarás “arruiné tus planes” y… - proseguí yo.
- Le diré: “¿qué te parece si nos vamos y tomamos un helado para pasar el trago amargo?”- terminó Leo sonriendo ampliamente.
- Perfecto- sonreí- ¡Salud! – levanté mi Coca Cola- ¡Por nosotros!- y chocamos nuestros vasos.

EDWARD POV
- Edward, cariño, despierta- mi madre decía mientras me sacudía un poco- almorzaremos en media hora- dijo mientras yo me refregaba los ojos.
- ¿Almorzar?- pregunté medio dormido.
- Sí- sonrió- has dormido toda la mañana- se levantó de mi cama - te esperamos abajo- y se fue.
Me desperecé rápidamente y en media hora estaba listo para almorzar. Dormir tanto me había puesto de buen humor, pero teniendo de hermano a Emmett era imposible que siguiera así.
- ¡Edward!- gritó Alice apenas me vio.
- ¿Qué tal bello durmiente?- preguntó Emmett. Suspiré exasperado.
- Edward, hijo, qué bueno que bajaste estábamos a punto de almorzar- dijo papá. Lo miré con asombro, se suponía que estaba de turno en el hospital- cambié turnos con el Dr. Galecki, así que entro en la tarde.
- Rose, Jasper, ¿qué tal?- los saludé.
- Bien- me respondieron sonriéndome.
Luego de un rato, estábamos todos sentados a la mesa, cuando sentí que algo faltaba, me giré hacia mi derecha y vi a Alice.
- ¿Y Bella?- pregunté extrañado.
- Salió con Leo- respondió Alice. Al ver mi cara de extrañeza, agregó- Barnett, ¿capitán del equipo de natación?- Asentí y antes que pudiera responder, Emmett gritó a viva voz.
- ¿Sabían que las chicas dicen que Barnett es un Edward 2.0.?- Todos se rieron, menos yo.
- ¿Edward 2.0.?- preguntó mi padre.
- Sí, según las chicas se parecen físicamente- respondió Rosalie- bueno, al menos antes cuando Edward era… estaba…- dijo nerviosa.
- Cuando Edward pertenecía al lado oscuro de la fuerza- dijo Emmett conspiracionalmente.
- Algo así- continuó Rosalie- bueno, el tema en que ambos tienen la misma contextura y en esa época… oscura… ambos tenían el cabello de un color similar, y los ojos oscuros, decían que Leo era la versión mejorada de Edward…
- Porque Leo era, algo así, como la versión amable- prosiguió Jasper- mientras que Edward era una versión más….
- Antisocial- aportó Alice- pero ahora… - dijo examinándome- Edward tiene su cabello del mismo color bronce que antes.
- El mismo de tu madre- dijo mi padre y miró a mi madre tiernamente.
- Así es- dijo Emmett gravemente- Al lado del bien, joven Edward, volviste, y a Barnett ya no te pareciste-imitó la voz de Yoda. Nuevamente todos se rieron.
- Emmett, ¿podrías dejar de hablar de Star Wars?- reprochó Alice.
- Me gusta esa saga- se encogió de hombros- ¿Sabes Alice? Tú y Yoda podrían ser grandes amigos… entre enanos se entienden- rió.
- ¡Emmett!- chilló Alice.
- ¡Basta ya!- grité molesto- todas las veces es lo mismo. ¡No hay un solo día en que se pueda comer tranquilo! ¡Par de inmaduros!- me paré furioso de la mesa y mientras me alejaba hacia mi cuarto no pude evitar oír a Emmett decir: “¿Alguien se ha fijado que cuando Bella está acá, podemos calmar a la Bestia?” y a mi madre reprenderlo con: “Emmett, no te refieras así a tu hermano…” y quizás imaginé decir a mi padre después “aunque puede tener razón”.

BELLA POV
Como era de esperar, el domingo muy temprano Alice y Rosalie aparecieron en mi casa para exigirme que le contara con lujo de detalles mi cita con Leo.
- Tienes que contarnos cómo fue- empezó Alice.
- ¿Besa bien?- siguió Rosalie.
- ¿Dónde fueron?
- ¿Cuándo saldrán de nuevo?
- ¡Chicas! ¡Alto! No fue una cita y dudo que salgamos de nuevo- al ver sus caras de perplejidad, les expliqué lo que me había dicho Leo sobre Ángela.
- Entonces… ustedes no…- dijo Rosalie, pero antes de decir algo más Alice chilló de alegría
- ¿Qué?- dijo al mirar nuestras caras de sorpresa- Bella… soy tu amiga, me encantaría que tuvieras novio y eso, pero también soy hermana de Edward, y él…- frunció el ceño- parece menos amargado, ¿le has notado el cabello? ahora lo tiene de su color natural… y anda menos ojeroso.
- Lo que trata de decir es que… casualmente- dijo con tono escéptico- Edward ha mostrado cierta mejoría desde que te conoció.
- Por supuesto es una teoría- agregó rápidamente Alice antes de que pudiera decir algo- pero todos queremos que vuelva a ser el Edward que era antes.
- Sí, además desde que te conoció también volvió a natación y capaz los entrenamientos hacen que se acueste cansado y duerma mejor. Quién sabe- dijo Rosalie encogiéndose de hombros. Y sin decir más, nos dirigimos a la casa de los Cullen.

EDWARD POV

A pesar que mi padre me había avisado que bajara a almorzar, no tenía ganas de ir. Sabía que estaría Bella y Emmett se encargaría de recordar la cita de Bella con Leo cada vez que pudiera. Sentí la voz de Alice al entrar a la casa y supe que no tenía más remedio que reunirme con el resto.
- Hola Edward- me dijo Alice contenta- ¿cómo amaneciste?- sonrió aún más.
- Igual que siempre- fruncí el ceño- ¿por qué?
- Por nada- y se fue rumbo a la cocina.
- Hola Rose, Hola Bella- las saludé. Rosalie estaba tan contenta como Alice, pero Bella parecía confundida.
- ¡Rose!- gritó Emmett y se lanzó a ella para darle un apasionado beso- hola Bella- dijo cuando se despegó de Rosalie y la miró con un brillo malévolo en los ojos- Nos estábamos acordando de ti
- ¿En serio?- preguntó Bella.
- Sí, estábamos decidiendo qué película veríamos en la tarde. Yo quería ver una de terror- imitó a un zombie- pero le decía a Jasper que quizás tú preferirías ver “El rey LEOn”- rió estruendosamente. Rodé los ojos
- Vamos a almorzar, Emmett.
- O quizás…- dijo mirándome de reojo- “La Bella y la Bestia”!
- Emmett, es suficiente, vamos a almorzar- lo agarré del brazo- O tal vez… “La vida es Bella”- rió por lo bajo, simplemente gruñí y lo llevé al comedor.
Los demás estaban todos sentados, empezamos a comer, sorprendentemente en silencio, yo no daba más de la curiosidad por saber qué había pasado ayer en la cita de Bella con Barnett, él siempre me había caído mal y además que era el capitán, caminaba con ese aire de grandeza que me exasperaba. Pero si a Bella le gustaba…. Extrañaría las conversaciones acerca de libros, pero bueno… era una chica con cierto encanto… seguro tenía pretendientes o personas más interesantes con quien pasar el rato fuera del hermano lunático de su mejor amiga. Era obvio que le daba lástima, hasta mi familia sentía lástima por mí, era patético.
- ¿Edward?- escuché que alguien me llamaba y movía una mano frente a mis ojos.
- ¿Qué?- dije volviendo a la realidad.
- Estabas como ido… - dijo mi madre preocupada.
- Estábamos hablando del juego de Emmett a vuelta de las vacaciones de Navidad y te preguntamos si ibas a ir.
- Sí, oh gran Edward, ¿te dignarás a ir al juego de tu simplón hermano?- dijo Emmett haciendo una reverencia
- Eh…. Claro- dije distraídamente.
- ¿En serio?- dijo Rosalie levantando una ceja.
- Dije que iría, ¿o quieres que tenemos que hacer un pacto con sangre para que me creas?- respondí exasperado.
- ¡Edward!- me advirtió mi padre.
- Vamos, Edward, no vas a un partido de Emmett en años… - dijo Jasper.
- Es obvio que tengamos nuestras dudas- lo apoyó Jasper.
- Ganaré sólo por ti, hermano!- Emmett se burló. Antes que pudiera gritarle Alice habló.
- Bella, ¿tú irás?- preguntó.
- Claro- se encogió de hombros- ¿por qué no?- dijo indiferente. Obvio que lo dijo para no herir los sentimientos de Alice, ¿por qué iría? Tendría mejores cosas que hacer con Barnett. Enfurruñado terminé mi almuerzo y fui hasta mi habitación sin ni siquiera molestarme en cenar, ya había tenido suficiente por hoy.

BELLA POV
Como era de esperar, Leo había conseguido su cita con Ángela, así que el viernes como siempre, me fui con Jasper a cenar donde los Cullen.
Alice chilló emocionada cuando vio a Jasper, y se lanzó a sus brazos para darle un caluroso beso.
- ¡Bella!- saludó Emmett- ¡Qué sorpresa! No te esperábamos.
- ¿En serio?- pregunté extrañada.
- Pensamos que salías con Barnett- dijo Emmett.
- Ehm… – titubeé, pero antes que pudiera decir algo más, Alice respondió:
- Ay, hermano, vas tan atrasado…
- ¿Atrasado?- dijo Edward, que venía bajando las escaleras con un libro en sus manos- ¿Por qué ya cenaron?- levantó una ceja.- Ah, hola Bella- ¿me sonrió?
- No me refería a ti- Alice rodó los ojos- hablaba de Emmett.
- ¡Dime enana! ¿Qué me perdí?- gritó Emmett.
- Bella…- dijo sonriendo malévolamente- no está saliendo con Leo- Edward se tropezó con un escalón. Alice siguió como si nada- Sólo era una estrategia…
- ¿Estrategia?- rió Jasper.
- Sí… sólo estaba consiguiéndole una cita con Ángela- dijo Alice sonriendo.
- ¿Y desde cuándo necesitas planear una estrategia para tener una cita?- preguntó Emmett confundido.
- Son cosas de chicas, Emmett, no entiendes- dijo Rosalie.,
- Quizás ese es tu problema- le dijo a Emmett que se acababa de sentar en un sillón- tienes una mala estrategia, por eso no consigues citas.
- No creo que sea eso- murmuró Jasper.
- ¿A qué te refieres?- siguió Emmett escéptico.
- Hay varias chicas interesadas en Edward- Jasper se encogió de hombros. Emmett estalló en risas. Edward gruñó molesto.- Es sólo que él no se da cuenta
- O no quiere darse cuenta- dijo Alice.
- O quizás se da cuenta y hace nada- continuó Rosalie.
- Emmett- dijo Edward sin levantar la vista de su libro- ¿no tienes algo mejor que hacer que hablar de mí?- miró suspicazmente a Rosalie- ¿o es que es una excusa para ignorar que… quizás tu relación con Rose no está bien?- dijo enarcando una ceja maliciosamente, pero antes que Emmett pudiera lanzarse sobre Edward, Alice preguntó:
- ¿Qué harás para las vacaciones, Bella?
- Uhm… iré a Arizona a ver mi madre, la extraño mucho- sonreí nostálgica.
- ¿Cuándo vuelves?- preguntó Edward, al ver mi cara de asombro, agregó- El juego de Emmett es el segundo sábado de las vacaciones y, dado que no habla de otra cosa- lo miró de reojo- te sugiero que vayas si no quieres que te lo recrimine el resto del año- dijo encogiéndose de hombros.
- Vamos, Edward- dijo Emmett, olvidándose por completo de sus ganas de asesinarlo minutos atrás- no me creerás capaz de eso ¿o sí?- preguntó con falsa inocencia.
- Yo que tú, Bella, no me arriesgaría- sugirió Jasper, mientras todos estallaban en risas.

EDWARD POV

El sábado me levanté temprano y bajé a desayunar, sólo estaban mis padres y Bella, que se había quedado a dormir. Por el comportamiento de todos, parecía algo habitual, en realidad no podía saber con certeza si se había quedado antes, pocas veces desayunaba.
- Buenos días- saludé.
- Buenos días, hijo- respondió mi padre.
- Buenos días para ti también, cariño- dijo mi madre besándome el cabello. Normalmente esto no me incomodaba, pero estando Bella presente, era algo totalmente diferente.
- Hola, Edward- me saludó con una tímida sonrisa.
- Hola, ¿cómo amaneciste?- era una pregunta estúpida, claramente había dormido bien, se le notaba en su cara, pero no se me ocurrió qué más decir.
- Muy bien, gracias ¿y tú?- preguntó.
- Bien- respondí cortante. Mi madre sintió la tensión en el aire y cambió rápidamente de tema.
- ¿Y Bella, hasta cuando te quedarás con tu mamá?
- Hasta el viernes, creo, quiero estar de vuelta para el juego de Emmett el sábado- rió.
- Te vas hoy en la tarde, ¿cierto?- preguntó mi padre- si quieres puedo llevarte a tu casa, tengo que ir al hospital dentro de un rato- dijo mirando su reloj- porque si esperas a que Emmett despierte…
- Puedo irme en mi bici, Carlisle, gracias- sonrió Bella.
- No es molestia alguna, Bella- dijo mi madre- me sentiré más tranquila si Carlisle te deja en casa. En ese minuto, una persona amable invadió mi cuerpo y dijo:
- Puedo llevarla yo, papá, así no te desvías, de todas formas voy saliendo, pasaré el día afuera- dije encogiéndome de hombros. Las caras de asombro de mis padres eran algo impagable, no pude evitar sonreír.
Un rato después, estaba con Bella en mi auto.
- Lindo día- comenté. Era cierto había sol, algo muy raro en Forks.
- Sí… muy bonito- coincidió ella.
- Uhm… ¿a qué hora sale tu vuelo?
- En la tarde, ¿por qué?
- Hay un lugar por acá cerca que… vale la pena conocer, si tienes tiempo… -dije mirando el reloj- puedo mostrártelo no nos quitará mucho tiempo y te aseguro que valdrá la pena- le sonreí. La cara de Bella era de extremo asombro, al parecer hoy era el día de “Edward, el asombroso”.
- Claro… - dijo con voz temblorosa- ¿por qué no?- sonriendo fijé mi vista en el camino y nos dirigimos a mi lugar favorito.

BELLA POV

Después de dejar el auto a la orilla de la carretera y caminar unos 15 minutos, llegamos a un pequeño prado de forma circular donde la luz del sol penetraba totalmente en él, era un lugar hermoso, contrastaba enormemente con la imagen que tenía de Forks. El prado era tan iluminado, todo lo contrario del bosque que rodeaba el resto del pueblo.
- Es hermoso… -murmuré.
- Sí… te dije que valdría la pena venir- dijo Edward sentándose en el pasto- vengo acá cuando quiero estar solo- agregó mientras miraba el horizonte. No supe qué decir, así que mantuve mi boca cerrada. – El día que descubrí este lugar, recuerdo que salí de casa porque no quería estar allí, y me interné en el bosque, estuve un buen rato vagando cuando de pronto vi una luz. Al principio, pensé que era un reflejo de algo- me miró fugazmente-pero como no tenía algo mejor que hacer, decidí averiguar qué era- sonrió torcidamente-y la luz se empezó a hacer más y más grande… hasta que llegué acá.
- Si yo vagara por el bosque de seguro me perdería- dije avergonzada.
- Sí… - dijo mientras cruzaba sus piernas y adoptaba la posición india- ahora que lo dices… tuve suerte de no perderme… quizás sea porque queda cerca de casa… en auto parece que fuera más lejos, el camino es algo más engorroso, pero de casa es mucho más recto. Aunque siempre prefiero tomar el camino largo, si saliera de casa, alguno de mis adorables hermanos me seguiría- rió- y dejaría de ser mi lugar secreto.
- Pero si es tu lugar secreto… ¿por qué me lo mostraste?- pregunté con curiosidad. Me miró con una expresión extraña antes de responder.
- No lo sé…- murmuró frunciendo el ceño- supongo que es porque me inspiras confianza- me miró con detención por unos segundos y luego desvió la vista hacia el bosque. Pasamos un buen rato en silencio observando el paisaje, hasta que Edward se levantó, miró su reloj y me dijo:
- Deberíamos irnos, no querrás perder tu avión- me sonrió. Le sonreí de vuelta y emprendimos el camino a mi casa.