30/10/2009

NOTA*

HOLA!

BUENO CHICAS ESPERO QUE SE ENCENTREN MUY BIEN Y QUIERO OFRECERLES MIS DISCULPAS POR NO ACTUALISAR AN SEGUIDO PUES PASA QUE HEE ESTADO UN POCO DEPRIMIDA POR ROBLEMAS PERSONALES AHORA ME ENCUENTRO UN POCO MEJOR Y ESPERO ACTUALISAR MAS SEGUIDO
INTENTARE ACTUALISAR LOS MARTES Y LOS JUEVES Y EN CASO DE NO PODER ESOS DIAS SERAN LOS MIERCOLES O VIERNES OK

BUENO MUCHAS GRACIAS POR SU CONPRENCION Y ESPERO QUE LES GUSTEN LOS CAPITULOS LAS QUIERO
BESOS BYE*

ATT: LASA-CULLEN

CITA DE BODA

Photobucket

CITA DE BODA CAP 5*
POR CARMEN*

*NOTA: Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer

Edward

Cuando dimos pasos fuera de la sala de espera, tome mi maleta esperando a que Isabella se alejara lo mas que podia de mi, “como si eso le fuera a servir de algo” cuando mire de reojo a mis hombros vi que estaba justo tras de mi, incluso demasiado cerca, sonrei lentamente, asi que era de las que aceptaba las cosas que le decian sin rechistar, ajuste el paso para que quedaramos hombro con hombro y asi caminamos hasta que entramos en el avion, cuando entramos, vi que mi tiquete marcaba la silla fila 12 silla B, esas eran las sillas que estaban en el pasillo, bueno, suspire, deje mi equipaje de mano en la parte de arriba y me sente, Isabella, que veia detras de mi, señalo la silla antes de que yo me sentara, ella iba al lado de la ventena, le cedi el paso, como caballero que era, y ella lo hizo, pude ver por la rigidez de sus hombros que estaba nerviosa, respiraba demasiado profundo y su pulso temblaba ligeramente, no sabia que era lo que la ponia asi, pero estaba seguro que tenia que ver conmigo, empezo a hablar y le puse atencion educadamente, aunque la verdad no me interesaba en lo mas minimo, pero ella parecia querer hablar asi que le deje que llevara la voz cantante, le sonrei, a pesar de que sus anecdotas no me importaban. Habia una anima casi infantil en su manera de contarla, como si se divirtiera haciendo eso, mire a su cara, que tenia una sonrisa plasmada, pero habia algo en sus ojos que no me dejaba pensar en ella de manera infantil, sus ojos no compartian la alegria de sus mejillas y labios, cuando conto una anecdota de su infancia, comenzo a reir mas desmesuradamente como si aun consevara un vivo recuerdo de esa parte de su vida y reia sin parar, cerro los ojos y rio aun mas, borre la sonrisa de mi cara y me dedique a observar su rostro, cuando se calmo me mio y salio con la pregunta mas insospechada

- y tu? - me dijo con los ojos aun llorosos

- no tengo anecdotas tan interesantes como las tuyas- le dije tratando de zafarme

- vamos- dijo insistiendo- algo debio ser...

pero yo no iba a contarle nada de mi, no me interesaba que me conociera en absoluto

- la mayoría de infancia y adolescencia me la pase huyendo de las amigas de mi madre- dije rapidamente apartando mi mirada de su cara

- lo siento- dijo en voz baja- si te incomoda que te pregunte

- si me molesta un poco- dije, la volvi a observar y parecio encontrar algo que le dio miedo en mi fugaz mirada de oido, la que rapidamente me apresure a eliminar

se quedo callada, y supe que le habia hecho algo, senti una curiosa y pequeña picada en el pecho que supuse era lastima, siguio callada y yo hice lo mismo, mire hacia la pantala de el tv que tenia frente a mi silla y mire la pelicula que daba sin ningun interes, una romanticona que la deje pasar sin ponerle realmente atencion a su contenido, cuando me canse me quite los auriculares y me repantigue en la silla cruzando mis brazos sobre el pecho, cerre los ojos pero no habia pizca de sueño en mi eso era malo, al menos para el monton de trabajo que me esperaba, no importaba si no era esa clase de trabajo igual iba a ser agotador actuar tanto, en especial con esta señorita que mas bien parecia una niñita, conte mis inspiraciones para ver si me daba sueño. Repentinamente senti el trazado de una piel sedosa sobre mi mejilla izquierda, la mano estaba fria pero no por eso me estremeci, me habia tomado por sopresa la suavidad de esa mano, pense que, despues de todo, si estaba frente a una niña, y si lo pensaba bien jamas una mano tan suave habia rodado por mi cara, segui con los ojos cerrados intentando controlar mi cuerpo, que reacciono de la manera mas extraña ante ese ligero roce, pero no de manera desconocida, fue cuando senti los dedos sobre mis labios, estaba como memorizando su forma...por todos los cielos!!!, que demonios me estaba pasando, sin pensar en lo que hacia y rogando por que ella siguiera pensando que estaba dormido, saque mi brazo de su nudo y la atraje hacia mi pecho, si seguia tocandome de esa manera se daria cuenta de mi estado y eso me perjudicaria un poco, especialmente con alguien como ella , senti el hueso suave de su pomulo sobre mi pectoral izquierdo y ella como que se acomodo. No se movio mucho y despues de unos minutos, por lo reposado de su respiracion, supe que estaba dormida, sonrei por lo bajo pero en un rincon de mi mente guarde la sensacion tan poderosa que senti cuando ella me toco pensando que estaba dormido, la archive y la guarde con llave, esperando que alli se quedara olvidada, mi nariz tan cerca de sus cabellos inspiro su aroma, su perfume penetro por mi nariz alertando mis sentidos, ahi estaba otra vez su olor a mujer, era... un shampoo con frutos rojos... era...excitante...inocente...otra vez obligue mi cuerpo a reaccionar y a hundir ese olor femenino en donde ya tenia archivado su tacto, basta cuerpo! Me dije, segui intentando contar ovejas esperando que el sueño me llegara

Isabella

algo me arranco de el sueño, que comodamente estaba teniendo En el las escenas entre Edward y yo eran de los mas censurable, pero eran placenteras asi que no las censure de mis recuerdos, me movi un poco e hice cuenta de todo mi cuerpo senti mi mano que estaba apoyada sobre el musculoso pectoral de quien ese momento hacia de mi almohada, luego mi otro brazo apoyado a un lado y mi cabeza totalmente sobre el pecho de el, senti deseos de besar ese pecho, un deseo irracional, un deseo que una virgen no debia tener, pero estaba segura de que cualquierr virgen de 25 años como yo , harta de ese tabu, sentiria. Pero pense que ya era hora de salir de mi ensoñacion, especialmente cuando escuche a la azafata decirnos que ya era hora de abrochar nuestros cinturones, habiamos llegado, ya estabamos sobrevolando australia, me desperte del todo sintiendo pegajosos los ojos, lo hice rapidamente y note que casi golpeo a Edward en el menton con mi cabeza, dios era una torpe, sin mirarlo arregle rapidamente mis cabellos, pero algo me decia que el si me estaba mirando, cuando volvi a verlo con una sonrisa para disimular, y vi su cara tan inmaculada como si no hubiera dormido nada y hubiera estado todo el tiempo despierto.A ver si me explicaba, mi aspecto debia ser el de una persona que recien se levanta, con los ojos rojos, el cabello desmechado y aliento a barro, pero el estaba tan inmaculado...me meti goma en la boca, ya que no pude lavar mis dientes, me entraron ganas de reñirlo por no haberme despertado antes, pero luego me lo pense ya que, si hubiera interrumpido mis sueños, plagados de el, mire hacia la ventana, y luego senti que el era quien estaba apuntando mi cinturon, le sonrei nerviosamente, tal como me sentia, faltaban pocas horas para ver a mi madre y para saber si la parodia iba a ser creible

aterrizamos en completo orden, y luego bajamos del avion, cuando pase por el lado de Edward, no se si fue mi impresion pero senti que inspiraba con mas fuerza de lo normal, como quien esta tratando de captar un olor especial para grabarlo en la mente, no me volvi por miedo a que viera mi sonrojo y pense que era una tonta por que habia pensado eso,

salimos del avion y como me lo temi estaba haciendo un calor terrible, mientras esperabamos la maleta, me quite el sweater que llevaba y me lo ate a la cintura, me hice al lado de Alice para recibir mi maleta, Cuando la vi, de color azul claro, me acerque a tomarla y senti que la mano de Edward se posaba sobre la mia, aparte bruscamente la mia, al sentirla tan suave grande y viril, y lo mire, vi que sonreia un poco y me decia

- por favor,. Dejeme ayudarla

yo senti pendiente de su boca y luego me obligue a reaccionar, Alice recibio sus maletas y como a mi Jasper la ayudo, coseguimos un carrito y empezamos a caminar hacia la salida

Me acerque a Edward y le di las ultimas indicaciones, lo hice rapidamente pero en terminos mundanos para que quedara claro, esta vez si parecio entender, cuando salimos, empece a hiperventilar esperando que no se me notara, como dije antes mi tiempo se estaba acabando, subimos pero apenas fui conciente de mi y su cercania,, definitivamente me di cuenta de que esto ya se habia salido de mis manos, yo no tenia el control, lo tenia Alice y esperaba que todo fuera bien a partir de ese momento

Alice dio las indicaciones al conductor y salimos hacia la rivera, mire hacia la ventana y senti que Edward me tomaba la mano, lo mire y el me dio un ligero apreton se inclino sobre mi y me dijo

- no te preocupes, todo estara bien

- si...- dije no muy segura pero de alguna manera gracias a el, fortalecida, estaba segura de que el iba a llevar mejor la situacion que yo

a medida que nos acercabamos al lujoso barrio senti que mi miedo crecia, miles de preguntas atolondraron mi cabeza pero tenia la mano de Edward para apoyarme,

finalmente alcance a divisar la casa de mi madre, grande como a ella le gustaba y con su antejardin tan floreado como el que mas.

Alice y Jasper bajaron y el conductor ayudo con las maletas, yo me quede estatica pero Edward tiro de mi brazo para que bajara y cuando estuve fuera poso su brazo sobre mis hombros sin dejar descargar peso en el, a lo lejos divise que habia una cara en la ventana mirandonos y supe que mi madre se iba a enterar pronto. Recibimos las malestas y le pagamos al del taxi. Edward halo de mi otra vez, por que parecia que no era capaz de dar dos pasos seguidos, esto era muy dificil, Alice me alcanzo y mne susurro al oido palabtras de aliento de als cuales entendi casi la mitad. Me bligue a caminar despacio al ritmo de Edward, y elq ue el marcaba y a poner una sonrisa soñadora en mi cara, la puerta cada vez se hacia mas grande y yo cada vez me sentia mas pequeña, cuando llegamos ahi senti el deseo de convertirme en una pelota muy pequeña y salir rodando lejos de ese sitio, pero ya era tarde por que Alice ya habia tocado la campana

Mi madre aparecio en el umbral con un vaporoso vestido de florecillas que no le sentaba nada bien, con una flamante sonrisa miro a Alice y esta a ella y la saludo cortesmente

- Alice...como estas...- mi madre tenia inquina con Alice, ella queria casarla a ella tambien, pero no sabia el motivo por el cual Alice habia dejado a su novio ni que habia estado en una unidad psiquiatrica, para ella Alice era el promedio de chica rebelde solterona que no conseguiria marido, pero se quedo callada cuando Alice introdujo a Jasper a la presentacion

- este es mi novio Jasper Hale- dijo Alice tomandole de la mano y sonriendole

lo que vio tambien lo vio mal, dado que sabia que los Hale eran nuestros primos segundos, Alice le dirigio una sonrisa ensoñadora y mi madre otra vez se quedo sin palabras
cuando Alice y Jasper siguieron los ojos de mi madre se iluminaron al verme,


- Isabella- dijo con aplomo, se inclino a darme un beso y abrazarme cuando lo hizo me dijo- donde esta el?

Auch!! mi madre era el dechado de la imprudencia, me aparte de ella sonriendo nerviosamente y Edward cruzo el umbral y se presento

- mucho gusto señora, me llamo Edward Cullen, soy el novio de su hija, y me encantaria cortejarla.

Esto lo dijo en un perfecto y educado acento que me hizo estremecer, mi madre tambien parecia estar pasando por la misma situacion

- hola Edward...soy Renee...D...Swan- ella extendio la mano y el se la beso con galanteria mirandola a los ojos, sabia el efecto que esa mirada estaba teniendo sobre mi madre, por que habia tenido el mismo efecto sobre mi, - es un gusto tenerte por aca, y como novio de mi hija...ya sabes supongo por que situacion se encuentra ella y ya esta envejeciendo y no se ha casado...- empezo a hablar rapidamente

- madre...- le dije, Dios!! como la odie en ese momento

- de todas formas es un honor tenerte aquí Edward, sigue por favor- ambos empezamos a entrar siguiendo a Alice y Jasper

la casa estaba pintorescamente decorada, el papel tapiz era diferente a como lo recordaba, cuando aun era novia de Mike

- y papa? - pregunte cuando no lo vi por ahi, aun buscandolo

- salio - le dio una sigificativa mirada a Edward y luego a mi como si se tratara de una persona de menor intelecto- espero que sepas conservarlo, tu hermana siempre decia...

mi madre callo, al parecer pensaba que mi hermana no era tema importante, pero yo la contradecia con el pensamiento por que sabia que ella queria hablar de mi hermana, era la que estaba apunto de casarse, y con mi exprometido,

Llamo a su ama y le pidio que nos diera algo de comer, el ama se retiro y ella comenzo a hacerle preguntas a Alice y a Jasper acerca de su relacion, sabia que lo hacia por que estaba dejandonos a Edward y a mi para el final, nos dejaron una serie de ponquecillos y te, yo comi avidamente, parecia que las emociones me abrian el apetito, contrario a otras personas. Vi que Edward tomaba una taza de te solamente

comimos en silencio y luego ella empezo, tal como yo lo pensaba. Aprete la mano de Edward a modo de advertencia

- y dime Edward, donde fue que se conocieron?

- en un casino...- empezo el, rogue por que su memoria fuera igual de buena a su acento- ella estaba en la mesa de poker realizando el mejor juego que he visto en años debo añadir- dijo el levantando su taza a modo de brindis y sonriendo cortesmente - no pude quitarle los ojos de encima, supe que debia conocerla, asi que me acerque y le pedi el telefono, estaba reacia, pero la convenci, salimos un par de veces y...ahora es mi novia – bebio otro sorbo de su te

Bien, pense, si lo recordaba , lo mire y ambos nos sonreimos

- es una suerte que mi hija te encontrara, normalmente es la que menos atrae hombres...- la mire con horror, por que mi madre tenia que manifestar lo que pensaba de mi en voz alta?, senti que la sonrisa que habia exhalado antes resbalaba perdida en mi rostro

- no me sorprenderia que todos los hombres en el casino estuvieran enamorados de su forma de jugar, pero debo contradecirla suegra- me quede helada cuado uso ese paliativo- me enamore de sus ojos apenas los vi, y de su cuerpo tambien...- mi mano temblo, el no podia estar diciendo eso con tanta conviccion, era un actor formidable, mi madre parecio tomar eso por el otro sentido, el sexual, seguramente pensaba que me habia acostado ya con Edward

- crei que querias llegar virgen al matrimonio, Mike...tu hermana dijo...- se callo cuando la mire y cuando menciono a mi hermana senti que mi cuello se contraia y no me pude quedar callada

- lo ultima persona de la que quiero hablar es mi hermana madre, asi que...solo vine aquí por que me lo pediste

- Bella, tu novio esta presente...- dijo ella sin molestarse en bajar la voz, yo era una tonta, pero ella era la mujer mas imprudente que jamas habia conocido
me volvi a Edward y le tome la mano, lo mire a los ojos intentando transmitirle el mensaje que queria


- Edward me ama lo suficiente para entender la situacion, pero no esperes que este contenta
El no dijo nada, solo se quedo mirandome, aunque no pude ver sus emociones. Me puse de pie y le dije a mi madre


- si no te importa desearia irme a descansar, ha sido un viaje muy largo, supongo que mi habitacion seguira siendo la misma y la de Edward...

- Edwad dormira contigo- dijo ella abruptamente

- tu dijiste que los novios no debian dormri en la misma habitacion ..- empece, desesperada, esos por supuesto que no eran mis planes

- los jovenes de ahora no deben dormir separados, vamos vamos, les indicare la suya tambien Alice y Jasper...

nos pusimos de pie, eso no me lo esperaba, especialmente de la conservadora de mi madre, pero supuse que viviendo con la zorra de mi hermana, sus ideas eran mas liberadas, suspire y senti que Edward miraba a mi madre de una manera extraña, como si la odiara...

subimos las escaleras ella nos estaba diciendo cosas que no entendi, en mis planes no estaba compartir la habitacion con Edward, eso traspasaba los limites de la privacidad que habia querido tener respecto a el. Esperaba que no me atacara una combustion espontanea con el.

MIRADA VACIA

Photobucket
MIRADA VACIA CAP6*
POR chubieta.

*DESCUBRIMIENTOS*

*NOTA: Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer.

Me encontraba durmiendo plácidamente cuando alguien saltó sobre mi cama.
- ¡Bella!- chilló una voz familiar.
- Alice…- dije desperezándome- ¿qué haces aquí tan temprano?- gruñí.
- Buenos días, Bella, yo estoy bien, gracias por preguntar- dijo sarcásticamente- ¡He venido a buscarte para que vayamos de compras! Rose nos espera en el auto. Los chicos prefirieron quedarse en casa jugando Play Station- rodó los ojos- pero los veremos al almuerzo.
- Uhm…- suspiré resignada- iré a la ducha… ¡Podrías haberme avisado que venías!- murmuré mientras me dirigía al baño.
- Podría, pero no lo hice- sonrió malévolamente- le diré a Rose que baje del auto mientras tú te arreglas- y Alice desapareció.
Después de unos 20 minutos, me encontraba lista para salir. Nunca antes había salido con tantas chicas, para ser honesta, jamás había salido de compras con alguien que no fuera Reneé.
- Y…. ¿adónde se supone que vamos de compras?- pregunté.
- Al centro comercial- respondió Rosalie- Alice no puede vivir en paz si no va de compras al menos un día a la semana- rió.
- Rose, no es chistoso. Vestirse bien es fundamental- dijo Alice seria- además la primera impresión siempre es por la vista, así que tienes que verte bien. Siempre- se cruzó de brazos.
- Honestamente, yo no soy muy amiga de la moda y esas cosas- dije algo avergonzada.
- Lo sabemos, Bella, por eso vamos de compras. Esto lo estamos haciendo por ti- dijo Alice.
- ¿Por mí?- pregunté con recelo.
- Ya, Bella, no te pongas difícil, simplemente relájate mientras compras con nosotras- dijo sin apartar la vista del camino- así nos demoramos menos y llegamos antes a casa- me susurró, guiñándome un ojo por el espejo retrovisor.
- Es verdad, así veré antes a mi Jazz- dijo Alice con los ojos brillantes- y tú verás antes a mi hermano- le dijo a Rose- Hablando de hermanos… - Alice me miró entrecerrando los ojos- eres muy afortunada, Bella…
- ¿Afortunada?- levanté las cejas sorprendida.
- Sí…- dijo Alice lentamente- anoche Edward dijo dos palabras en la cena…
- Todo un record- agregó Rose, al ver mi cara de incomprensión, me explicó- Bella, como nuestra amiga más reciente- no pudo evitar sonreír al sentir que ya me integraban a su grupo- no conoces a Edward…
- La vergüenza de la familia…- dijo Alice frunciendo los labios.
- Él es de pocas palabras-continuó Rosalie ignorando la interrupción- normalmente gruñe, murmura algo que nadie entiende, mueve la cabeza o dice una palabra en la mesa que es siempre “gracias” cuando le sirven su plato.
- Pero anoche, se alinearon los astros y dijo dos palabras- dijo Alice con fingido entusiasmo- mamá y papá estaban tan emocionados… piensan que es por lo que le dijeron en su cuarto antes de cenar, aunque… - añadió en un tono más arrogante- yo creo que fue por lo que YO le dije- sacudió la cabeza- como sea, al parecer Edward está tratando de cambiar al fin.
- ¿Siempre ha sido así?- pregunté con curiosidad- digo… así de uhm…- me esforcé buscando una palabra- antisocial.
- No…- dijo Rosalie intercambiando una mirada con Alice- antes era diferente, era normal, pero después de lo de Tanya….
- Se hundió en un pozo sin fondo del que no logra salir- completó Alice mientras miraba su reloj- Por cierto, se nos hace tarde, ¡la moda nos espera! ¡Acelera, Rose!
Después de eso, Alice comenzó a hablar de las distintas tiendas que veríamos, del estilo de ropa que cada una tenía y supe que no obtendría más información acerca de esa tal Tanya.


EDWARD POV

Estaba acostado mirando el techo de mi habitación, con los brazos detrás de mi cabeza mientras pensaba una forma de sacar la fuerza suficiente para superar a Tanya de una vez por todas, cuando un suave golpeteo en mi puerta me sacó de mis pensamientos.

- Edward… - dijo mi madre dulcemente mientras se sentaba en mi cama- es hora de almorzar- se acercó a mí y yo puse mi cabeza sobre su regazo como siempre lo hacía cuando venía a avisarme que bajara para comer- hijo, lo que hiciste anoche… - dijo mientras acariciaba mi cabello- tu padre y yo lo valoramos mucho, sabemos que estás intentando cambiar… - me besó la frente- no te rindas, tú eres un buen muchacho y no nos gusta verte sufriendo, necesitas seguir adelante, hijo mío- me consolaba mi madre. Después de un rato de silencio, suspiró y me dijo- Hoy viene Bella a almorzar con nosotros, por favor, trata de comportarte, tus hermanos le han tomado mucho cariño y no quiero que peleen por tu forma de actuar- mi madre me miró triste- ¿Sabes, Edward? Deberías intentar acercarte a ella, ser su amigo, es una buena muchacha y – sonrió con dulzura- al ser nueva, no tiene por qué conocer tu lado triste, podrías empezar de cero con ella y quizás eso te sirva para abrirte con los demás y ser el chico que eras antes- me besó nuevamente la frente, antes de apartarse de mí- te espero abajo.

Vi como mi madre cerraba la puerta y volví a fijar mi vista en el techo. Quizás ella tenía razón… Bella no conocía a Edward, el ogro, aun cuando Emmett, Alice y los Hale, le contaran de mi hermetismo, ella no lo conocía de primera fuente… no parecía tan mala idea partir de cero…

Un poco más animado, me levanté de mi cama y me dirigí al baño. Me lavé la cara y mientras intentaba peinar mi cabello sin éxito, me vi al espejo por primera vez después de meses. No pude evitar asombrarme, mis padres tenían razón, estaba mal. Tenía el rostro demacrado con profundas ojeras, mis ojos, a pesar que eran del mismo color de mamá, eran de un verde mucho más oscuro, tenía la mirada vacía, y mi cabello ya era más cercano al castaño oscuro que a mi color bronce natural. Ahora entendía la preocupación de todos, era más cercano a un cadáver que a un humano.


hola!! espro que les aya gustado las quiero
nos leemos bye*

21/10/2009

CITA DE BODA

Photobucket

CITA DE BODA CAP 4*
POR CARMEN*

*NOTA: Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer

Edward
En al auto procure no mirarla o al menos no mientras ella lo notase, me había sentado con ella en la parte de atrás, disimulo bien la tercera vez que mi mirada se encontró con la de ella, clavada sin razón en la mano que apoyaba en mi pierna, donde tenia un anillo de oro con un grabado, me lo había dado mi madre antes de morir usando las palabras “dáselo a la persona que logre robarte el corazón, como un símbolo de amor”hasta ahora no había encontrado a nadie y dudaba mucho que lo fuera a hacer al menos pronto.


Finalmente entre mirada va y viene llegamos al aeropuerto y me di cuenta en cuanto bajamos que Bella se iba rápidamente junto con el hombre que cargaba las maletas, se había alejado de mi como si yo le diera miedo, y era una sensación extraña ya que yo solía producir otro tipo de “sensaciones” en las de su genero, la mire alejarse y me pregunte que clase de vida había llevado, seguramente había crecido en un colegio de monjas o algo así, tenia la espalda rígida como si llevara un palo de escoba atado a ella, y la verdad había inseguridad en su manera de caminar, eso ya lo había visto antes claro, pero pensé en que nadie que la viera tan alejada de mi pensaría siquiera en que compartimos una relación, si ella parecía querer huir del que era su novio, su hermana tendría un motivo mas para burlarse de ella si descubría la verdad. Al ser conciente de eso me molesto sobremanera la “molestia” que sentí en ese momento, era casi una sensación de lastima por aquella mujercita. Seguramente había sido duro que la dejaran plantada así tan de repente, a mi nunca me había pasado, si era sincero, pero creí entender como se sentía, en fin ya tendría tiempo de explicarle todo lo que debía hacer.

Cuando tuvimos los tiquetes entramos a la sala de espera y nos sentamos como siempre lo mas alejado del otro en la misma silla, cuando la mire para interrogarla vi que tenia la mirada fija al frente y que luego como si lo que viera la dejara ciega, cogio rápida y vorazmente una revista de la mesita de al lado y la planto sobre su rostro de revés. Mire en la dirección que ella acababa de dejar y vi acaramelados a la señorita Brandon y a su novio y caí en cuenta del por que de la actitud e Isabella Swan, debía estar rememorando los momentos que había vivido con su querido novio, si , le era difícil, definitivamente difícil, debía hacerlo llevadero pero se notaba que sufría mas de lo que aparentaba, como pensé antes iba a ser difícil hacer creíble lo nuestro si ella continuaba con esa actitud, vi por la forma de sus blancos nudillos que aferraba con fuerza los bordes de la revista en un intento vano de autocompasión, pero dudaba mucho que leyera al revés a menos que se tratara de un crucigrama cosa que una revista de modas no ofrecía, sonreí de lado, a pesar de todo era divertido ver como huía de su cruda realidad y no es que me regodeara, solo es que lo hacia tan torpemente que me daba gracia, ah en fin, me moví disimuladamente hacia ella y le roce la mano con los dedos, su palo de escoba en la espalda se envaro y de sus labios broto un extraño sonido de sorpresa, puse toda mi mano sobre la de ella que sentí fría, y luego cogi la revista para al menos ponérsela al derecho y la mire a los ojos tratando de brindarla algún tipo de consuelo, el que ella quisiera tomar. Ella se quedo mirándome fijamente por unos momentos como si la sorprendiera mi acción lo cual me llevo a pensar que su ex novio era un completo bastardo con ella, sacudió la cabeza lentamente como si despejara una idea absurda y me dijo en voz baja para que la señorita Brandon no lo notara

- lo siento-

Centre mi mirada en ella y me acerque un poco mas, despacio, sin ninguna intención de asustarla, pero hablando casi en su mismo todo de voz

-vamos a tener que practicar mas acerca de nuestra distancia Isabella

Escuche que un sonido muy parecido al anterior salía de su garganta y que hiperventilaba un poco, vi que una risa temblorosa se daba de lado en sus labios y yo me pregunte a mi mismo por que demonios le estaba mirando la boca

- no me gusta mi nombre así que deberás llamarme Bella frente a todos, deberás llamarme Bella todo el tiempo- explico, para ser sinceros a mi me gustaba ese nombre, el completo, pero Bella me gustaba mas así que le dije para adularla, no como el gigoló, sino como el hombre educado que mi madre había pretendido que fuera

- Bella…- sentí que se estremecía un poco - hermosa en italiano…me parece bien…te hace honor-

Súbitamente el color en sus mejillas aumento y eso me pareció tan desnudo de artificio que la mire por largo rato, a tiempo que me decía no se que acerca de que era un maestro en el arte…y luego me dijo algo que le sonó como a niña haciendo preguntas en clase

- si quiero hacer de esto algo creíble cual debería ser mi comportamiento?

Lo pensé por unos segundos, me estaba pidiendo una lección y, como hombre, quería dársela, me llevo eso a creer que mi suposición de que había sido criada en un colegio de mojas o algo así era mas que cierta, y estuve también seguro de que no había estado con su novio, seria virgen?

- bueno...- dije lentamente- …nuestra distancia no debe ser mucha, como ya te dije, nuestras manos...- baje la mirad y vi la suya cerca de la mia, se la toque con la punta de mis dedos, que sintieron la suavidad y la fragilidad de sus nudillos. Vi que sonreía pero esta vez no había curiosidad ni nada por el estilo en la sonrisa, era el tipo de sonrisa que se daba cuando alguien aceptaba algo triste y resignadamente , le di un lento apretón en la mano para que me pusiera atención, seguí con la lección

- debes mirarme a los ojos por que se supone que hay confianza en nosotros, no debes temblar cuando estoy cerca- me moví en la silla hasta quedar muy junto a ella, para que su olor de mujer empezara a penetrar por mi nariz, sentí que tembló – y debo susurrarte cosas al oído para que todos crean que tenemos la confianza e intimidad para hacerlo

bueno si que parecía un pajarillo, temblaba por todo bajo la cabeza ante mis palabras, pero acababa de decirle que debía mirarme a los ojos y no lo estaba cumpliendo, tome su mentón en mi mano y la obligue a mirarme, si bien iba a intentar algo mas atrevido, ella lo había pedido, solo la estaba instruyendo aunque era de lo mas interesante, era como estar en la cama con alguien sin experiencia y darle lecciones sobre como sentir placer, bueno la iba a besar, los novios lo hacían y debíamos ensayar cuanto antes ya que al parecer tiempo era lo que no teníamos me incline un poco hacia ella

- no te vayas a apartar cuando haga esto, o si no todo se ira al traste- le dije sobre su boca, esa que había estado mirando antes, era una boca inocente, parecía casi de niña, pose mis labios sobre los de ella y en ese momento recibí el beso mas extraño de mi vida. Normalmente toda ,mujer a la que besaba se lanzaba con la boca abierta exigiendo mas pero ahí estaba yo besando la fina línea comprimida de su boca, tan fría como su mano, eran labios suaves y pequeños, pero sabia ya por su textura y su forma que era una boca diseñada para los besos, quería mas y no sabia por que así que intente hacerlo mas apasionado pero ella se aparto al instante completamente aterrorizada, maldije a su novio una vez mas

- ya tendremos tiempo…- dijo para intentar disimular luego vi que lo decía en serio ya que miro hacia el frente donde aquellos dos tórtolos aun no habían terminado lo suyo, se sentó y se aliso la inexistente arruga de los pantalones que llevaba y miro hacia el frente ignorándome, pero yo había visto…ahora era mas que conciente…y lo iba a descubrir tarde o temprano

Bella
Cuando nos llamaron al abordaje me puse de pie, pero contrario a lo que mi voluntad me dictaba no me mantuve a mas de dos pasos de Edward, esto pareció gustarle y pensé que pensó que su lección había tenido efecto en mi, y si tenia razón a pesar de ser por un motivo distinto, el beso…aquel beso tan casto como los que siempre compartía con Mike, pero el había intentado llegar a mas y yo como una cobarde me aleje, si antes mi curiosidad era mínima ahora lo era mas, no se por que me entraron esos calores y prisas por acabar de una vez con la condenada virginidad, el motivo casi final por que el Mike me había dejado, si me desinhibía estaba segura de que conseguiría un novio que me quisiera, si me hacia una experta en el sexo, ataría al hombre para siempre si…


“un momento” acaso mi puritana y estupida mente acababa de pensar eso?, era yo quien estaba pensando todos esos pensamientos calientes?, mire al hombre que había a mi lado, de el manaba un poder sexual del que nunca había sido conciente, tal vez por que Mike no lo tenia….Mike….Mike , el maldito…me había dañado todo, quería confiar en que algún día encontraría a alguien que me amara, pero el amor en esta época de la vida ya no existía y no lo iba a encontrar, existía la convivencia pacifica y los acuerdos matrimoniales, pero la gente ya no veía y mi terca mente se negaba a creer que dejo de existir, el amor

Pensé que ahora el sexo era la base de todo….bien que así fuera

“ya basta” sentí que la espalda me sudaba e intente calmarme, era más que suficiente.

Entramos al avión y me toco compartir silla con Edward por que evidentemente ella quería tener a Jasper para si

Me senté al lado de la ventana y sonreí a Edward para que no se sintiera tan incomodo como yo en esa situación, el amablemente se poso a mi lado y me sonrió igual, de repente sentí que podía Confiar en el sabiendas de que era la ultima persona en la que me permitiría confiar, pero ahí estaba sonriéndole y con ganas de contarle toda mi vida para que entendiera mis razones, supe que necesitaba un amigo del sexo opuesto para que me entendiera, el no se lo contaría a nadie, nunca hablaba de sus clientes o eso suponía yo.

Empecé por la conversación convencional, como había crecido y mis viajes…pareció interesado así que me explaye toda, y debo decir que cuando eso pasaba si alguien me tapaba la boca las palabras se me empezaban a dibujar en la cara, o brotaban de las partes mas insospechadas de mi cuerpo

- entonces mi madre me tuvo que limpiar por que todo el contenido de la taza lo tenia como mascarilla en mi cara

Dije sin pensar, esa vergonzosa experiencia de la niñez, pero mi memoria funcionaba bien y empecé a reírme sin control, aun me causaba risa acordarme de ello, y seguí riendo sin saber si estaba aburrido incomodo o lo que fuera. Cuando me calme lo sorprendí otra vez mirándome fijamente como si quisiera ver algo mas de mi que la simple cara y la piel que cubría a esta…

- y tu?- le pregunte, prácticamente acababa de contarle todo

- no tengo anécdotas tan interesantes como las tuyas.

- vamos algo debió ser…

- la mayoría de infancia y adolescencia me la pase huyendo de las amigas de mi madre- dijo simplemente como restandole importancia, lo mire intentando descifrarlo tal como el hacia conmigo pero si me era difícil leer a Mike mas con el

- lo siento, si te incomoda que te pregunte….

Se volvió con una mirada severa y me dijo

- si me molesta un poco- tan rápido como llego su mirada se marcho, y me tranquilice, que un hombre que siempre tuviera la expresion tan serena y que de repente apareciera esa mirada asesina era aterrador al menos para mi

Me quede callada en ese momento por que sentí que la había pifiado. El no hablo mas y eso me hizo ver que si se sentía incomodo cuando le hable de mi vida, no se por que saque esa conclusión y me lastimo un poco

Cuando el sol se poso sobre mi ventana deje que la luz me diera para calentarme el rostro, tenia la piel fría desde hace tiempo supuse que era debido a los nervios, la verdad no había comido nada, pero ni falta me hacia…no quería que el nerviosismo me hiciera vomitar, no dejaría que mi estomago se pusiera en ridículo

Me dio sueño, así que me recosté en la silla aun con la cara hacia el sol…esperando una vez más que todo saliera bien

no se cuantas horas pasaron pero cuando desperté y fije solo mis ojos en el azul del océano, supe que m tiempo al fin había llegado a su fin, ya estaba camino allí y no había marcha atrás y no había nada que pudiera hacer, excepto tal vez saltar de un paracaídas y ahogarme en el océano y que en vez de llegar con mi presencia a la casa de mi madre llegaran con mi ramo de flores de entierro, o bien me podía asar en el horno del avión y todos lo considerarían un accidente….ah dios en que estaba pensando, estaba mas niña que de costumbre, me di la vuelta y vi a Edward en la silla estaba reclinada y toda la longitud de su cuerpo salto a mis ojos, dormido se veía peor de guapo, su expresión serena, como si nada ni nadie le preocupara, sus brazos poderoso cruzados sobre el pecho…era definitivamente un hombre de los buenos, buenos…ojala el que me consiguiera fuera aunque sea la mitad de lo que Edward era…sin pensarlo saque mi mano fuera de la cobija y pase mis dedos sobre su mejilla, debió notar lo fría que estaba mi piel ya que se estremeció un poco pero no llego a despertarse…su piel era limpia, fina como el…desearía…

Toque sus labios con un mínimo roce recordándolos sobre los míos

no supe se estaba despierto o dormido, pero uno de sus brazos de desenrosco de su pecho y me tomo de el hombro para hacerme caer con fuerza sobre su pecho…cuando mi mejilla dio contra ahí fui conciente de sus músculos y de su dureza…me estremecí, eso no tenia nada que ver con la flacitud de Mike Newton, nunca seria tan perfecto…en ese momento lo sentí mío, al menos así, y me imagina despertar en una cama en esa posición pero sin nada de ropa en nuestra unión…

Me quede quieta para no despertarlo y me removí para acomodarme mejor, lo hice, conseguí comodidad como si ese pecho amplio y poderoso estuviera diseña
do para sostener mi cabezota, sonreí y me volví a dormir, dando gracias al cielo por encontrar comodidad al menos por ahora.


MIRADA VACIA

Photobucket
MIRADA VACIA CAP5*
POR chubieta.


*LA CENA*

*NOTA: Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer.


BELLA POV
Me encontraba aún sentada en el sillón del salón mientras Alice y Jasper trataban de hacerme sentir mejor, diciéndome que no era mi problema que Edward fuera así y que no era algo personal, ya que mostraba el mismo comportamiento hosco con todos, pero aún así no podía evitar sentirme mal, no estaba acostumbrada a tratar con gente tan hostil como Edward.
De pronto, sentí que los padres de Alice venían bajando las escaleras, Esme venía sollozando mientras Carlisle la tomaba por los hombros y le murmuraba algo al oído, vi como ella asentía y se dirigía a la cocina.
- Iré a buscar a Emmett y a Rosalie al jardín, - dijo Carlisle- Jasper ¿podrías acompañarme? No estoy seguro si Rose logró calmar a Emmet- nos miró a Alice y a mí- ustedes ¿podrían ayudar a Esme con la cena?
- Claro- dijimos mientras nos dirigimos a la cocina. Esme estaba preparando una lasaña que olía exquisito, pero su expresión seguía siendo triste, Alice también lo notó.
- ¡Ay, mamá! – corrió a abrazar a Esme- Tú sabes cómo es Edward, él es el que no quiere cambiar, no te culpes. – Alice la consolaba- Por favor, no me gusta verte así… arriba el ánimo…- dijo suavemente- la comida huele exquisita, iré a llamar a Edward, sea como sea, es su plato favorito y vendrá a cenar con nosotros, ya verás- la besó en la mejilla y fue escaleras arriba.
- Bella… -me dijo Esme cuando Alice se fue- perdona todo lo que sucedió, creéme que Edward no es así, es sólo que…. – suspiró agobiada- ha sufrido tanto… que se construyó una pared tan dura en torno a él… que ningún especialista ha podido derribar…- sacudió levemente la cabeza y me sonrió- ¿seguimos con la cena?
- Claro, huele delicioso- sonreí.

EDWARD POV
Estaba de pie mirando por la ventana, pensando en lo que me habían dicho mis padres. Sabía que tenían razón, pero me resultaba tan difícil cambiar, era como si todo lo que había sucedido con Tanya me había herido de una forma tan grande que ahora era incapaz de sentir algo. Como alguna vez me dijo Emmett, tenía la misma sensibilidad de una piedra. Sin embargo, no era algo que me ofendiera, sólo que a veces me molestaba un poco sentirme tan ajeno a la realidad, tan ajeno a mi propia familia. Estaba ensimismado cuando la puerta de mi cuarto se abrió de sopetón.
- Edward Cullen- Alice se cruzó de brazos frente a mí, para ser tan enana me dio miedo- ¿en qué diablos estabas pensando?
- Sinceramente…. En ponerle llave a la puerta- dije desafiante. Alice me golpeó en el pecho con toda la fuerza que tenía, sólo logró hacerme trastabillar un poco, era mejor que enfrentarse con Emmett, él de seguro me rompía todas las costillas.
- No puedes seguir así, mamá sufre por tu culpa, siempre es lo mismo. ¡Siempre nos dejas en vergüenza! Ellos hablan contigo y tú con tu actitud de “oh soy un resentido social” les dices que tratarás de cambiar y nunca lo haces. Yo no sé que están esperando para internarte en el manicomio. - Alice hablaba furiosamente- ¿No te das cuenta, Edward, que lo que tú haces nos afecta a todos? Por fin, tengo una amiga nueva y tú ¿qué haces? ¡La espantas! ¡Bella, debe pensar que tengo de hermano a un cavernícola!- tomó aire y añadió en un tono más suave- Tienes que superar lo de Tanya… sabemos que te hirió mucho, pero hay más peces en el mar, tienes que vivir Edward…- sacudió su cabeza y se dirigió a la puerta- Por cierto, mamá hizo lasaña, te esperamos abajo y… - frunció el ceño- cambia esa cara- y cerró la puerta de un golpe. Por muy molesto que estuviera, sabía que ella y mis padres tenían razón, debía superar lo de Tanya, aunque cada vez que pensara en ella sintiera que me destrozaba por dentro y mi respiración requiriera más esfuerzo del necesario. Así sin más, tomé aire y me dirigí al comedor.

BELLA POV
Estábamos todos sentados en torno a la mesa oval de los Cullen. Alice me dijo que me sentara entre ella y Edward, ya que ese puesto siempre estaba vacío, según Emmett debido a que “nadie quiere sentarse cerca del ogro”, no pude evitar soltar una risita mientras me sentaba.
- ¡La lasaña está deliciosa! – dijo Alice, mientras Emmett comía como si el mundo se fuera acabar hoy.
- Es mi plato favorito- le dije, mientras sonreía a Alice.
- Es el favorito de Edward también- me sonrió Esme.
- ¿En serio?- pregunté sorprendida, y no pude girar mi cabeza hacia Edward, quien miró a su madre y luego a mí y dijo: “Sí”- dijo cortante, y se concentró nuevamente en su comida. Yo me sonrojé levemente e hice lo mismo. Pude notar como un silencio sepulcral invadía la mesa, hasta que Carlisle rompió el hielo preguntándome:
- Y Bella, ¿cómo ha sido tu semana?- preguntó amablemente.
- Bien, gracias, pensé que me costaría más adaptarme, pero no ha sido tan difícil- dije sonriendo a mis nuevos amigos.
- Me alegro- me sonrió- Esme, dijo que eras compañera de Jasper y Emmett- comentó.
- Sí, en el centro deportivo, en el instituto ellos van un año antes que yo- sonreí.
- Sí, pero Bella no practica rugby, así que técnicamente no es tu compañera- acotó Jasper mirando a Emmett.
- Bueno…. – rodó los ojos y empezó a reclamar, pero Rosalie rápidamente lo interrumpió.
- Bella practica natación- dijo mirando a Carlisle, sonriendo.
- ¿Natación?- preguntó una voz a mi lado. Me giré hacia Edward para responderle.
- Sí, obtuve la Beca al Mérito Deportivo en el Centro Deportivo de Forks- le sonreí, él miró de reojo a toda la mesa que lo miraba con expresiones que iban desde la incredulidad hasta la esperanza.
- Oh- fue todo lo que dijo para concentrarse nuevamente en su plato. A partir de eso, Edward se aisló en su burbuja personal y la conversación siguió como si él no estuviera ahí. Cuando terminamos de cenar, Rosalie y Jasper se ofrecieron a llevarme a casa, no sin antes prometerle a Alice que estaría ahí nuevamente mañana.

EDWARD POV
Estaba sentado en mi puesto de siempre, en mi propia burbuja como siempre cuando sentí un chillido lo suficientemente fuerte para sacarme de mi abstracción.
- La lasaña está deliciosa! – dijo Alice, mientras Emmett se devoraba su plato.
- Es mi plato favorito- dijo la nueva amiga de la enana, que para su mala suerte tuvo que sentarse al lado mío.
- Es el favorito de Edward también- sonrió mi madre mientras me dirigía una rápida mirada.
- ¿En serio?- preguntó Bella sorprendida, y mirándome como si esperara una respuesta de mi parte. Vi de reojo a mi madre y recordé las conversaciones con mis padres y Alice y le respondí, haciendo un gran esfuerzo: “Sí”-había respondido, y de pronto, la mesa quedó en silencio, Emmett me miraba con la boca abierta, Rosalie enarcó una ceja, Jasper y Alice se sonrieron, mientras mis padres simplemente se miraron, hasta que papá rompió el silencio.
- Y Bella, ¿cómo ha sido tu semana?- preguntó.
- Bien, gracias, pensé que me costaría más adaptarme, pero no ha sido tan difícil-respondió la muchacha.
- Me alegro- respondió papá- Esme, dijo que eras compañera de Jasper y Emmett-.
- Sí, en el centro deportivo, en el instituto ellos van un año antes que yo- explicó.
- Sí, pero Bella no practica rugby, así que técnicamente no es tu compañera- dijo Jasper. Emmett en un típico gesto de él rodó los ojos y empezó a reclamar, pero fue interrumpido por Rosalie quien dijo: “Bella practica natación”
- ¿Natación?- pregunté sin poder contenerme.
- Sí- se giró para responderme- obtuve la Beca al Mérito Deportivo en el Centro Deportivo de Forks- y me sonrió. De pronto me di cuenta que toda la mesa me miraba, odiaba tener tanta atención. Sólo atiné a decir: “Oh” y volví a concentrarme mi plato, mientras seguía comiendo, empecé a razonar por qué todos me miraban extrañados, y después de mucho divagar entre los escasos recuerdos que lograba retener de mi familia, me di cuenta que esta había sido la primera vez que hablaba en la mesa desde hacía meses. Y luego de ese pensamiento, me perdí en los míos con Tanya….

15/10/2009

CITA DE BODA

Photobucket
CITA DE BODA CAP3*
POR CARMEN*

NOTA: Todos los perso*najes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer.
Bella
Llegamos al aeropuerto con casi dos horas de anticipación, en el auto me toco al lado de Edward, a quien descubrí mirándome muchas veces. Su mano estaba apoyada sobre su rodilla, vi que tenia una sortija dorada con un grabado sobre ella, en el dedo meñique, que no identifique, pero tampoco le iba pedir que me lo dedujera, luego mire por la ventana para que el no viera mi sonrojo, ningún hombre había producido tal efecto sobre mi
Llegamos y el sonido de los aviones se sumo a nuestro silencio
Bajamos del auto las maletas, un hombre vestido de uniforme vino a auxiliarnos, nos recibió el equipaje. Entramos y Alice se encargo con Jasper de los tiquetes. Yo procure caminar alejada de Edward pensando a la vez en que ese tipo de distancia no podía darse entre nosotros si queríamos hacer de esto algo creíble, bah ya tendría tiempo para pensar en esto en el avión.
Cada uno tomo su tiquete y el hombre del carrito nos acompaño hasta la sala de espera, al llegar allí se fue deseándonos buen viaje.
Alice se sentó con Jasper al lado y se tomaron de la mano, paso cerca de un minuto antes de que empezaran a besarse.
Me sentí incomoda cuando los vi, ya que no pude evitar recordar mi vida con Mike, respire profundo y baje mi mirada, para mi suerte vi que había una mesilla cerca sobre la cual reposaban algunas revistas, tome la que mi mano primero alcanzo, la abrí y la puse frente a mi cara sin prestarle verdadera atención. No era una envidiosa, pero me sentía intrusa y sin derecho de arruinar ese momento entre Alice y Jasper.
Permanecí así cerca de dos minutos cuando sentí que una mano calida se posaba sobre la mía, di un respingo al notar los dedos de la mano de Edward que rozaban la mía y luego tomaban la revista que yo, supuestamente, estaba leyendo para ponerla al derecho. Solté otro respingo y lo mire sin poder evitarlo, era increíble que se hubiese dado cuenta, ni siquiera Mike había sido capaz de ver mis verdaderas emociones cuando me sentía herida o incomoda. Sus ojos incluso parecían más claros bajo esta luz sobre nosotros, me perdí por unos segundos en ellos, y luego me obligue a reaccionar. Seguramente era el y el tipo de vida que llevaba pero me atraía un poco, claro que, bueno, quien no se sentiría atraída por un hombre así?
- lo siento- murmure para que ni Alice ni Jasper se diera cuenta
El se acerco un poco más a mí y me dijo también en voz baja
- vamos a tener que practicar mas acerca de nuestra distancia Isabella
Suspire entrecortadamente, vaya!, jamás me había gustado como sonaba mí nombre, ni siquiera en mis labios, pero ahí estaba el, pronunciándolo como si nada, dándole un toque de profundidad nada propio de nadie, sonreí un poco tratando de disimular mi turbación y le dije
- no me gusta mi nombre así que deberás llamarme Bella frente a todos, deberás llamarme Bella todo el tiempo
- Bella…- dijo y otra vez temblé- hermosa en italiano…me parece bien…te hace honor
Me sonroje mas, si es que eso era posible, seguramente estaba ensayando sus adulaciones conmigo pero aun así me pareció sincero, seguramente era un yoda de las mentiras, su trabajo se lo debía exigir. Aun así agradecí el cumplido, el mayor que había recibido de Mike era “estas bonita”
- eres muy maestro en esto, debes tener mucha experiencia
El no dijo nada se limito a mirar hacia el frente luego le dije para aclarar la repentina tensión
- si quiero hacer de esto algo creíble cual debería ser mi comportamiento? – lo rete, aunque lo que decía era cierto, mi experiencia era muy limitada, yo siempre andaba por ahí de la mano de Mike pero nunca llegamos a algo mas lejos que unos simples besos, tal vez por eso también me había dejado, por que Jessica le había dado lo que yo no me había sentido en confianza de darle, mi cuerpo jamás usado
- bueno...- dijo el lentamente…nuestra distancia no debe ser mucha, como ya te dije, nuestras manos….
Mire la suya que bajo hacia la mía, hacia tiempo que había dejado la revista, me acaricio por un momento los nudillos y luego poso toda su palma sobre el raso de la mía. Era una mano grande tibia y casi reconfortante, sonreí tristemente, sin poder evitar comparar a Mike con Edward, si Mike me hubiera querido ahora todo seria distinto, si yo no hubiera sido tan cobarde…sentí que la mano de Edward apretaba mas la mía, lo mire a los ojos
- debes mirarme a los ojos por que se supone que hay confianza en nosotros, no debes temblar cuando estoy cerca- el corrió sus caderas en la silla hasta que estas rozaron las mías, sentí que me estremecía…vaya! Si que era un maestro – y debo susurrarte cosas al oído para que todos crean que tenemos la confianza e intimidad para hacerlo
“tener intimidad” la sola idea me sobrecogió, no debía negarlo, tenía curiosidad, pero supuse que eso tendría un alto costo, además no tenía por que estar pensando en esas tonterías, era el que me nublaba la mente
- si supongo que si- dije con la cabeza gacha en ese momento sentí que la mano de Edward volvía a la carga pero esta vez con miras hacia mi mentón que subió lentamente, me obligo a mirarlo, cuando lo hice vi que tenia la mirada sobre mi boca
no te vayas a apartar cuando haga esto, o si no todo se ira al traste- dicho esto bajo su boca y me beso
Sentí que me mareaba, tenia los labios suaves y tibios, tanto así que los míos me parecieron lija comparados con los suyos, pero el no pareció darse cuenta, normalmente a lo de mi reacción me hubiera apartado al instante, pero estábamos ensayando para eso así que no lo hice, deje que me besara como el quisiera, fue un beso fresco e inocente al principio, pero cuando sentí su lengua presionando la rígida línea de mis labios decidí apartarme ahora si, reí nerviosa y le dije
- ya tendremos tiempo…- vi que Alice y Jasper continuaban en lo suyo y desee que ese avión maldito nos dejara abordar de una vez, escuche una risa profunda y contenida de Edward y me sentí aun mas tonta
Ojala que al avión no se retrasara mucho
Edward
Vi el auto de la que supuse seria la señorita Brandon, al lado de ella había un chico casi de su misma edad, rubio, estaba ahí para recogerme y llevarme a conocer a la mujer esa.
Subí y salude cortésmente como era m costumbre con los clientes, claro que ahí mi clienta no estaba, decidí llevar poco equipaje pero aun así mi maleta me parecía pesada, los mire y era evidente que eran pareja
La señorita Brandon comenzó a hablarme de la historia detallada de Isabella Swan, sin pensarlo tuve lastima de ella, una mujer rechazada era una mujer que sufría, las muchas que había conocido así lo manifestaban. Grabe los detalles importantes, intentando ignorar las palabras “bastardos” “malditos” e “hijos de puta”, que brotaban amargamente de los labios de la señorita Brandon, vi que el hombre al lado de ella, quien había dicho que se llamaba Jasper, la miraba compareciente, el estaba al corriente de todo
Finalmente después de una hora de camino llegamos a el solariego de una casa, era evidentemente adornada por una mujer, tenia muchos rosales, y había muchos duendes, también rosados en el antejardín, bajamos del auto y la señorita Brandon fue la primer en acercarse a la puerta, era evidente que apreciaba mucho a la señorita Swan, cuando entro al abrir la mujer, esta se le lanzo al cuello y le dijo no se que cosas, me quede tras de Jasper para ser el ultimo en entrar, aunque a través de sus cuerpos identifique el cabello marrón de la que se suponía seria mi novia, cuando Jasper paso y ella se volvió me encontré ante la mujer mas sencilla y natural que había visto, no llevaba casi maquillaje y su ropa era mas grande que las proporciones de su cuerpo, mire hacia su cara nuevamente y vi sus ojos achocolatados, su piel blanca y pecosa… nuevamente la mire de arriba abajo intentando descifrar la forma de su cuerpo, era algo que hacia mas por costumbre, muchas mujeres me decían que les agradaba que alguien las mirara de ese modo, pude ver que ella se percataba de mi mirada y solo dije
- buenos días- en mi tono educado, la había perturbado, el rubor de sus mejillas la delataba, no estaba acostumbrado a esto ya que el mayor sonrojo que había visto en una mujer era cuando irrumpía en su cuerpo, no cuando dirigía una inocente mirada evaluadora, aquella que ella en ese momento me estaba devolviendo, mirando desde mis zapatos hasta mi cara
- Bu…bu…buenos…-, me dijo tartamudeando, estaba acostumbrado a este tipo de reacción
Vi que tras ella salía la señorita Brandon, quien hizo las presentaciones, ella pareció estar más conciente por que dijo en voz baja
- Hola Edward, por favor sigue, partiremos en cuanto hayan tomado algo de te
Asentí y entre como ella lo pidió, camino rápidamente a la sala, señalándome un puesto y luego desapareció tras la cocina nerviosa a preparar lo que nos había ofrecido, seguí mirándola intentando adivinar la forma de su cuerpo, pero nada se revelaba ante mi salvo su caminar falto de seguridad
Nos trajo el te y se marcho rápidamente hacia la cocina otra vez, sin decir una palabra, debía estar nerviosa vi que la señorita Brandon la miraba y negaba con la cabeza
- debe estar alterada por lo que le espera en la boda de esos traidores
- creí que era por que me veía como un desconocido
- eres un desconocido Edward…
- le parece bien que hable con ella, ya sabe para conocernos mejor?
La señorita Brandon me miro y pareció confiar en mí ya que dijo
- si creo que eso estaría bien
asentí otra vez y tome mi taza ya vacía para llevarla a la cocina donde Isabella se estaba ocultando, cuando llegue allí vi que estaba lavando los platos, tenia el sweater arremangado y pude ver su blanca piel y delgado antebrazo, ella termino de lavar el plato y se dio la vuelta supuse que para guardarlo, se encontró con mi mirada y soltó el plato repentinamente, en el suelo este retumbo con dos sonidos diferentes, el que se produce cuando choca en el suelo y el que se produce cuando se golpea un pie, le había dolido eso era evidente, se dio la vuelta para que no la viera y una sonrisa trepo por mi cara sin haberla yo llamado, pero vi que tendía la mano para que le entregara la taza
En vez de eso puse la taza sobre la mesa
- la señorita Brandon me autorizo a que hablara con usted de ciertos aspectos- inicie dado que ella no parecía dispuesta, corrí la silla y me senté en la mesa, floral y cuidada como todo allí
En algún momento determinado supuse que el dolor había remitido y se dio la vuelta para mirarme, con un vaso con agua en las manos, me hablo
- no es que le cuente mí vida a desconocidos, pero supongo que contigo debo hacer una excepción, ya que se supone que me conoces bien , en todos los aspectos de mi vida
En cuanto dije esto me pregunte a que aspectos se refería y no pude evitar mirarla otra vez intentando averiguar que era lo que estaba intentando ocultar, tratando de darle alguna forma a su cuerpo, intentando conocerla al menos de esa forma, al parecer se dio cuenta de mi mirada y supe, sin saber como en realidad, que sabia en que estaba pensando yo, se lo dije para ahorrarle el trabajo
- déjeme evaluarla, debo conocer al menos la parte superficial de su cuerpo para hacerme una idea, después de todo la conozco en “todos” los aspectos…-
vi que bajaba la cabeza y me contaba a versión de la historia que yo había escuchado ya de los labios de la señorita Brandon, pero pude ver por el agua que el pulso le temblaba y que el sonrojo se desvanecía solo por momentos, mire su pulso y me quede admirando la longitud de su cuello, la piel que lo cubría era muy bonita y le concedía cierto aire de reina, no se por que pensé eso pero cuando ella me miro se dio cuenta de donde estaba mi mirada y bajo su cabeza para que mis ojos la miraran a ella, a su cara
- es suficiente...- dijo lentamente
Deje de mirarla súbitamente conciente de que no le agradaba que lo hiciera mas bien le transmití algo que venia pensando desde hacia tiempo
- me parece bien que quiera dar la cara…- la consideraba valiente era cierto
soy solo una cobarde que tiene que comprar compañía- dijo ella como si se sintiera mal consigo misma
- aun así creo que ha pasado muy poco tiempo desde su ruptura algo que debió ser difícil para usted
Ella trago y dijo
- si…pero…quiero demostrar que no soy…lo que en realidad soy…una ardida vengativa y tonta- dijo aun mas resentida que antes, pensé en ella y su vida y solo pude decir para consolarla un poco
- las mujeres son especiales, cada una a su manera, estoy seguro de que algún día ese Mike se va a dar cuenta
- no lo creo así, después de todo me dejo, mi hermana es una mujer muy guapa, es rubia y es el sueño de cualquier hombre- paro en ese momento y supe que le era mas doloroso y odioso hablar de su hermana, definitivamente supe que la odiaba por quitarle el novio y luego empezó a hablar mas firmemente, de repente me sentí como si estuviera en el colegio y la maestra estuviera dictando la lección - se que te gustara pero debes hacer un esfuerzo, por mi…se supone que te llevo para que me ames, no para que actúes de viejo verde mirando a otras y menos a ella
La mire a los ojos preguntándome si tenia tan poca confianza en si misma como lo parecía y deduje que tenia razón, su autoestima debía estar por los suelos, empezó a hablarme de cómo se suponía que nos habíamos conocido y de lo que iba a ser nuestra relación ante su madre, la escuche a medias pero ya tendría oportunidad de preguntarle otra vez
Esto tenía pinta de ser muy interesante

MIRADA VACIA

Photobucket
MIRADA VACIA CAP 4*
POR chubieta.
*CONOCIENDO A LOS CULLEN*
*NOTA: Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer.
BELLA POV
Después de una larga discusión en el Jeep de Emmett, llegamos a la casa, mejor dicho, mansión de los Cullen, la cual se encontraba inmersa dentro de un gran bosque. La casa, aun cuando era lujosa, era acogedora, se podía respirar un ambiente familiar. El paisaje era precioso, el lago que había cerca de allí….
- ¿Qué opinas?- preguntó Alice.
- Es…. Bellísima- respondí.
- Espera ver adentro, es más bonita aún, y no lo digo porque yo viva aquí- dijo Emmett.
- Nos bajamos del auto, y entramos a la casa donde una mujer de cabello caramelo y grandes ojos verdes nos esperaba sonriendo. Debía ser la señora Cullen.
- ¡Mamá!- chilló Alice- mira quién vino con nosotros- Alice tiró de mi manga y me acercó a ella- esta es Bella, es compañera de mi Jazz en el centro. Es nadadora!- dijo más orgullosa que yo misma.
- Hola Bella, soy Esme- dijo con una sonrisa maternal.
- Hola, Sra. Cullen- dije tímidamente.
- Preferiría que me llamaras Esme- respondió mientras Emmett rodaba los ojos.
- Se siente más joven- susurró Emmett en mi oído.
Después de saludar a Esme, nos instalamos en el living a jugar X-box, mientras comíamos todas las provisiones de Alice. Estábamos todos gritando mientras Jasper y Rosalie jugaban, cuando Esme apareció con un plato de tortitas recién preparadas.
- ¡Mamá! ¡Eres la mejor!- dijo Emmett, levantando a Esme con un gran abrazo, mientras se comía tres tortitas de una sola vez.
- ¡Emmett! ¡Déjala en el piso!- reclamó Alice- yo también quiero tortitas, además tienes que comportarte frente a los invitados- Alice quitó el plato a Emmett y me ofreció unas tortitas- quieres, Bella?
- Ehm…- titubeé.
- ¡No te preocupes, Bella! ¡Mamá nos puede hacer más! – dijo Alice con una sonrisa comprensiva.
- Esme tiene una pastelería- dijo Rosalie sin apartar la mirada del juego.
- Oh, en ese caso, tomaré una- dije sonriendo.
- ¿Qué es todo este alboroto?- dijo un hombre mientras abrazaba a Esme por la espalda- Los gritos se escuchan desde afuera.
- ¡Papá!- dijo Alice- ¡tienes que conocer a Bella! Es nueva…
- Es mi compañera en el centro- dijo Jasper
- Y es nadadora- dijo Emmett con una gran sonrisa.
- Oh, Bella es un placer- dijo el padre de los Cullen, sonriendo.
- El placer es mío, Sr. Cullen- le sonreí de vuelta.
- Dime Carlisle...
- También se siente más joven- rió Emmett.
- Veo- dijo Carlisle mirando de reojo a Emmett- que has conocido a mi familia.
- No, papá, todavía no conoce al ogro- respondió Emmett.
- ¡Emmett! No te refieras así a tu hermano- le reprochó Esme.
- ¡¡Sí!! ¡¡Gané!!!- dijo Rosalie rompiendo la tensión.
- Ganaste solamente porque Alice se colgó de mi cuello- respondió Jasper.
- Ay, Jazz- le dio un tierno beso en los labios.
- Mamá, insisto, es un ogro, tú me enseñaste a no decir mentiras y todos saben- dijo Emmett señaló a todos- que él es un antisocial que…
- Sale de su cuarto sólo para comer e ir a clases…- continuó Alice.
- Y ni siquiera se sienta con nosotros para almorzar- siguió Jasper.
- Es más, ni siquiera nos habla- prosiguió Rosalie.
- ¡Su segundo hogar es la biblioteca, mamá!- Dijo Emmett- ¿Ves? ¿Todos lo dicen? ¿Por qué me retas? ¡Todos lo piensan, pero yo soy el valiente que se atreve a decir la verdad y me retas! ¡Estoy ofendido!- se lleva la mano al corazón dramáticamente- ¡Mi propia sangre!
- ¡Emmett, basta!- dijo serio Carlisle.- ¿Qué va a pensar Bella?- dijo y todos me miraron como si se hubiesen olvidado que estaba ahí.
- Yo ehm.. no, todo está bien, no pienso nada, en serio- dije apresuradamente.
- ¿Ves papá? ¡Ella no piensa nada!- dijo Emmett riendo estruendosamente, mientras todos se unían a él.

EDWARD POV
Estaba recostado en mi cama leyendo un libro en mi cuarto, cuando se empezaron a sentir unos gritos desde el piso de abajo, seguro eran Emmett, Alice y los Hale que estaban jugando a quién sabe qué en el salón. Intenté ignorarlos lo más que pude, pero las risas y gritos de Emmett acabaron con la poca paciencia que tenía. Me levanté de un salto y me dirigí escaleras abajo para callar todo ese ruido de una vez por todas.
- ….. ¡Todos lo piensan, pero yo soy el valiente que se atreve a decir la verdad y me retas! ¡Estoy ofendido! ¡Mi propia sangre! – decía Emmett.
- ¡Emmett, basta! ¿Qué va a pensar Bella?- decía mi padre. ¿Bella? ¿Quién diablos es Bella? ¿O habrá sido Ella?
- ¿Ves papá? ¡Ella no piensa nada!- reía Emmett y todos se reían con él. El ruido era demasiado para mi cabeza, ¿es que nunca se iban a callar? Giré bruscamente la puerta del salón y todos guardaron silencio.
- Edward… - dijo mi madre dulcemente- Ven, queremos presentarte a una nueva amiga de tus hermanos.- el salón estaba inmóvil, todos me miraban esperando que explotara de un minuto a otro. Me acerqué hasta donde estaba mi madre, quién me tomó de la mano y me guió hacia el centro del salón donde se encontraba una chica de pelo y ojos color marrón- Bella- se dirigió mi madre a la muchacha- este es mi hijo Edward- la chica sonrió atemorizada como si yo fuera el mismo demonio.
- Hola Edward- dijo ella y me extendió su mano. Yo miré su mano e incliné mi cabeza a modo de saludo y me retiré del salón. Al final, todo el escándalo por una simple chica. Me encerré en mi cuarto y seguí leyendo como antes.

BELLA POV
Todas las risas se extinguieron cuando alguien abrió la puerta del salón bruscamente. Era un chico alto, delgado y ojeroso, con sus cabellos desordenados de un color castaño oscuro, aunque tenían cierto tinte rojizo y unos ojos verdes. Debía ser el “ogro”, aun cuando se parecía en nada a sus hermanos, tenía los mismos ojos de Esme. Era él.
- Edward… - dijo Esme mirando al chico. Sí, era Edward, el ogro-. Ven, queremos presentarte a una nueva amiga de tus hermanos.- Todos miraban a Edward como si fuera una bomba a punto de estallar. Él se acercó a Esme, quién le cogió la mano y lo guió hacia mí- Bella- me dijo- este es mi hijo Edward- su rostro no tenía expresión alguna, sólo sonreí atemorizada.
- Hola Edward- dije y extendí mi mano. Él miró mi mano unos segundos, inclinó su cabeza a modo de saludo y se fue del salón. Todos me miraron avergonzados, mientras yo seguía en shock. No me había dado cuenta que seguía con la mano extendida, así que rápidamente la bajé.
- Pobre de mi Edward- gimió Esme- discúlpalo, es sólo que…
- ¡Nada de pobre!- saltó Emmett- lleva así años y nadie le dice algo, ¿qué pretende? ¿Que vivamos todos callados como si estuviéramos en un monasterio?
- Emmett… basta- Rosalie tomó el brazo de Emmett intentando calmarlo y se lo llevó al jardín.
- Iré a hablar con él- dijo Carlisle- si me disculpan… - se retiró del salón.
- Bella, no te preocupes, él es así- me dijo Alice abrazándome.
- Es su comportamiento normal- dijo Jasper- aunque soñamos con el día en que deje de ser cómo es- sonrió con desgano.
- Está bien, ya lo conocía….es sólo que…- empecé a decir, pero Alice me interrumpió.
- ¿Ya lo conocías?- preguntó incrédula.
- Ehm… no exactamente, está en mi clase de Biología- dije despacio- y su comportamiento fue muy… -intenté buscar las palabras- fue muy rudo. No me lo esperaba.
- Bella, Edward ha sufrido tanto… pero en el fondo es un buen chico- dijo Esme con amargura, mientras se retiraba del salón.
- Pero bien en el fondo- murmuró Alice.

EDWARD POV
Había avanzado unas cuantas páginas de mi libro cuando sentí tocar la puerta y vi entrar a mi padre.
- Edward….- dijo él solemnemente. Yo seguí leyendo sin prestar mucha atención a lo que me decía.- Edward…- repitió, mientras me quitaba el libro de las manos. Levanté la vista furioso.- Necesitamos hablar.- Lo miré esperando que siguiera hablando. – Edward…. no puedes seguir así, tu comportamiento en el salón fue realmente vergonzoso, eso no fue lo que te enseñamos tu madre y yo- lo miraba fijamente sin articular palabra alguna- no puedes seguir evadiendo a tu familia ni a tus amigos… - mi padre esperaba una respuesta, pero yo seguía sin hablar- por favor, dime Edward, ¿qué es lo que pasa contigo? Dime ¿qué…?- sentí otro golpe en la puerta, era mi madre. ¿Quién seguiría después? ¿Emmett?
- Edward- dijo mi madre dulcemente mientras me abrazaba- ¿qué te pasa, cariño? Tu padre y yo estamos muy preocupados por ti…. Ni siquiera tocas tu piano y dejaste la natación, que eran tus grandes pasiones, ¿qué quieres que hagamos? ¿hemos hecho algo mal?- la voz de mi madre se quebró en la última palabra.
- No mamá, no es eso… - no podía soportar ver a mi madre así- es sólo que… - miré a mi padre- es sólo que me siento…. –mis padres esperaban expectantes mi respuesta- me siento… vacío. Desde que…. Yo…. No puedo vivir, me siento extraño… siento que no pertenezco, veo a Alice y Emmett felices… y…. – agaché la cabeza avergonzado- siento envidia, porque sé que nunca podré estar como ellos….. yo… sólo quiero desaparecer para que todos dejen de preocuparse por mí y sean felices. Quizás Emmett tenga razón- sonreí tristemente- quizás sí soy un ogro.
- Oh Edward- dijo mi madre sollozando.
- Hijo, no puedes vivir de recuerdos…. – dijo tocando mi hombro- eres un buen muchacho, eres joven, tienes toda una vida por delante, y tus hermanos te adoran y les duele verte así…
- Yo… - miré los rostros angustiados de mis padres- trataré de… -suspiré hondamente- de comportarme mejor…. Pero… - negué con la cabeza- no puedo prometerles nada.
- Sólo inténtalo hijo- dijo Carlisle.
- Verás que vale la pena- dijo mi madre abrazándome más fuerte y dándome un beso en la frente.

CITA DE BODA

Photobucket
CITA DE BODA CAP 2*
POR CARMEN*
NOTA: Todos los perso*najes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer.
Bella
El viernes yo estaba que saltaba de un lado a otro sin estar quieta por todos lados, es que no sabia que pensar, decir, vestir frente a un hombre de “esos”, Dios todo estaba fuera de control, yo, claramente, también lo estaba al permitir a Alice hacer esto.

Escuche el auto de ella subir por la colina y supe que mi tiempo se había acabado, aquí era donde empezaba mi muerte, si no tenia cuidado. Camine hacia el espejo que había cerca de la entrada de la casa y repase mi imagen una vez más. Me había aplicado mas bien poco maquillaje ya que no me gustaba mucho, solo un poco de sombra y algo de brillo labial, había intentado de todo pero las pecas que tenia sobre la nariz y parte de las mejillas no se iban con nada ni se ocultaban tampoco, y no tenia sentido ocultarlas si a pesar de todo seguirían allí
Había recogido mi pelo por el calor que debía hacer en esta época del año en Australia, dejando al descubierto mi jirafal, delgado cuello y los huesos en el. Yo no tendría por que estar mirándome al espejo esperando que aquel “sujeto” tuviera una buena impresión de mi, yo le estaba pagando ¿no? me sentí cruel y estupida, como siempre yo y mi blandengue corazón que me obligo a pensar, justo ahora en ese hombre y la clase de circunstancias que lo habían llevado a dedicarse a esta vida. Respire mas calmada igual no nos íbamos a conocer en absoluto, iba allí a hacer su trabajo como el nuevo hombre con el que estaba saliendo después de que mi novio me botara a la basura por mi hermanastra

Escuche a Alice aparcar o tal vez fuera Jasper quien viniera conduciendo, el “sujeto” debía venir con ellos

Me quede sin aire a la vez que moría de curiosidad, seguramente se trataba de un tipo que nunca se hubiera fijado en alguien como yo, pero ahí estaba, seguro y dispuesto a interpretar su papel por pago y compasión, más bien por dinero, si, eso era. Sinceramente esperaba que no se encontrara con Jessica y me delatara con su falta de interés en mí
Sonó el timbre…

“dios mío ya esta aquí”

Respire hondo tres veces y abrí la puerta
Tuve dos segundos para reaccionar ya que Alice me lanzo los brazos a cuello y grito mi nombre
- BELLA!!!!!, SI QUE TE HE ECHADO DE MENOS!!
Yo le devolví el abrazo con cariño, era casi reconfortante verla de nuevo
- sigue por favor – dije cuando entro seguida de Jasper, quien menos efusivo que ella me dio un beso en la mejilla
Hola Bella- dijo entro con todo el cargamento de maletas de Alice y la suya, y pensé que era bastante fuerte
Cuando me volví hacia la puerta casi me voy de cabeza, seguramente se trataba de un juego de mi imaginación o un sueño que se había apoderado de mi mientras estaba nerviosa por la espera, seguramente ni Alice ni Jasper acababan de cruzar el umbral ni me habían dejado vía libre para admirar al espécimen de hombre que se hallaba frente a mi

El no podía ser real, ningún hombre era así, o tal vez mi experiencia con ellos me había vedado para admirar a los otros como este que estaba frente a mí y que evidentemente existía

Lo mire de pies a cabeza, zapatos lustrosos, negros, finos, pantalones de lino perfectamente planchados y cortados negros también, tenia piernas musculosas, eso se podía adivinar, la camisa blanca que portaba ceñía, sin hacerlo parecer vulgar, su pecho amplio y sus brazos poderosos, sus manos eran grandes, cuidadas y finas, su cuello y su cara….su cara era todo un sueño, el mentón era perfecto, tenia la nariz recta, aristocrática, y los ojos de una extraña ,mezcla de verde y amarillo, ojos que en ese momento, vi me dirigían una mirada evaluadora, no sabia cual era su veredicto
“santa cachucha” este
hombre era demasiado atractivo y yo sabia que no iba a ir a la par con el y nadie nos iba a creer
- buenos días- saludo con una voz profunda y viril y sentí que mi cuerpo se estremecía, definitivamente para lo que se dedicaba estaba mas que hecho, dudaba mucho que una mujer no quedara satisfecha después de que un hombre así te hiciera el amor
- Bu…bu…buenos…- tartamudee, el sonrió de lado, estaba segura de que se reía de mi atolondramiento, la blancura de sus dientes iluminó aun mas su perfecta cara y yo me quede mirándole la boca como una estùpida
- Bella- Alice llego tras de mi – el es Edward Cullen, es de quien hablamos
Me volví, Jasper estaba tras de nosotros evidentemente al corriente de la situación, no sabia si estaba al corriente de lo que estábamos planeando ni si lo aprobaba o no, aunque dudaba mucho que no hiciera algo que Alice le pidiera, estaba obsesivamente enamorado de ella,
- Hola Edward- murmure casi recuperada – por favor sigue, partiremos en cuanto hayan tomado algo de te
El asintió educadamente y entro con su maleta muy elegante hasta en su manera de caminar
- por favor pónganse cómodos, preparare un poco de te
Tenia que salir de ahí para terminar de calmarme, para cuando llegue a la cocina `pensé en cuanto mas patética había quedado frente a ese tipo, Alice me dijo que ya le había dicho todo así que pensé que seguramente el pensaba que yo estaba loca herví el agua y la lleve con ellos . Con la excusa de que iba a tomar mi te en la cocina y terminar de dejarla organizada me devolví a la cocina
Lave cuanto había ensuciado. Cuando me di la vuelta para ponerlo todo en orden solté el plato que tenia en la mano cuando vi a Edward, que estaba apoyado en la entrada con su taza vacía en las manos
El chasquido del plato al romperse me dio dolor y mas dolor a un cuando la mitad del plato se rompió sobre mi pie
Me volví para que no viera mis lágrimas de dolor, y vergüenza y tendí la mano para que me entregara la taza
- la señorita Brandon me autorizo a que hablara con usted de ciertos aspectos
Escuche tras mi espalda como corría la silla de la mesa y se sentaba sin entregarme la taza
Me di la vuelta cuando toda mi cara estuvo bien, ahí estaba el ángel caído sentado en la zarrapastrosa mesa de mi cocina
Me serví un vaso con agua para intentar calmarme
- no es que le cuente mí vida a desconocidos, pero supongo que contigo debo hacer una excepción, ya que se supone que me conoces bien , en todos los aspectos de mi vida
Cuando lo mire vi otra vez esa mirada evaluadora por mi cuerpo deteniéndose en ciertas partes que no quería imaginar, me pregunte por que me miraba así y el pareció leerme el pensamiento ya que me dijo
- déjeme evaluarla, debo conocer al menos la parte superficial de su cuerpo para hacerme una idea, después de todo la conozco en “todos” los aspectos…
Deje que hiciera lo que quisiera, seguí hablando la verdad sin importarme en donde se posaba su mirada, aunque para una virgen como yo ello debía estar mal, pero es que sentir que un hombre como ese te miraba de esa forma, aun si eras virgen, era de lo más excitante
Seguí contándole todo, lo que supuse ya sabia pero con los detalles, le conté de mi romance con Mike y de cómo el me había dejado por mi hermanastra, de cómo mi madre quería que tuviera un novio y de lo que se suponía íbamos a actuar en la boda de ellos dos
Cuando lo mire tenia la vista en mi cuello, y baje mi cabeza para buscar sus ojos
- es suficiente…- le dije, me parecía que ya sabia el mas de mi cuerpo de lo que sabia yo misma
- me parece bien que quiera dar la cara…- dijo el finalmente apartando la mirada de mi cuerpo
- soy solo una cobarde que tiene que comprar compañía
- aun así, creo que ha pasado muy poco tiempo desde su ruptura, algo que debió ser difícil para usted
- si…pero…quiero demostrar que no soy…lo que en realidad soy…una ardida vengativa y tonta
- las mujeres son especiales, cada una a su manera, estoy seguro de que algún día ese Mike se va a dar cuenta
- no lo creo así, después de todo me dejo, mi hermana es una mujer muy guapa, es rubia y es el sueño de cualquier hombre- me interrumpí para dejárselo claro, esperaba que me hiciera caso - se que te gustara pero debes hacer un esfuerzo, por mi…se supone que te llevo para que me ames, no para que actúes de viejo verde mirando a otras y menos a ella
El me miro intensamente y supe que sabía que estaba más que loca
- empezaremos por tutearnos, hablaras mas bien poco y te inventaras cualquier cosa en cuanto mi padre y sus amigos te pregunten a que te dedicas…nos conocimos en un juego de mesa, póquer, en un casino…, nos gustamos y estamos saliendo en miras de afianzar la relación, esa es la impresión que se llevara mama
El me escucho atentamente, no se si grabo toda la información que le di, pero esperaba que si, cuando todo estuvo claro cogì la taza y la lleve al fregadero, lave todo y lo deje listo,
Ambos entramos en la sala lista hacia donde fuera que esto nos condujera

MIRADA VACIA

Photobucket
MIRADA VACIA CAP 3*
POR chubieta.

*NUEVOS AMIGOS*

*NOTA: Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer.

BELLA POV
Mi primera semana en Forks, pasó sin grandes novedades. Así como también mi vida social, que gracias a la personalidad que heredé de Charlie, seguía siendo Mike y su grupo de amigos, mi única compañía en el Instituto, mientras que Jasper lo era en el Centro, ya que Emmett practicaba rugby y pasaba la mayor parte del tiempo en el otro extremo del campus.

Era viernes y ya había terminado mi entrenamiento, estaba yéndome a casa, cuando una voz familiar me llamó.

- ¡Bella!- gritó Emmett, se acercó a mí y me dio un fuerte abrazo.
- Em… - traté de decir antes de comenzar a asfixiarme.
- Emmett, suéltala la vas a ahogar- dijo una chica rubia y alta que se acercaba junto a Jasper.
- ¡Está bien, Rose!- Emmett me soltó y se acercó a la chica tomándola de la mano. – Bella- me dijo- esta es mi chica, Rose, quiero decir, Rosalie, pero puedes, y DEBES, decirle Rose. La chica con un parecido sorprendente a Jasper me sonrió y me dio un beso en la mejilla.
- Hola Bella, como dijo este tarado, me llamo Rosalie…
- Y como no dijo este tarado- interrumpió Jasper- ella es mi hermana.- sonrió.
- ¡Oh! Por eso se parecen tanto- dije.
- Sí, es que somos mellizos. – dijo Jasper mirando a Rosalie- a propósito, ¿dónde está Alice?
- Está comprando algunos bocadillos para hoy… -Rosalie meditó por un momento y me miró con curiosidad- ¿Tienes planes para hoy, Bella?
- Uhm…. ¿Hacer la tarea cuenta?
- No, no cuenta, no digas más, Bella vas con nosotros y así te aprovecho de presentar a la loca enana de Jasper- dijo Emmett entre risas.
- Que también es tu hermana- acotó Jasper- ¿Qué dices, Bella? ¿Vas con nosotros?
- Uhm… - no tenía una excusa para negarme, así que no tuve más opción que aceptar la invitación- está bien, voy con ustedes- suspiré resignada.
- ¡Vamos Bella! ¡Ni que te estuviéramos torturando! – dijo Emmett.
- Hablando de torturas… -murmuró Rosalie. Yo la miré sin entender, mientras Emmett hacía una mueca y Jasper sonreía encantado.
- ¡Chicos!- chilló alguien. Era una chica menuda, más baja que yo, de cabellos oscuros y desordenados. – ¡Ahí estaban! ¡Ya tengo todo listo! Vamos a casa- de pronto, se dio cuenta de mi presencia y me miró- Hola, soy Alice, tú debes ser Bella- me sonrió.
- Cómo… sabes… - dije sin poder contenerme.
- Jazz, me lo contó- le guiñó un ojo a Jasper- asumo que vas con nosotros a casa o no?
- Claro que sí, hermanita, ella va con nosotros- me dio un coscorrón y desordenó mi pelo.
- Hermanita?- pregunté
- Sí, tengo dos hermanos. Este bruto es uno y el otro ogro está en casa- dijo con una mueca.
- Bueno, deberíamos irnos- apuntó Rosalie.
- Sí, ya es hora- dijo Jasper, tomando de la mano a Alice.
- ¡Sí! Apuesto que Bella se muere de ganas de conocer al antisocial de la casa- dijo Emmett riendo- debes prometer que no vas a salir corriendo cuando lo veas- dijo serio.
- ¡Emmett!- lo regañó Alice.
- Alice, hay que prepararla, es casi una misión suicida. Si te tiraran a los leones, ¿no te gustaría saberlo antes? – dijo Emmett con falsa preocupación.
- ¡Ya, chicos, la están asustando, basta! – Replicó Rosalie.
- Es el colmo que hablen así de su propio hermano- dijo Jasper.
- ¿Sabes, Jasper? Siempre he creído que es adoptado… - empezó Emmett.
- ¡Suficiente!- dijo Alice- vamos que se nos hace tarde.


La discusión continuó en el auto, por lo que comentaban, empecé a imaginar cómo sería el hermano de Emmett y Alice… debería tener el mismo pelo negro y ojos miel de ambos, quizás alto y fornido como Emmett … aunque debería ser más aterrador, porque para llamarlo “ogro”… debía ser muy mal genio. En fin, estaba a minutos de averiguarlo.

05/10/2009

CITA DE BODA

Photobucket
CITA DE BODA CAP 1*
POR CARMEN*

*NOTA: Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer.

Bella

“Oh Dios”- esto no podia estar pasando, mi madre no podia hacerme esto de nuevo
- si mama,estare ahi lo antes posible- intente no sonar aburrida
- Jessica quiere que estes presente...ya se que fue lo que paso pero Bella, no es necesario...
- madre ya dije que lo entendi, lo que no es necesario es que hables de ello
- y dime Isabella, ya conseguiste novio?- esa pregunta broto abruptamente de sus labios yo me quede de piedra, al parecer la imagen que mi madre tenia de mi era la de una superficial chica que conseguia novio tan facilmente como se tronaban los dedos- te estas haceindo vieja Isabella, te vas a quedar sin nada sin siquiera haberlo probado
vaya...tener 25 años no era estar vieja, que se creia mi madre?
- Madre!
- en fin- zanjo ella, al parecer creia que hablaba con una retrasada- tu hermana se casa y espera ansiosa que asistas, Mike tambien asi lo quiere....
Maldita hermanastra mia, siempre tratando de hacerme mal, ella sabia perfectamente que estaba en planes de casarse con el hombre que yo amaba y con el que, hasta hace tres meses, creia que me iba a casar, tenian la caradura de invitarme a la boda y mi madre como si nada....ah Cielos era la copa que colmaba la piscina de mi vida. Yo sabia que ella, Jessica, me odiaba como yo a ella, pues bien...si queria humillarme por que se iba a casar con Mike yo no la tendria de cabeza, me conseguiria uno mas atractivo que Mike y le haria ver a ese demonio de lo que era capaz
no pude creer la rapidez con la que esa idea broto en mi mente y con mi madre aun al otro lado del auricular
- si madre...- afirme cansinamente – dile a Jess que ahi estare
corte la llamada antes de darme a mi madre mas tiempo de decirme algo , respire hondo y me direccione hacia el espejo de cuerpo entero que habia en un lado de mi habitacion
no es que fuera mas hermosa que Jessica, lo cual me llevo a preguntarme si seria capaz de conseguir a un hombre que siquiera me determinara estando ella presente
ella no era mi verdadera hermana. Mi madre, Rene habia estado casada con Jospeh Stanley, un vago que la dejo apenas supo que esperaba a su primer hija, luego dos años despues mi madre conocio a Charlie Swan...mi papi.. para cuando yo naci el le pidio a ella que se casaran, pero ella no accedio, lo cual convirtio lo que iba a ser boda en un arreglo entre mi madre y mi padre, algo que llamaban comunmente “union libre” y vivian en una casa en australia , con Jessica. Yo era independiente algo que para Jessica era casi un reto imposible de cumplir
adoraba a mis primas y pirmos , con ellos tenia una relacion de hermanos, mucho mas de la que tenia con Jessica. Alice y Rosalie eran mis mas cercanas amigas
segui miradome al espejo intentando ver algo mas que el pedazo de mierda que me sentia, jamas podria hacer que alguien me quisiera estando Jess cerca, ni siquiera Mike pudo resistirse y eso que siempre decia que me amaba, ahora se casaba con mi hermana y yo no queria mas que morirme, o al menos poder enterrarme por unos dias bajo tierra sin nadie que me perturbara...imposible...
maldije mi suerte, era tan simple como estupida, mi piel era demasiado blanca mis ojos café, mas del color del chocolate, y mi pelo castaño con pintas rojas , nada fuera de lo comun, a diferencia de Jessica, que era rubia de ojos grises y piel trigo, las mas querida, la mas tonta, la mas estupida cabeza hueca...pero esas eran las caracteristicas de las que solo yo me daba cuenta, para todos Jessica estaba en un pedestal, menos para Charlie quien la odiaba incluso mas que yo, por que sabia como era el comportamiento de Jess conmigo, me pregunte que pensaria en estos momentos mi querido padre.
Mi madre decia que algun dia Jessica cambiaria, pero desde que mi ex me dejo por ella no tenia nunca pensamientos amables ni positivos
segui en el espejo mirando y pensando en la unica manera por la que un hombre estaria a mi lado: pagandole
solte una carcajada amarga y abandone el espejo para dejarme caer en la cama, no queria seguir dilapidandome mas, saque el movil de mis vaqueros y llame a Alice
- Bella?- dijo apenas contesto- hola...sucede algo malo?
- acaso lo tiene que suceder para que recibas una llamada mia?- le respondi mordazmente, aunque sabia que ambas estabamos de broma, Alice adoraba que yo la llamara
hacia poco menos de cinco meses Alice habia tenido una crisis depresiva que la habia obligado a entrar a una clinica psiquiatrica de la que habia costado mucho salir, cuando encontro a su novio en la cama con otro hombre, Ella siempre decia que mis visitas, cuando le llevaba comida, o me quedaba con ella a leerle y a adornarle el cabello, eran las que le habian salvado de caer en su mundo oscuro
- no...- dijo pude oir que reia- sabes que no- se quedo en silencio por unos segundos y luego dijo- me entere de que Jessica se casa con Mike...
- acaso ya lo sabe toda australia?- supuse que Jess se habia encargado de que fuera asi
- Bella, ya te dije que lo que pienso de aquellos sacos de putrefaccion, tu mereces algo mucho mejor
Como yo, Alice habia sido testigo de todo mi sufrimiento y me habia entendido casi como yo a ella, incluso intento que entablara mas que una amistad con su hermano, mi primo Emmet, pero el nunca se fijo en mi mas que para eso, de la amistad, cayo rendido ante los pies de Rosalie, la hermana de Jasper, otro primo,segundo, el nuevo novio de Alice
no estaba molesta por ello, ademas por que no me sentia preparada para inciar una relacion, no estando tan reciente lo de Mike, ellos seguian viendose y al parecer eran novios. Por lo visto Rosalie habia encontrado la horma de su zapato
Empece a desesperarme y supe que Alice era la solucion a mis problemas, ella siguio hablando
- si claro las invitaciones a la boda nos llegaron a Emmet y a mi, para asistir con nuestras parejas, puedes creer que no enviaron una para nuestra segunda Rosalie...claro Jess la odia, seria la ultima persona que invitaria, no debe saber que entablo relacion con Emmet...
en mi invitacion ocurria algo parecido, decia “señorita Isabella Swan y compañía , tenemos el gusto de participarle e invitar a el matrimonio de Jessica Stanely y Mike Newton que se llevara a cabo el dia...” eso habia sido obra de Jessica, evidentemente, y la odie mas, si es que eso era posible
- Alice, tienes que ayudarme- empece a suplicar- se que odias a Jessica aun mas que yo
apenas dije esto casi me parecio ver a Alice envarandose en donde fuera que se encotrara
- que necesitas Bella?
Era vergonzo decirlo aun con Alice a quien confiaba mis mas intimos secretos
me mordi los labios y lo dije rapidamente para que la vergüenza no me delatara
- le dije a mi madre que iria acompañada...no le dije por quien pero se que asume que es un hombre, no tengo a nadie, tuve que decirles para que me dejara en paz, Alice tienes que ayudarme!
Al parecer lo entendio todo por que se quedo en silencio y acaso temi por un momento que se hubiera desmayado pero escuche un suspiro suyo asi que supe que aun estaba alli. Ese suspiro me dio a pensar que iba a ser imposible ayudarme
- yo...Alice, lo siento, se que te estoy pidiendo demasiado...olvida lo que dije ya vere que hacer...
- no Bella- dijo ella firmemente contra el movil, le dijo a mi rota confianza que se empezo a pegar de nuevo – según la invitacion debemos estar tres dias antes de la boda, eso es en tres dias, yo conseguire a tu cita e ire a tu casa para que alli nos vayamos los cuatro al aeropuerto...y luego al hotel
- Alice---
- confia en mi Bella
- lo estoy haciendo Alice pero...no quiero desagradables sorpresas...
- Ah dejalo en mis manos, casi hermana, te vere en dos dias – la linea se corto
volvi hacia el espejo no muy segura de que era lo que acababa de pedir a Alice pero sabia que ella no me iba a defraudar, me queria demasiado para eso
Alice
pero es un viaje gratis, Maxwell, vamos es solo por...- dije suplicando
- lo siento Alice pero no puedo
el malnacido corto la llamada
“maldito impotente, de todas maneras no le hubieras servido a Bella”
tome al ultimo hombre de mi lista de amigos, habia agotado a todos, me hallaba en una encrucijada
Iba a ayudar a Bella, no me daria por vencida, mire al directorio y lo bote a un lado, tome la guia publica y marque lo primero que vi, el anuncio mas grande y el de las fotos de hombres mas guapos
Edward
colgue la llamada que habia recibido, esta mujer definitivamente estaba loca, nadie nunca habia pagado por mis servicios como esta mujer y sin siquiera probarlos....la historia que habia contado era aun mas disparatada, queria que actuase de novio para su hermana , para que asistiera a una boda, para que no quedara en ridiculo, o algo asi, vaya....la señorita Brandon habia dicho que el resto de la historia seria contada cuando estuveramos en persona, y para ser sincero tenia un poco de curiosidad vulgar
como dije no estaba solicitando mis servicios como “aquello” ,necesitaba de un hombre que se hiciera pasar por novio, sin relaciones, nada.
mire hacia el screen “Ambrosia” titulaba, ese era el nombre mi negocio, del cual era administrador...y funcionario cuando las damas pagaban la tarifa que yo exigia, lo cual no pasaba a menudo
los muchachos eran solo chicos que querian ganarse la vida facilmente y amaban a las mujeres sin importar su edad, en palabras mas eramos un prostibulo masculino
la señorita Brandon habia dicho la fecha y habia mencionado el viaje y al mirar en la base de datos del screen vi que no habia nadie disponible.
mi negocio era importante para mi, y si debia ir yo mismo por la cantidad de dinero que la señorita Brandon habia ofrecido lo haria
Mi madre, Elizabeth, era hippie, no tenia padre y mi madre se dedicaba a vender sus objetos...nunca supe hasta que creci el por que sus amigas me encontraban atractivo. Mi madre murio de neumonia y tuve que salir adelante vendiendo mi cuerpo, pero estaba en una situacion deplorable asi que no tenia mas opcion
Despues de años pude crear mi propio capital y esto fue lo que consegui, un cuasi emporio dedicado a la complacencia femenina, a ellas debia lo que tenia ahora incluso la educacion.
Era un hombre de mundo y podia escoger a la mujer con la que me acostaba y ahora conoceria a la primera mujer que no me contrataba para eso según la señorita Brandon, no olvidaria su nombre, se llamaba Isabella Swan
Bella
- QUE!!!- grite, supe que Alice habia apartado el telefono de su oido cuando grite pero no se que esperaba despues de lo que habia dicho- POR TODOS LOS CIELOS ALICE QUE HICISTE.-
- Bella tienes que entender, nadie quiso ayudarme y yo queria ayudarte a ti Bella, perdoname
- no se trata de perdon Alice te das cuenta de eso, has contratado a...a... un...?- incluso la palabra me daba pena
- lo se Bella pero piensa en eso... vas a ir a esa boda y no les vas a dar a esos dos sacos de mierda la satisfaccion de verte sola...
Alice tenia razon, maldita sea, cuando pronuncio estas palabras mi estupida imaginacion me llevo a mi llegada a la casa de mi madre, del brazo de un hombre y las caras de ellos....
- Bella??, estas ahi?...Bella , oh cielos creo que la he matado, Bella?- insistio
- no me has matado Alice, al menos no todavia. Se que te esforazte mucho Alice, lo siento...- ella habia sido buena no tenia derecho a tratarla mal
- aun lo puedo cancelar Bella, si no quieres...-me dijo ella lo sentia en verdad
- no,- dije con conviccion estaba segura que algo nuevo debia salir de todo esto rogaba por que fuera asi



HELLO! CHICAS NUEVA HISTORIA ESPARO QUE LES GUSTE ESTA MUY PADRE DISFRUTENLA MUCHO LAS QUELO MUCHO NOS LEEMOS BYE*