21/10/2009

CITA DE BODA

Photobucket

CITA DE BODA CAP 4*
POR CARMEN*

*NOTA: Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer

Edward
En al auto procure no mirarla o al menos no mientras ella lo notase, me había sentado con ella en la parte de atrás, disimulo bien la tercera vez que mi mirada se encontró con la de ella, clavada sin razón en la mano que apoyaba en mi pierna, donde tenia un anillo de oro con un grabado, me lo había dado mi madre antes de morir usando las palabras “dáselo a la persona que logre robarte el corazón, como un símbolo de amor”hasta ahora no había encontrado a nadie y dudaba mucho que lo fuera a hacer al menos pronto.


Finalmente entre mirada va y viene llegamos al aeropuerto y me di cuenta en cuanto bajamos que Bella se iba rápidamente junto con el hombre que cargaba las maletas, se había alejado de mi como si yo le diera miedo, y era una sensación extraña ya que yo solía producir otro tipo de “sensaciones” en las de su genero, la mire alejarse y me pregunte que clase de vida había llevado, seguramente había crecido en un colegio de monjas o algo así, tenia la espalda rígida como si llevara un palo de escoba atado a ella, y la verdad había inseguridad en su manera de caminar, eso ya lo había visto antes claro, pero pensé en que nadie que la viera tan alejada de mi pensaría siquiera en que compartimos una relación, si ella parecía querer huir del que era su novio, su hermana tendría un motivo mas para burlarse de ella si descubría la verdad. Al ser conciente de eso me molesto sobremanera la “molestia” que sentí en ese momento, era casi una sensación de lastima por aquella mujercita. Seguramente había sido duro que la dejaran plantada así tan de repente, a mi nunca me había pasado, si era sincero, pero creí entender como se sentía, en fin ya tendría tiempo de explicarle todo lo que debía hacer.

Cuando tuvimos los tiquetes entramos a la sala de espera y nos sentamos como siempre lo mas alejado del otro en la misma silla, cuando la mire para interrogarla vi que tenia la mirada fija al frente y que luego como si lo que viera la dejara ciega, cogio rápida y vorazmente una revista de la mesita de al lado y la planto sobre su rostro de revés. Mire en la dirección que ella acababa de dejar y vi acaramelados a la señorita Brandon y a su novio y caí en cuenta del por que de la actitud e Isabella Swan, debía estar rememorando los momentos que había vivido con su querido novio, si , le era difícil, definitivamente difícil, debía hacerlo llevadero pero se notaba que sufría mas de lo que aparentaba, como pensé antes iba a ser difícil hacer creíble lo nuestro si ella continuaba con esa actitud, vi por la forma de sus blancos nudillos que aferraba con fuerza los bordes de la revista en un intento vano de autocompasión, pero dudaba mucho que leyera al revés a menos que se tratara de un crucigrama cosa que una revista de modas no ofrecía, sonreí de lado, a pesar de todo era divertido ver como huía de su cruda realidad y no es que me regodeara, solo es que lo hacia tan torpemente que me daba gracia, ah en fin, me moví disimuladamente hacia ella y le roce la mano con los dedos, su palo de escoba en la espalda se envaro y de sus labios broto un extraño sonido de sorpresa, puse toda mi mano sobre la de ella que sentí fría, y luego cogi la revista para al menos ponérsela al derecho y la mire a los ojos tratando de brindarla algún tipo de consuelo, el que ella quisiera tomar. Ella se quedo mirándome fijamente por unos momentos como si la sorprendiera mi acción lo cual me llevo a pensar que su ex novio era un completo bastardo con ella, sacudió la cabeza lentamente como si despejara una idea absurda y me dijo en voz baja para que la señorita Brandon no lo notara

- lo siento-

Centre mi mirada en ella y me acerque un poco mas, despacio, sin ninguna intención de asustarla, pero hablando casi en su mismo todo de voz

-vamos a tener que practicar mas acerca de nuestra distancia Isabella

Escuche que un sonido muy parecido al anterior salía de su garganta y que hiperventilaba un poco, vi que una risa temblorosa se daba de lado en sus labios y yo me pregunte a mi mismo por que demonios le estaba mirando la boca

- no me gusta mi nombre así que deberás llamarme Bella frente a todos, deberás llamarme Bella todo el tiempo- explico, para ser sinceros a mi me gustaba ese nombre, el completo, pero Bella me gustaba mas así que le dije para adularla, no como el gigoló, sino como el hombre educado que mi madre había pretendido que fuera

- Bella…- sentí que se estremecía un poco - hermosa en italiano…me parece bien…te hace honor-

Súbitamente el color en sus mejillas aumento y eso me pareció tan desnudo de artificio que la mire por largo rato, a tiempo que me decía no se que acerca de que era un maestro en el arte…y luego me dijo algo que le sonó como a niña haciendo preguntas en clase

- si quiero hacer de esto algo creíble cual debería ser mi comportamiento?

Lo pensé por unos segundos, me estaba pidiendo una lección y, como hombre, quería dársela, me llevo eso a creer que mi suposición de que había sido criada en un colegio de mojas o algo así era mas que cierta, y estuve también seguro de que no había estado con su novio, seria virgen?

- bueno...- dije lentamente- …nuestra distancia no debe ser mucha, como ya te dije, nuestras manos...- baje la mirad y vi la suya cerca de la mia, se la toque con la punta de mis dedos, que sintieron la suavidad y la fragilidad de sus nudillos. Vi que sonreía pero esta vez no había curiosidad ni nada por el estilo en la sonrisa, era el tipo de sonrisa que se daba cuando alguien aceptaba algo triste y resignadamente , le di un lento apretón en la mano para que me pusiera atención, seguí con la lección

- debes mirarme a los ojos por que se supone que hay confianza en nosotros, no debes temblar cuando estoy cerca- me moví en la silla hasta quedar muy junto a ella, para que su olor de mujer empezara a penetrar por mi nariz, sentí que tembló – y debo susurrarte cosas al oído para que todos crean que tenemos la confianza e intimidad para hacerlo

bueno si que parecía un pajarillo, temblaba por todo bajo la cabeza ante mis palabras, pero acababa de decirle que debía mirarme a los ojos y no lo estaba cumpliendo, tome su mentón en mi mano y la obligue a mirarme, si bien iba a intentar algo mas atrevido, ella lo había pedido, solo la estaba instruyendo aunque era de lo mas interesante, era como estar en la cama con alguien sin experiencia y darle lecciones sobre como sentir placer, bueno la iba a besar, los novios lo hacían y debíamos ensayar cuanto antes ya que al parecer tiempo era lo que no teníamos me incline un poco hacia ella

- no te vayas a apartar cuando haga esto, o si no todo se ira al traste- le dije sobre su boca, esa que había estado mirando antes, era una boca inocente, parecía casi de niña, pose mis labios sobre los de ella y en ese momento recibí el beso mas extraño de mi vida. Normalmente toda ,mujer a la que besaba se lanzaba con la boca abierta exigiendo mas pero ahí estaba yo besando la fina línea comprimida de su boca, tan fría como su mano, eran labios suaves y pequeños, pero sabia ya por su textura y su forma que era una boca diseñada para los besos, quería mas y no sabia por que así que intente hacerlo mas apasionado pero ella se aparto al instante completamente aterrorizada, maldije a su novio una vez mas

- ya tendremos tiempo…- dijo para intentar disimular luego vi que lo decía en serio ya que miro hacia el frente donde aquellos dos tórtolos aun no habían terminado lo suyo, se sentó y se aliso la inexistente arruga de los pantalones que llevaba y miro hacia el frente ignorándome, pero yo había visto…ahora era mas que conciente…y lo iba a descubrir tarde o temprano

Bella
Cuando nos llamaron al abordaje me puse de pie, pero contrario a lo que mi voluntad me dictaba no me mantuve a mas de dos pasos de Edward, esto pareció gustarle y pensé que pensó que su lección había tenido efecto en mi, y si tenia razón a pesar de ser por un motivo distinto, el beso…aquel beso tan casto como los que siempre compartía con Mike, pero el había intentado llegar a mas y yo como una cobarde me aleje, si antes mi curiosidad era mínima ahora lo era mas, no se por que me entraron esos calores y prisas por acabar de una vez con la condenada virginidad, el motivo casi final por que el Mike me había dejado, si me desinhibía estaba segura de que conseguiría un novio que me quisiera, si me hacia una experta en el sexo, ataría al hombre para siempre si…


“un momento” acaso mi puritana y estupida mente acababa de pensar eso?, era yo quien estaba pensando todos esos pensamientos calientes?, mire al hombre que había a mi lado, de el manaba un poder sexual del que nunca había sido conciente, tal vez por que Mike no lo tenia….Mike….Mike , el maldito…me había dañado todo, quería confiar en que algún día encontraría a alguien que me amara, pero el amor en esta época de la vida ya no existía y no lo iba a encontrar, existía la convivencia pacifica y los acuerdos matrimoniales, pero la gente ya no veía y mi terca mente se negaba a creer que dejo de existir, el amor

Pensé que ahora el sexo era la base de todo….bien que así fuera

“ya basta” sentí que la espalda me sudaba e intente calmarme, era más que suficiente.

Entramos al avión y me toco compartir silla con Edward por que evidentemente ella quería tener a Jasper para si

Me senté al lado de la ventana y sonreí a Edward para que no se sintiera tan incomodo como yo en esa situación, el amablemente se poso a mi lado y me sonrió igual, de repente sentí que podía Confiar en el sabiendas de que era la ultima persona en la que me permitiría confiar, pero ahí estaba sonriéndole y con ganas de contarle toda mi vida para que entendiera mis razones, supe que necesitaba un amigo del sexo opuesto para que me entendiera, el no se lo contaría a nadie, nunca hablaba de sus clientes o eso suponía yo.

Empecé por la conversación convencional, como había crecido y mis viajes…pareció interesado así que me explaye toda, y debo decir que cuando eso pasaba si alguien me tapaba la boca las palabras se me empezaban a dibujar en la cara, o brotaban de las partes mas insospechadas de mi cuerpo

- entonces mi madre me tuvo que limpiar por que todo el contenido de la taza lo tenia como mascarilla en mi cara

Dije sin pensar, esa vergonzosa experiencia de la niñez, pero mi memoria funcionaba bien y empecé a reírme sin control, aun me causaba risa acordarme de ello, y seguí riendo sin saber si estaba aburrido incomodo o lo que fuera. Cuando me calme lo sorprendí otra vez mirándome fijamente como si quisiera ver algo mas de mi que la simple cara y la piel que cubría a esta…

- y tu?- le pregunte, prácticamente acababa de contarle todo

- no tengo anécdotas tan interesantes como las tuyas.

- vamos algo debió ser…

- la mayoría de infancia y adolescencia me la pase huyendo de las amigas de mi madre- dijo simplemente como restandole importancia, lo mire intentando descifrarlo tal como el hacia conmigo pero si me era difícil leer a Mike mas con el

- lo siento, si te incomoda que te pregunte….

Se volvió con una mirada severa y me dijo

- si me molesta un poco- tan rápido como llego su mirada se marcho, y me tranquilice, que un hombre que siempre tuviera la expresion tan serena y que de repente apareciera esa mirada asesina era aterrador al menos para mi

Me quede callada en ese momento por que sentí que la había pifiado. El no hablo mas y eso me hizo ver que si se sentía incomodo cuando le hable de mi vida, no se por que saque esa conclusión y me lastimo un poco

Cuando el sol se poso sobre mi ventana deje que la luz me diera para calentarme el rostro, tenia la piel fría desde hace tiempo supuse que era debido a los nervios, la verdad no había comido nada, pero ni falta me hacia…no quería que el nerviosismo me hiciera vomitar, no dejaría que mi estomago se pusiera en ridículo

Me dio sueño, así que me recosté en la silla aun con la cara hacia el sol…esperando una vez más que todo saliera bien

no se cuantas horas pasaron pero cuando desperté y fije solo mis ojos en el azul del océano, supe que m tiempo al fin había llegado a su fin, ya estaba camino allí y no había marcha atrás y no había nada que pudiera hacer, excepto tal vez saltar de un paracaídas y ahogarme en el océano y que en vez de llegar con mi presencia a la casa de mi madre llegaran con mi ramo de flores de entierro, o bien me podía asar en el horno del avión y todos lo considerarían un accidente….ah dios en que estaba pensando, estaba mas niña que de costumbre, me di la vuelta y vi a Edward en la silla estaba reclinada y toda la longitud de su cuerpo salto a mis ojos, dormido se veía peor de guapo, su expresión serena, como si nada ni nadie le preocupara, sus brazos poderoso cruzados sobre el pecho…era definitivamente un hombre de los buenos, buenos…ojala el que me consiguiera fuera aunque sea la mitad de lo que Edward era…sin pensarlo saque mi mano fuera de la cobija y pase mis dedos sobre su mejilla, debió notar lo fría que estaba mi piel ya que se estremeció un poco pero no llego a despertarse…su piel era limpia, fina como el…desearía…

Toque sus labios con un mínimo roce recordándolos sobre los míos

no supe se estaba despierto o dormido, pero uno de sus brazos de desenrosco de su pecho y me tomo de el hombro para hacerme caer con fuerza sobre su pecho…cuando mi mejilla dio contra ahí fui conciente de sus músculos y de su dureza…me estremecí, eso no tenia nada que ver con la flacitud de Mike Newton, nunca seria tan perfecto…en ese momento lo sentí mío, al menos así, y me imagina despertar en una cama en esa posición pero sin nada de ropa en nuestra unión…

Me quede quieta para no despertarlo y me removí para acomodarme mejor, lo hice, conseguí comodidad como si ese pecho amplio y poderoso estuviera diseña
do para sostener mi cabezota, sonreí y me volví a dormir, dando gracias al cielo por encontrar comodidad al menos por ahora.