16/09/2009

ADIOS SOLTERIA CAP 4*


ADIOS SOLTERIA CAP 4*

POR Xareni *Hime chan*
Y
Rocío *Tsuyu ryu*

*NOTA: Todos los personajes y nombres le pertenecen a Stephanie Meyer.

Edward POV

‘¡¿Qué Cullen hizo QUÉ?!’ gritó Newton mentalmente, ya que no podía hablar… de momento.

Sentí las miradas de todos los presentes en mí, mientras yo sentía deseos de arrojar a Emmett por el acantilado más grande que existiera. ¿Cómo rayos podía pasar de la genialidad a la traición? Cuando esto terminara, me aseguraría de contarle a Rosalie sobre aquella ‘misteriosa’ falla en su convertible. Oh, sí; Emmett pagaría caro por esto.

‘¡Wow! ¿Quién lo diría? Tan serio que se ve…’ pensó Ben, mirándome con una sonrisa pícara. De pronto, se desató el desastre.

“¡WoW! ¡Buena jugada, Edward!” dijo uno de mis compañeros, alzando su vaso en aprobación.

“¡¿Qué?! ¿Cuándo fue eso? Tan guardadito que te lo tenías, ¿eh Cullen?” dijo otro. La verdad, entre tanto grito de aprobación y de asombro, yo ya ni sabía de quien era cada voz. Furioso –y, debo admitirlo, bastante avergonzado- miré furioso a mi hermano, que reía a mi lado con ganas.

‘¡Mira tu cara! ¡Debí haber traído una cámara! ¡Esto es ORO! Jajaja’ claro, Emmett TENÍA que divertirse a costa mía. Lo tomé del cuello de su camisa, con una mirada asesina.

“¡¿De qué demonios hablas, Em?! ¡Eso NUNCA pasó!” aclaré yo, zarandeándolo más fuerte de lo que debería. Al diablo con la prudencia. Mi hermano me sonrió y me puso un brazo sobre los hombros.

“Vamos, Eddie… ¿ya se te olvidó aquella vez? ¿Cuándo nosotros nos fuimos a ‘caminar’ y tu y Bella se quedaron solitos en nuestra casa? Nada de Carlisle… nada de Charlie…” dijo mi hermano con aire pícaro. Aquello me tomó por sorpresa.

‘¡Vaya! Cullen nunca se ve tan… inseguro. ¿Entonces es cierto?’ pensó Tyler, entre admirado y molesto. Yo me concentré en Emmett.

“¡No hicimos nada! ¡Tú lo sabes! ¡Solo estuvimos platicando, es todo!” dije yo, agradeciendo por primera vez ser vampiro. Como tal, no podría sonrojarme. Emmett sonrió.

“Claro, claro… solos. En tu HABITACIÓN. Sobre tu CAMA” dijo mi hermano. Y yo que pensé que a mis más de 80 años nada podría hacerme sentir avergonzado… en estos momentos odiaba a Emmett.

‘………’ La mente de Newton prácticamente estaba en blanco. No es que usualmente tuviera ideas complejas, pero aun así me asombró ver lo que tal impacto podía causar en su mente.

Escuché varios silbidos entre los invitados. Jasper reía sin vergüenza alguna junto a Seth, que parecía estar al borde de un ataque de risa.

‘¡Ja! ¡Esperen a que Jake se entere de esto! ¡Me muero por ver su cara!’ pensó Seth. Vi en su mente una imagen bastante acertada de un gigantesco lobo intentando devorarme. Tal vez debería evitar el bosque por un tiempo.

“Emmett, que tu no puedas estar con Rosalie un segundo a solas platicando no significa que…” comencé yo, y los silbidos aumentaron.

“¡Oye, Emmett! ¿De verdad tu y Rosalie…?” preguntó un chico, y pude ver en su mente que consideraba a mi hermano el hombre más afortunado de la tierra. Emmett se limitó a guiñarle un ojo con complicidad, y el griterío aumentó. ¿Cómo podía admitir algo así tan… tranquilo?

“¡Así que, celebremos! ¡Esto es una fiesta!” dijo Jasper. Si… JASPER. Creo que las emociones reinantes en el bar estaban afectándolo demasiado. Como si estuviera borracho, supongo. Sentí una oleada de euforia tan fuerte que me encontré riendo como tonto junto con Emmett, por ninguna razón aparente. Quien nos viera, habría jurado que estábamos drogados.

“¡Jasper!” le gritó Emmett. Éste lo miró sonriendo. “¡Bien dicho, hermano!” añadió Em. Yo simplemente miré a Jasper enarcando una ceja, y él se encogió de hombros.

‘No pude resistirme… es bueno divertirse de vez en cuando’ se disculpó él. Bueno, en eso estaba de acuerdo, pero no tenía necesariamente que ser a costa mía, y mucho menos a costa de la reputación de Bella. Súbitamente sentí una mano en mi hombro, y vi a Newton de pie a mi lado con expresión homicida.

“¡Como te *hic* atreves! ¡Bella no *hic* se merece eso! ¡No sufras, mi Bella! ¡Yo defenderé tu *hic* honooor!” gritó, y me lanzó un golpe… o eso creo, porque antes de poder acertarle a algo me moví para esquivar su mano. El pobre chico cayó al suelo con un grito indignado. Si así lucían todos los borrachos, me alegraba de nunca haber tenido oportunidad de embriagarme cuando era humano.

“Basta, Mike… ya dije que no hubo nada. Por favor, grábatelo” le dije. Él, por supuesto, me ignoró, y se levantó tambaleándose del suelo para mirarme con los ojos entrecerrados.

“Cierra la *hic* boca, Cullen!” dijo, y de nuevo arremetió contra mí. ‘Eso debí haberlo hecho yo!’ pensó. Esa fue la gota que derramó el vaso. Mandé al infierno toda mi posible cautela y, cuando él me sujetó de la camisa, lo levanté del suelo como si fuera un muñeco de trapo y lo dejé caer sobre una mesa… me aseguré de no hacerle daño, claro… bueno, no MUCHO.

“¡Woah! Eres más fuerte de lo que parece, Cullen. ¿Cómo hiciste eso?” preguntó Ben, mirando asombrado como Tyler ayudaba a Newton a levantarse… claro, le sería más sencillo ayudarlo si no se estuviera riendo tanto.

“Clases de defensa personal. Te enseñan a usar la fuerza bruta del oponente en su contra” dije yo, agradeciendo mentalmente cierto programa televisivo que Emmett solía ver. Bendita televisión.

“Deberías darme clases alguna vez. ¡Eso fue genial!” dijo Ben, riendo.

“¡Duro con él, Eddie!” gritó Emmett, alzando el puño.

‘Defensa personal… sí, claro. Además de fuerza vampírica, ¿no?’ pensó Seth, sonriendo. Yo le devolví el gesto, y ambos nos echamos a reír. De pronto, uno de los chicos (honestamente, con tanto alboroto ni pude recordar su nombre) le lanzó a Tyler un vaso con agua al tiempo que reía con ganas. Emmett, siempre dispuesto a causar alboroto, se subió a una mesa.

“¡Buena idea! ¡Guerra! ¡El primero que moje a nuestro festejado, se gana una noche entera en compañía de Rose!” gritó Emmett. Antes de huir de la batalla campal, noté la risa mental de mi hermano… claro, los presentes habían interpretado ese ‘Rose’ como Rosalie –su esposa- cuando en realidad el se refería a ‘Rose’, una de las meseras.

Newton estaba ya demasiado borracho para hacer otra cosa que sujetarse a su mesa, pero había más de uno dispuesto a ocupar su sitio… Tyler, para empezar. Lo vi tomar un vaso repleto de agua –o yo esperaba que eso fuera- para luego correr hacia mí. Yo conseguí saltar para esquivar el chorro de agua.

“¡Yo que tu empezaba a correr, Edward! Aquí no solo hay agua” aconsejó Seth, y me lanzó su vaso de refresco. Traidor.

Era asombroso lo fácil que el bar se había vuelto un campo de batalla. Yo ya estaba totalmente empapado –de agua, tequila y Dios sabía que más- gracias a Jasper, que había hecho trampa con un salto más alto de lo normal y me había dejado caer una jarra entera en la cabeza. Por suerte, el resto estaba tan entretenido mojándose mutuamente –y a las meseras- que nadie lo notó.

“¡Tenemos un ganador!” gritó Emmett, levantando la mano de Jasper mientras yo intentaba sacudirme un poco el agua. Jasper hizo un gesto de victoria, que yo aproveché para tomar la jarra de tequila más cercana y dejársela caer en la cabeza.

‘¡Rayos!’ lo escuché maldecir cuando sintió el liquido. “¡Eso es trampa!” alegó él. Yo me reí.

“¡Claro que no! Em no dijo nunca que yo no pudiera contraatacar, ¿o sí?” le dije, mirando a mí hermano, que levantó una mano. Ambos chocamos nuestras manos, riendo.

“¡Así se habla, Eddie!” dijo Emmett, divertido. Debía admitir que, a estas alturas, yo también lo estaba. Jasper me miró con cara de pocos amigos, para luego sonreír con malicia… eso no me gustó. Esa expresión era común en Emmett, o en Alice, pero no en él. De pronto, sentí unos brazos perfumados y suaves cerrarse alrededor de mi cuello.

‘¡Oh, es tan guapo! ¡Y se ve tan sexy mojado! ¿Pero qué me pasa? Se supone que va a casarse… oh, al diablo. Su prometida no está aquí, ¿cierto?’ escuché una voz femenina, tan fuerte y apasionada que no tardé ni un segundo en comprender la expresión de Jasper.

“Err… ¿señorita?” dije yo, inseguro. Era una de las meseras, que me sujetaba como si deseara secuestrarme. Considerando lo que Jasper podía hacer, era una buena posibilidad.

“Disculpa… es que eres tan guapo… tan varonil… ¡por favor, no me sueltes!” rogó ella, y se apretó más contra mí, presionando su cuerpo –que desgraciadamente no tenía mucha ropa- contra el mío de una forma bastante sugerente. Hábilmente se colocó frente a mí, sin soltarme, y me acarició el rostro… yo dudaba que una boa constrictor pudiera agarrarse más que ella.

“¡Jasper!” grité, pero mi hermano sonrió con picardía y me sacó la lengua. Creo que Alice es una mala influencia para él. Emmett gritó entusiasmado.

“¡Eso es! ¡Disfruta tu último día de libertaaaaaad!” gritó Em, riendo como pocas veces.

Maldito Jasper.

nota* hola! lamento la tardansa en subir los capitulos jejeje
mmmmm
muchas gracias por tu comentario ninive estoy en eso jejeje
estroy un poco estresada con el canbio del fondo jejeje espero que la proxima ves este problemita ya este solucionado..
bueno chicas pues nos leemos pronto bye*